viernes, agosto 24, 2007

Último minuto

Ante las críticas generadas por la presentación del Pisco 7.9 –incluyendo mi furibundo post anterior- el ministro de la Producción, Rafael Rey Rey, tuvo que dar un paso atrás en su descabellada propuesta.

La rectificación es saludable y oportuna, aunque, como suele ocurrir en la política peruana, el ministro argumentó que su iniciativa había sido malinterpretada, es decir, la culpa es nuestra por considerar de pésimo gusto la ingeniosa denominación que él -o sus asesores o sus amigos o vaya uno a saber quién diablos fue- había acuñado.

Rey agregó que los cooperantes del exterior igual recibirían una botella de Pisco por su valioso apoyo, aunque esta ya no llevará el 7.9 en la etiqueta.


El nuevo nombre aún no ha sido anunciado, pero después de esta penosa experiencia, sólo queda pedirle a todos los santos que iluminen al devotísimo encargado del despacho de la Producción.

Para más información haga clic aquí.

El Rey de la ironía

Pisco 7.9: Descabellada propuesta ministerial

Al inefable ministro de la Producción, Rafael Rey Rey, no se le ha ocurrido mejor idea en estos momentos de emergencia nacional, que anunciar el lanzamiento del Pisco 7.9, una edición limitada de la entrañable bebida de bandera, que sería obsequiada a los gobiernos e instituciones del exterior que han brindado su ayuda solidaria al Perú.

No creo pecar de susceptible pero la iniciativa me parece una ironía macabra, una broma de pésimo gusto, una cachetada al dolor y la tristeza que hoy embarga a millones de peruanos.

Y mientras en Pisco se levantan los escombros y se sigue llorando a las víctimas del violento terremoto, el ministro Rey –famoso por su catolicismo fanático y sus aires de inquisidor colonial- piensa en botellas de colección con el fatídico 7.9 impreso en sus etiquetas, como si hubiera que conmemorar o estar orgullosos de que un sismo de esa intensidad, ocasionara la muerte de más de 500 personas.

Lleno de patriotismo, el “santurrón” ministro Rey cree, o al menos eso dice, que su “brillantísima” idea servirá, también, para promocionar y reafirmar la peruanidad del Pisco, el fino aguardiente de uva que se elabora, desde tiempos coloniales, en los valles de la costa sur del país.

Ojalá que alguien haga entrar en razón al ministro. Ojalá que en sus rezos y en sus jornadas de penitencia, algún ángel o demonio –todo vale en este caso- le haga notar que su propuesta es descabellada e indignante y que si sigue dándole rienda suelta a su “talento” marketero, jamás se ganará un lugarcito en el reino de los cielos, aunque se flagele días enteros, aunque se golpee el pecho hasta destrozárselo.


Ingeniero, miembro del Opus Dei y político de dilatada carrera, Rey es recordado por sus coqueteos con el fujimorismo, su “matrimonio” por conveniencia electoral con Lourdes Flores y su oportuno “divorcio” tras la derrota en la primera vuelta del 2006, que le permitió revelar sin pudor alguno sus condiciones de búfalo aprista, olvidándose de los pecados del primer gobierno de Alan García.

Espero que el dislate de Rey no se haga realidad. Se me escarapela el cuerpo de sólo pensar en la cara que pondrán quienes reciban el irónico regalito. También me pregunto si los bomberos y médicos españoles que fueron maltratados por el cada vez más irritable presidente Alan García, serán merecedores a la exclusiva botella 7.9.

Quizás se las manden, total, el gobierno o, algunos de sus miembros, parecen ser los “reyes” de la ironía.

sábado, agosto 18, 2007

No te quedes sin colaborar

Hay muchas formas de apoyar a los damnificados del terremoto del miércoles. Anímate y únete a esta gran cruzada.

Donaciones de víveres y prendas de vestir:

- Plaza Vea de Av. Javier Prado; TV Perú y Frecuencia Latina, puerta de la Universidad Católica del Perú, Asociación Civil Transparencia (Av. Belén 387 San Isidro), Universidad San Juan Bautista (Av. San Luis 1934), MHOL (Jr. Mariscal Miller 822, Jesús María).

Voluntariado:

-La Asociación Civil Transparencia convoca a voluntarios para ponerlos a disposición del Instituto Nacional de Defensa Civil. Interesados escribir al correo electrónico: piero@transparencia.org.pe.

-La Cruz Roja Peruana solicita su participación para su programa de voluntariado. Interesados acercarse a su sede central (Av. Caminos del Inca cuadra 21, esquina con la Av. Nazarena, distrito de Surco) o llamar al 2753566, preguntar por Encargado del Voluntariado: Hilda Fernández.

-La ONG Un Techo para mi País necesita de 300 voluntarios para la construcción de 100 viviendas en las zonas afectadas por el terremoto. Las labores empezarán a partir de la próxima semana. Interesados escribir al correo electrónico: emergencia@untechoparamipais.org.pe.

viernes, agosto 17, 2007

Hora de apoyar

Agradezco sinceramente las muestras de preocupación de colegas y amigos del Perú y el extranjero que se han comunicado conmigo (vía msn o correo electrónico), para saber sobre mi estado de salud y el de mi familia, y expresarme su solidaridad por los trágicos momentos que vive el país.

Como escribí en mi post anterior, Lima ha salido bien librada del terremoto. Más allá del susto, no se han producido derrumbes ni daños personales. Ahora, nos toca poner el hombro y, de una u otra manera, ayudar a nuestros hermanos que sufren en la región Ica.

Todo aporte es necesario e indispensable. Hay muchas formas de colaborar y no hay que quedarse al margen.

A continuación una relación de los lugares que reciben donaciones.

*Para donar sangre:
- Ministerio de Salud: Avenida Salaverry cuadra 8
- También puede hacerlo en los bancos de sangre de todos los hospitales del Ministerio de Salud (Dos de mayo, Loayza, etc.), Seguro Social de Salud - Essalud (Rebagliati, Almenara, Sabogal, etc.), Fuerzas Armadas, Policía Nacional y Hospital de la Solidaridad.

*Para donar víveres y ropa:
- Explanada norte del Estadio Nacional, en Santa Beatriz
- Grupo Aéreo Nº 8 de Lima, en el Callao
- Las parroquias del Perú recibirán, junto a Caritas del Perú, ropa, enseres y alimentos en todas sus sedes
- Municipalidad de San Borja: Avenida Joaquín Madrid, cuadra 2
- Circuito del Pentagonito: Avenida San Borja Norte con Boulevard
- Centro Comercial Ebony: Avenida San Borja Sur con Parque Sur, cuadra 1
- Supermercado Plaza Vea del Centro Comercial San Borja
- Para mayor información, se puede llamar al teléfono 612-5555 anexos 358, 312 y 236
- La Municipalidad de Jesús María ha instalado tres carpas de campaña en la cuadra nueve de la avenida San Felipe, para junto a los vecinos, empresarios y comerciantes del distrito, ayudar a recolectar víveres, alimentos no perecibles, medicinas y bidones de agua
-En Estados Unidos, está canalizando las donaciones y la ayuda. Los teléfonos son: (001) 202-462-1081 / 202-462-1084 y 462-1085. Además, las colectas que se harán en las misas del domingo de la Iglesia St. Matthew, de Washington DC., se destinarán íntegramente al Perú.

*Para donar dinero:
- Las donaciones monetarias se pueden depositar a dos cuentas en el Banco de Crédito del Perú: 193 199999998 0 15 (Moneda nacional -Soles), 193 199999999 1 16 (Moneda extranjera -Dólares). En el BBVA Banco Continental, las cuentas son: 0011-0444-4444444444 (soles), 0011-0444-4444444446 (dólares), 0011-0444-4444444447 (euros).
Asimismo, en el Scotiabank las cuentas son: 3022500(dólares), 5074657 (soles). En Interbank: 2000000001118(dólares), 2000000001119(soles).
- En España, se puede depositar dinero en la siguiente cuenta del banco La Caixa (Barcelona): 2100-0479-21-0200048852. Cualquier información, escribir al correo electrónico
centroperuanobcn@gmail.com o llamar a los teléfonos 93 265 07 20, 678 66 89 34 y 608 59 3656
- Defensa Civil informa que también se puede depositar dinero en la cuenta del Consulado General del Perú en Toronto, Sismo Perú 2007 Account, # 06702 113 - 4329 del Royal Bank of Canada (RBC)
- La Iglesia Católica realizará en todas sus parroquias a nivel nacional colectas los domingos 19 y 26 de este mes
-En Canadá, se puede depositar dinero en la cuenta Sismo Perú #06702 del Royal Bank of Canadá (RBC)
(Fuente: www.elcomercioperu.com).

jueves, agosto 16, 2007

Fuerza Perú, hoy más que nunca

Escribo con una extraña mezcla de tristeza y temor, de cólera e impotencia; escribo a lo que salga y sin pensar demasiado.

Espero que entiendan y sepan comprender que hoy no es un día normal, hoy es un día de tragedia, de malas noticias, de corazones y sueños rotos.

Sufre el Perú, porque ayer la tierra tembló con furia y encono. Terremoto. Dos minutos de espanto, dos minutos eternos, dos minutos de muerte en Pisco y en Ica, también en Chincha.

Horas de incertidumbre, de teléfonos que no funcionan, de familiares que no aparecen; horas de angustia e inquietud, de sentirse feliz por está bien, de tener ganas de llorar por los hermanos que sufren, por los hermanos que lo perdieron todo.

El terremoto se sintió en gran parte del país. En Lima, la capital, el remezón fue larguísimo y violento; pero, quizás por milagro, o, tal vez sólo de pura suerte, la ciudad resistió el embate de la naturaleza.

Hasta ahora no entiendo muy bien cómo las centenarias y vetustas casas del Centro Histórico, de los Barrios Altos y el Rímac, aguantaron a pie firme, soportaron con estoicismo la violenta acometida de la naturaleza. Eso evitó que la tragedia fuera aún más grande.

Nos salvamos los limeños, pero no ocurrió lo mismo en el Sur Chico. Allí no hubo milagro ni suerte, sólo dolor, lágrimas, desesperación. Y uno siente que no es justo y te indignas y reniegas, pero también te invade el temor por las réplicas. La tierra puede temblar en cualquier momento.

Ahora sólo queda resistir, luchar, recuperarse. Los peruanos, mal que bien, siempre salimos adelante. Esta vez no será distinto. De eso estoy seguro.

miércoles, agosto 08, 2007

¡Basta ya!

Veo a un hombre que dice que sobrevivió de milagro y a una señora que busca a un familiar entre los fierros retorcidos. Escucho a los reporteros que le preguntan ¿cómo se siente? a un herido con múltiples traumatismo y a una persona que acaba de enterarse que uno de sus seres queridos, encontró a la muerte en una noche de niebla en la Panamericana Sur.

Una tragedia más en los caminos del Perú. Una de tantas, una de aquellas que permite elaborar grandes titulares, si el “accidente” es cerca a Lima o en una carretera principal; o apenas
encuentra un lugarcito en la sección de noticias nacionales, cuando el ¿accidente? se produce en una sinuosa vía de penetración, sin asfalto, sin corresponsales de prensa.

Pero más allá de lo alboroto mediático, de los pedidos de investigación, de la exigencia a las autoridades a tomar medidas correctivas que impidan la aparición de más crucecitas fatídicas en las carreteras,
lo más probable es que ocurra lo de siempre, es decir: NADA; porque la prensa olvidará el tema hasta la próxima desgracia y los gobernantes y empresarios se esforzarán por lavarse las manos.

¿Acaso alguien lo duda? La lavada de manos empezó ayer, ni bien se informó sobre el accidente en el desvío hacia Acarí (Arequipa). El primero en hacerlo fue el representante de la empresa Civa, quien en el noticiero de América Televisión, aseguró, acaso con macabro orgullo, que en su bus no había víctimas. Todas son de Cueva, mintió por desconocimiento o descaro.

En este carrusel de acusaciones nadie está libre de sospecha o culpa. El ministerio de Transportes y Comunicaciones con su fallido plan Tolerancia Cero, los presidentes regionales incapaces de poner en marcha dicho programa, los policías de carretera que “dormitan” o “coimean” en las bermas de las vías, los empresarios que explotan a sus choferes y se olvidan del mantenimiento de sus máquinas.

También son culpables los conductores imprudentes y temerarios, los pasajeros –usted o yo- que exigen más velocidad o se suben al bus más barato, al más viejo, al más informal. En fin, nadie se salva de las acusaciones, ni los perros taimados que cruzan como suicidas las carreteras ni los pastores que llevan despreocupadamente sus rebaños por las vías asfaltadas o polvorientas.

Mal de muchos, consuelo de tontos. Y mientras todos levantamos el dedo acusador, las carreteras no dejan de teñirse de sangre. Ayer fue un choque frontal entre dos ómnibus, la semana pasada, un conductor de Civa perdió el control al tratar de cerrar la puerta; hoy, el despiste de un bus de Unión Molina en la carretera de Los Libertadores, según dicen, por la voladura de una llanta.

Las tragedias continúan. Más de 200 muertos en las carreteras peruanas en lo que va del año. Tantos vidas truncadas, tanto dolor, tantas familias destruidas, tantos hermanos que no llegaron a su destino. Lamentablemente, esas imágenes y voces que todos escuchamos con espanto y tristeza, no nos han llevado a enfrentar seriamente este problema.

De nada servirán los golpes de pecho, las lágrimas, los gestos de indignación, los titulares sensacionalistas, mientras todos nos lavemos las manos, mientras nadie asuma sus culpas. Hasta que eso ocurra, las carreteras seguirán llenándose de crucecitas.