jueves, mayo 31, 2007

De excursiones frustradas y rodillas adoloridas

La suerte se torció a última hora y lo que era un viaje seguro se convirtió en travesía postergada hasta nuevo aviso, quizás dentro de un par de semanas, tal vez el día de San Blando que no tiene fecha ni cuando, como dice mi padre, quien también repite hasta el cansancio que no hay peor gestión que la que no se hace y que no se deben dejar las cosas para la última hora.

Mi padre culminaba sus filosóficas sentencias con un tajante “no sigan mi ejemplo” o algo parecido, en referencia a su hábito de dejar todo para el instante final. Lamentablemente no le he hecho caso -lo siento padrecito- porque en ese aspecto soy como tú, es decir, todo o casi todo lo hago a la última hora, al borde del cierre como se dice en las redacciones. Quién sabe si por eso me volví periodista.

Pero Explorando no tiene hora de cierre ni fecha de publicación. Así que no hay ningún motivo para apurarme con esta nota, más aún cuando ni siquiera debería estar aquí; sin embargo, aquí me tienen frente a la pantalla, golpeteando las teclas y dejando que las palabras salgan tal como vienen de mi mente, ofuscada y enjundiosa, también triste, porque hoy -¿ya se los dije?- no debería estar aquí.

Y es que si la suerte no se torcía a última hora -¿ya se los dije?- en este instante debería andar en Pisco (Ica) y Huaytará (Huancavelica) y en vez de decirle ¡¡¡No!!!.... por enésima vez a las vocecitas telefónicas que quieren venderme seguros de vida, teléfonos inalámbricos y servicios de acceso a Internet, estaría recorriendo las curvas y pendientes de la carretera de Los Libertadores.

Sí, debería estar en Tambo Colorado, un inédito complejo inca hecho de adobe, no de enormes bloques de piedra. Enclavado en una de las rutas milenarias que unían el Pacífico con los Andes, el complejo –que he tenido la suerte de visitar anteriormente- es casi ignorado por los viajeros, como si estuviera condenado a la indiferencia u opacado por el fulgor arquitectónico de Machu Picchu o Saqsaywaman.

Ni en Tambo Colorado ni en Huaytará, con su iglesia colonial erigida sobre muros incásicos. Otra vez en Lima y, para colmo de males, con un intenso dolor de rodilla, como si viniera de una larguísima y agotadora travesía. Qué se le hace, a veces los caminos se tuercen y te conducen a lugares que no esperabas. Sí, incluyendo la silla que está frente a mi computador.

jueves, mayo 24, 2007

Clic de la Semana



Juego de luces y sombras en una inmensa pared de sillar del Centro Histórico de Arequipa, la orgullosa y rebelde "Ciudad Blanca", que se ufana de sus centenarias iglesias y casonas; auténticas joyas arquitectónicas que sustentan su condición de Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Cuando despierta la ciudad, los traviesos y ladinos rayos de sol characato, convierten a los monumentales muros de sillar (bloques de una piedra volcánica), en una pantalla o ecran urbano, en la que se proyectan como sombras chinescas, las siluetas de las farolas.

Protegida por volcanes dormidos y rodeada de campiñas pletóricas de verdor, Arequipa es una de las ciudades más bellas del país, como lo demuestra este clic madrugador -digamos somnoliento- del lente itinerante de Explorando Perú.

sábado, mayo 19, 2007

Cinco al hilo...¡Qué bien!

Advertencia: a pesar de su nombre, este post no tiene ninguna connotación triple equis ni nada que se le parezca. Y si bien en Explorando amamos las aventuras -las viajeras y las otras- como buenos caballeros sólo compartimos con ustedes las relacionadas con travesías y exploraciones.

Así que este cinco al hilo... fotográfico, no revela la sensual geografía de Andrea Montenegro o de alguna viajerita tentadora, sino algunas imágenes del VII Festival Ecodeportivo de Aventura Cotahuasi 2007, organizado por la Asociación Ñan Perú... No, no soy un aburrido.

Calle silenciosa y sombría en la víspera de la gran aventura. Cotahuasi, la capital de la provincia de La Unión, duerme, descansa, acaso sueña con aquellos muchachos que descenderán por las húmedas paredes de la catarata de Sipia, pedalearán por caminos quebradizos y surcarán el torrente que forma el cañón más profundo del mundo.
Cotahuasi duerme, Cotahuasi quiere despertar para ser testigo de una gran aventura.

Al borde de la profundidad, un viajero observa la impetuosa catarata de Sipia, el símbolo turístico del Cañón de Cotahuasi.
Asombrosa e impactante, sus 150 metros de caída la convierten en un espectáculo de la naturaleza, cuyas paredes rocosas despiertan el interés aventurero de los escaladores. Ellos, con nervios de aceros, descienden en rapel, sintiendo el golpetear del agua y los frío latigazos del viento.


¿Hacia dónde miro? parecía preguntarse el niño de esta imagen, cuando me acerqué al borde del puente colgante que conduce a los baños termales de Luicho, para fotografiar a las balsas y kayaks que surcaban el río Cotahuasi.
El muchachito estaba echado plácidamente sobre los maderos rechinantes y carcomidos del puente. Allí, entre absorto y perplejo admiraba a los deportistas que retaban a las aguas, hasta que mi presencia lo distrajo; entonces, me regaló esta miraba.

Corrientes encontradas, aguas revueltas, río encabritado, escenario perfecto para este deportista que se divierte, se emociona, disfruta al máximo en el cauce del Cotahuasi, un río que viborea entre sembríos de kiwicha, andenes preincaicos y las paredes rocosas del fabuloso cañón que alcanza una profundidad máxima de 3,535 metros.

Velocidad, destreza y riesgo. Un ciclista vuela en la entrada del pueblo de Cotahuasi, en la jornada final del festival ecodeportivo.
Su acción despertó asombro entre los espectadores, que esperaban con ansias a los avezados deportistas que iniciaron su descenso en Quillunza, en la parte alta de la capital de La Unión.
Aplausos, vivas, fotografías para el recuerdo y la promesa de retornar el próximo año a la casa de la profundidad y la aventura. La casa del cañón más profundo del planeta.

sábado, mayo 12, 2007

Amor de Madre

Con esta imagen del Campo Santo de Yungay (región Ancash), que evidencia el sacrificio de una madre en el terrible aluvión del 31 de mayo de 1970, Explorando Perú rinde homenaje a todas las mamachas, madrecitas y mamacitas, en la víspera de su día.

Desde esta modesta bitácora viajera, envío un abrazo y una flor a las querendonas, abnegadas y luchadoras madres de mi país que, con su esfuerzo, imaginación y tenacidad, logran sacar adelante a sus hijos a pesar de los obstáculos que puedan presentarse en su camino.

Por ese amor incondicional e infinito, por su sabiduría y voz consejera, por sus sonrisas que alegran nuestros días y borran nuestra penas y por habernos enseñados tantas cosas sin pedir nada a cambio, hoy sólo me queda decir, como hijo y viajero: ¡Feliz día madrecitas!

martes, mayo 08, 2007

Clic de la Semana


Horizonte de nubes, de luces y sombras, de contrastes y claroscuros, en el despertar del amanecer en las alturas cotahuasinas, donde el viento rebelde y ladino, se entromete con su tufillo de congeladora hasta por los resquicios de las ropas.

El desfile de la nubes, la retirada de las sombras, la progresiva aparición de los rayos del sol, fueron pintando el cuadro de la bienvenida a los viajeros y comunicadores que llegaron a Cotahuasi, la casa del cañón más profundo del mundo, para participar en el VII Festival Ecodeportivo de Aventura, organizado por la Asociación Ñan Perú.

A pesar del frío y el cansancio del viaje -el sueño siempre es huidizo entre los baches y las curvas serpenteantes de una carretera sin asfalto- el lente de Explorando Perú, desdeñó los bostezos y la tibia comodidad del bus para captar esta imagen, la primera en su periplo por las honduras de Cotahuasi.

viernes, mayo 04, 2007

Peligro en la Amazonía

En Explorando Perú no acostumbramos reproducir notas de prensa, pero como siempre hay excepciones que confirman las reglas, en esta oportunidad publicamos la información enviada a los diferentes medios de comunicación de país, por Luis Eduardo Cisneros Méndez de ACC Coyuntura.

En la nota informativa, se advierte del peligro que corren los niños de cinco comunidades Achuar de la Amazonia Peruana, por los más de dos billones de barriles de residuos tóxicos vertidos por la Occidental Petroleum (OXY) en los territorios ancestrales de estos pueblos originarios.

03-05-2007, Los Ángeles, CA.- Un estudio internacional difundido hoy por las organizaciones EarthRigths International(ERI), Amazon Watch y Racimos de Ungurahui, demostró que los niños de cinco comunidades Achuares que colindan con el río Corrientes, presentan altas concentraciones de plomo y cadmio en la sangre, como consecuencia de los más de 30 años de explotación petrolera de la Occidental Petroleum (OXY) en la mencionada zona.

El informe, revelado a pocas horas de la reunión general anual de la Oxy en Los Ángeles, y que ha causado gran conmoción entre las diversas organizaciones de derechos humanos y de medioambiente, fue desarrollado el pasado mes de mayo de 2006 por un equipo técnico compuesto por doctores, abogados, químicos, entre otros. Según este, los mortales niveles de Cadmio y Plomo encontrados en los niños Achuar, fueron causados debido a que la Oxy no cumplió intencionalmente con los estándares mínimos requeridos por la industria petrolera, utilizando técnicas y procedimientos de extracción obsoletos.

Luego de conocer los resultados del informe, los líderes indígenas aseguraron que en caso la Oxy no repare los daños ocasionados en sus territorios, se iniciaran acciones legales en los Estados Unidos contra la petrolera americana. "Hemos visto como nuestros ríos y nuestra gente ha enfermado y muerto por la contaminación. Nos oponemos a la perforación petrolífera en nuestro territorio y exigimos a la Oxy que digan que han hecho y continúan haciendo en el amazonía peruana.", declaró en Los Ángeles Andrés Sandi, presidente de la Federación de las Comunidades Nativas del Río Corrientes (FECONACO).

Según el mencionado informe, entre otras irregularidades y violaciones, diariamente y por más de 30 años, un promedio de 850 mil barriles de material toxico derivados del petróleo, fueron desechados a ríos y arroyos que eran utilizados por los Achuares para realizar actividades de pesca y para su consumo y uso personal. En total, durante los 30 años de trabajo, la Oxy, desechó 9 billones de barriles con material toxico en aguas y tierras Achuar.

Las repercusiones del informe han sido tales, que para el día de mañana, algunas estrellas de Hollywood, como Q'orianka Kilcher actriz principal de la película "Pocahontas", y Daryl Hannah, actriz de la taquilleras "Kill Bill I y II", realizarán junto con una delegación indígena, una movilización pacífica y conferencia de prensa en las instalaciones del Fairmount Miramar Hotel, Santa Mónica, California, lugar donde al mismo tiempo se realizará la reunión anual de la Oxy.