Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2010

Qué buenas conchas

Lejos de Mistura y sus colas interminables, cerca del mar y de sus olas seductoras, entre la Panamericana Norte y la playa de Máncora, en pleno Malecón que une el asfalto con el océano, el señor Hermes, el talareño Hermes, el cocinero Hermes, prepara con vertiginosa destreza y envidiable sazón, sendos y portentosos ceviches de conchas negras.

Parapetado tras un carretillón con apariencia de tanque y con montones de conchas sin abrir, limones con todo su jugo y cebollas a la espera de ser picaditas, el experto cevichero aguarda con paciencia a sus potenciales comensales: turistas, mochileros, surfistas, rastras, serenos y parejitas de enamorados, esposos y hasta de amantes.

"De todo cae por aquí", dice el talareño mientras sazona las conchas, luego de abrirlas certeramente con una especie de guillotina. "Ya va a probar, no se desespere", tranquiliza a su futuro comensal, que llegó mascando sus angustias y su hambre, luego de terminar un mísero menú que se le quedó e…

Pasos para curarse de la amigdalitis

Donde el autor se olvida de las crónicas de viaje, para incursionar -sin mayor éxito creemos- en el intrincado campo de la medicina o quizás del curanderismo, con este inusual o disparatado tratamiento contra la amigdalitis.

Ante el fracaso estrepitoso de decenas de pastillas, jarabes, brebajes pestilentes y pócimas de sabores castigadores para el paladar de cualquier ser viviente, decidí experimentar en mi propio cuerpo -mismo Daniel Alcides Carrión, el mártir de la medicina peruana- con un tratamiento alternativo que terminara con el ardor de mis amígdalas.

Estas me atormentaban desde mi retorno de la provincia de Lauricocha (Huánuco) y la cordillera de Huayhuash, un viaje memorable que realicé hace más de tres semanas y que, por andar de vago... no, no, que estoy escribiendo, si soy recontra trabajador: uhmm, me corrijo entonces: por planificar nuevas travesías se fue quedando en el tintero, donde -lamentablemente- continúa hasta hoy.

Y no me pregunten si permanecerá ahí para siempre.…