Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2007

Último minuto

Ante las críticas generadas por la presentación del Pisco 7.9 –incluyendo mi furibundo post anterior- el ministro de la Producción, Rafael Rey Rey, tuvo que dar un paso atrás en su descabellada propuesta.

La rectificación es saludable y oportuna, aunque, como suele ocurrir en la política peruana, el ministro argumentó que su iniciativa había sido malinterpretada, es decir, la culpa es nuestra por considerar de pésimo gusto la ingeniosa denominación que él -o sus asesores o sus amigos o vaya uno a saber quién diablos fue- había acuñado.

Rey agregó que los cooperantes del exterior igual recibirían una botella de Pisco por su valioso apoyo, aunque esta ya no llevará el 7.9 en la etiqueta.

El nuevo nombre aún no ha sido anunciado, pero después de esta penosa experiencia, sólo queda pedirle a todos los santos que iluminen al devotísimo encargado del despacho de la Producción.

Para más información haga clic aquí.

El Rey de la ironía

Pisco 7.9: Descabellada propuesta ministerial

Al inefable ministro de la Producción, Rafael Rey Rey, no se le ha ocurrido mejor idea en estos momentos de emergencia nacional, que anunciar el lanzamiento del Pisco 7.9, una edición limitada de la entrañable bebida de bandera, que sería obsequiada a los gobiernos e instituciones del exterior que han brindado su ayuda solidaria al Perú.

No creo pecar de susceptible pero la iniciativa me parece una ironía macabra, una broma de pésimo gusto, una cachetada al dolor y la tristeza que hoy embarga a millones de peruanos.

Y mientras en Pisco se levantan los escombros y se sigue llorando a las víctimas del violento terremoto, el ministro Rey –famoso por su catolicismo fanático y sus aires de inquisidor colonial- piensa en botellas de colección con el fatídico 7.9 impreso en sus etiquetas, como si hubiera que conmemorar o estar orgullosos de que un sismo de esa intensidad, ocasionara la muerte de más de 500 personas.

Lleno de patriotismo, el “santurró…

No te quedes sin colaborar

Hay muchas formas de apoyar a los damnificados del terremoto del miércoles. Anímate y únete a esta gran cruzada.

Donaciones de víveres y prendas de vestir:

- Plaza Vea de Av. Javier Prado; TV Perú y Frecuencia Latina, puerta de la Universidad Católica del Perú, Asociación Civil Transparencia (Av. Belén 387 San Isidro), Universidad San Juan Bautista (Av. San Luis 1934), MHOL (Jr. Mariscal Miller 822, Jesús María).

Voluntariado:

-La Asociación Civil Transparencia convoca a voluntarios para ponerlos a disposición del Instituto Nacional de Defensa Civil. Interesados escribir al correo electrónico: piero@transparencia.org.pe.

-La Cruz Roja Peruana solicita su participación para su programa de voluntariado. Interesados acercarse a su sede central (Av. Caminos del Inca cuadra 21, esquina con la Av. Nazarena, distrito de Surco) o llamar al 2753566, preguntar por Encargado del Voluntariado: Hilda Fernández.

-La ONG Un Techo para mi País necesita de 300 voluntarios para la construcción de 100 vivien…

Hora de apoyar

Agradezco sinceramente las muestras de preocupación de colegas y amigos del Perú y el extranjero que se han comunicado conmigo (vía msn o correo electrónico), para saber sobre mi estado de salud y el de mi familia, y expresarme su solidaridad por los trágicos momentos que vive el país.

Como escribí en mi post anterior, Lima ha salido bien librada del terremoto. Más allá del susto, no se han producido derrumbes ni daños personales. Ahora, nos toca poner el hombro y, de una u otra manera, ayudar a nuestros hermanos que sufren en la región Ica.

Todo aporte es necesario e indispensable. Hay muchas formas de colaborar y no hay que quedarse al margen.

A continuación una relación de los lugares que reciben donaciones.

*Para donar sangre:
- Ministerio de Salud: Avenida Salaverry cuadra 8
- También puede hacerlo en los bancos de sangre de todos los hospitales del Ministerio de Salud (Dos de mayo, Loayza, etc.), Seguro Social de Salud - Essalud (Rebagliati, Almenara, Sabogal, etc.), Fuerzas Armadas,…

Fuerza Perú, hoy más que nunca

Escribo con una extraña mezcla de tristeza y temor, de cólera e impotencia; escribo a lo que salga y sin pensar demasiado.

Espero que entiendan y sepan comprender que hoy no es un día normal, hoy es un día de tragedia, de malas noticias, de corazones y sueños rotos.

Sufre el Perú, porque ayer la tierra tembló con furia y encono. Terremoto. Dos minutos de espanto, dos minutos eternos, dos minutos de muerte en Pisco y en Ica, también en Chincha.

Horas de incertidumbre, de teléfonos que no funcionan, de familiares que no aparecen; horas de angustia e inquietud, de sentirse feliz por está bien, de tener ganas de llorar por los hermanos que sufren, por los hermanos que lo perdieron todo.

El terremoto se sintió en gran parte del país. En Lima, la capital, el remezón fue larguísimo y violento; pero, quizás por milagro, o, tal vez sólo de pura suerte, la ciudad resistió el embate de la naturaleza.

Hasta ahora no entiendo muy bien cómo las centenarias y vetustas casas del Centro Histórico, de lo…

¡Basta ya!

Veo a un hombre que dice que sobrevivió de milagro y a una señora que busca a un familiar entre los fierros retorcidos. Escucho a los reporteros que le preguntan ¿cómo se siente? a un herido con múltiples traumatismo y a una persona que acaba de enterarse que uno de sus seres queridos, encontró a la muerte en una noche de niebla en la Panamericana Sur.

Una tragedia más en los caminos del Perú. Una de tantas, una de aquellas que permite elaborar grandes titulares, si el “accidente” es cerca a Lima o en una carretera principal; o apenas encuentra un lugarcito en la sección de noticias nacionales, cuando el ¿accidente? se produce en una sinuosa vía de penetración, sin asfalto, sin corresponsales de prensa.

Pero más allá de lo alboroto mediático, de los pedidos de investigación, de la exigencia a las autoridades a tomar medidas correctivas que impidan la aparición de más crucecitas fatídicas en las carreteras, lo más probable es que ocurra lo de siempre, es decir: NADA; porque la prensa olv…