jueves, noviembre 29, 2007

Clic de la Semana


Y un buen día volvió. Quizás algunos lectores lo hayan extrañado; otros, tal vez, ni se dieron cuenta de su ausencia. Sea como sea, el Clic de la Semana retorna -vigoroso, triunfal y renovado- a esta bitácora viajera..

Eso sí, no podemos afirmar tajantemente que aparezca puntualito todos los jueves. Es probable que salga antes o después, también se puede dar el caso que no se publique, porque este Clic es medio engreído y bastante caprichoso.

Lo importante es que la sección ha retornado, para mostrarnos -en señal de reencuentro- a dos mariposas descubiertas en "situación comprometedora", por el atrevido, irrespetuoso y poco discreto lente de Explorando Perú, en su travesía por las espesuras selváticas de Tambopata (Madre de Dios).

A pesar del fastidioso intruso, las mariposas siguieron en lo suyo... cosas de la naturaleza.

miércoles, noviembre 28, 2007

Mar sin piratas




Para no aburrir a mis lectores con mis desventuras y pleitos en defensa de mis derechos de autor, rescato estas imágenes de mi último viaje a Máncora (provincia de Talara, Piura), en las que -felizmente- no aparece ningún pirata, sólo un mar bello y prometedor, capaz de aliviar cualquier enojo. Relajémonos juntos y, por un momento, olvidemos las penas y tristezas.

De nunca acabar...

Cuando parecía que la Triste historia de un plagio había llegado a su fin, la crónica La procesión del Señor de los Milagros: “Un fenómeno social y religioso de grandes proporciones”, ha vuelto a ser publicada en Punoinfo.com, sin cambiar los créditos, eliminar los párrafos copiados o hacer mención del autor y la fuente original.

La única novedad es que Magaly Ramos, directora de dicho medio y, a la sazón, una de las firmantes del artículo plagiado, explica o intenta explicar en unas cuantas líneas, lo sucedido con la crónica en mención. De esa manera, responde o cree responder, a la serie de mensajes que denuncian la descarada copia.

Lamentablemente, sus argumentos son tan simples y manidos, digamos primariosos, que ni el bondadosísimo Señor de los Milagros, le otorgaría su indulgencia.

La ¿periodista? Ramos, tal vez inspirada por aquella frase de que la cuerda siempre se rompe por el lado más débil, arguye que fue la señorita Carmen Solís Paredes (la supuesta coautora de la nota), quien "me hizo llegar al artículo a mi correo, sin imaginar que lo haya plageado" (sic).

Luego, en una lavada de manos que dejaría turulato al mismísimo Pilatos, afirma que ella colocó su crédito, porque le "hize (sic) algunas correcciones y está bajo mi responsabilidad".

Pero, la ¿directora? Ramos falta a la verdad, al menos en los párrafos que son de mi autoría y que su publicación mantiene en la web desde el 23 de octubre. Basta con comparar mi post Lima de Milagros con el texto en mención, para darse cuenta que no existen "algunas correcciones" en las partes "robadas", excepto la eliminación total de la palabra Lima. (la borró Ramos o Solís... esa es la cuestión).

Además, es poco creíble que la señora Ramos no haya sospechado que algo raro había en el artículo, sobre todo cuando en el subtitulo Una voz en la multitud, una morena espigada narra que el Señor de los Milagros, salvó a su esposo e hijos de morir en el mar de la "Herradura". Sí, la Herradura, la popularísima playa limeña.

Cualquier director o editor perspicaz, se hubiera sorprendido -aunque sea un poquito- ante ese testimonio, porque la procesión que describe la practicante Solís, tiene como escenario a las calles de Puno, donde las posibilidades de encontrar a una morena espigada que relate un milagro ocurrido en las costas del Pacífico, es bastante remota.

Pero la "avispada" directora de Punoinfo.com no sospechó nadita y, como el texto le pareció bien escrito, no cambió ni un punto ni una coma. ¡Vaya trabajo de corrección!. Sin duda terminó agotadísima y, después de ese descomunal esfuerzo de creatividad, era justo y necesario que su crédito apareciera en esa crónica tan "original", cuyo título, primer párrafo y el subtítulo anteriormente mencionado, son de mi autoría.

En la misiva colgada en su web, la directora del plagio -perdón, del medio puneño- manifiesta estar muy apenada y que "desde el momento que nos enteramos... la señorita (Solís) dejó de laborar en este medio". Finaliza su penoso alegato, pidiendo las "disculpas del caso y ahora más que nunca tengo mayor cuidado con las practicantes".

Lo realmente curioso es que a pesar de reconocer que el artículo no es de su autoría y que buena parte del mismo fue "cortado y pegado" por una de sus practicantes, los créditos de Magaly Ramos y de la defenestrada Carmen Solís, siguen apareciendo en la nota, al igual que los párrafos birlados.

No sería más digno y ético que de una buena vez -y para siempre- eliminaran el texto. O es que la directora cree que con su tímida explicación borra la falta. No sé porque, pero al leer su mensaje (perdido entre las demás misivas de los lectores) pensé en las famosas lágrimas de los cocodrilos.

sábado, noviembre 24, 2007

Al fin...

El Semanario Punoinfo.com, acaba de retirar el artículo "La procesión del Señor de los Milagros: un fenómeno social y religioso de grandes proporciones", el mismo que, como expliqué en el post anterior, contenía párrafos enteros (incluyendo el titular) de una crónica de mi autoría.

El plagio se perpetró el 23 de octubre, pero sólo fui advertido del penoso suceso, el pasado miércoles, gracias al mensaje de uno de los lectores de Explorando.

A partir de ese momento, varios colegas y amigos de esta bitácora, me han expresado su solidaridad. Además, en la web puneña aparecieron sendos mensajes exhortando al retiro del texto y una disculpa pública por parte de las ¿periodistas? que firmaban la nota plagiada.

Y si bien el artículo ya ha sido retirado, hasta el momento no recibo ninguna comunicación de parte de ellas, excusándose por su flagrante violación a la ética periodística. Tampoco le han explicado a sus lectores, las razones por las que la nota ha sido levantada. Ahora, en vez del Cristo Moreno, ese espacio es ocupado por el anuncio de un festival de danzas.

Antes de ponerle punto final a este triste e indignante acontecimiento, aprovecho para agradecer el apoyo y la confianza de mis lectores. Es buenísimo saber que puedo contar con ustedes. No hay dudas, somos compañeros de viaje...

miércoles, noviembre 21, 2007

La triste historia de un plagio

Por respeto a mis lectores, me veo en la obligación de denunciar un suceso bastante desagradable del que acabo de enterarme, gracias a un mensaje recibido en el post Lima de Milagros, del 06 de octubre del 2005.

En la misiva me informan que parte de dicho artículo, aparecía en un texto firmado por Magaly Ramos y Carmen Solís. Como es lógico, el remitente del mensaje se pregunta: ¿alguien plagia a alguien?, aunque dice estar “casi seguro que el señor Valdivia es la víctima”.

Y no se equivoca al hacerlo. He sido plagiado de una forma burda y evidente, como lo comprobé al realizar una búsqueda de los nombres de las “periodistas” mencionadas.


Fue así que llegué al artículo: La procesión del Señor de los Milagros: “Un fenómeno social y religioso de grandes proporciones”, publicado el 23 de octubre del 2007, en el semanario Punoinfo.com.

Con sorpresa e indignación, descubrí el plagio desde el titular, el cual corresponde a una de las frases de mi texto. Eso no era todo, cinco de los once párrafos del artículo (incluyendo el contenido del subtítulo
Una voz en la multitud), son copia del post Lima de Milagros, el cual, como referí en su momento, es una crónica redactada originalmente para el diario oficial El Peruano. Allí fue publicada bajo mi autoría.

Con total y absoluto desparpajo y mostrando una destreza envidiable en el arte de copiar y pegar, las “autoras” Magaly Ramos y Carmen Solís, se apropian del texto sin citarme ni hacer la más remota mención de la fuente, sea esta Explorando Perú o el diario oficial.

Es probable que la única parte escrita por Ramos y Solís, sea la que narra la procesión del Señor de los Milagros por las calles de Puno (¿o se la habrán copiado también?). Su otro acto de suprema creativad, es el de haber borrado todas las referencias a Lima que consigna el original. El resto es una copia literal.


En el colmo de la desvergüenza, ellas publican la historia de la señora Rosa Vértiz, a la que entrevisté en la procesión hace más de seis años. Es muy probable que esa mujer devota que casi pierde a su esposo e hijos en el mar de ¡La Herradura!, nunca haya pisado Puno, aunque luego de leer el texto espurio se tenga esa impresión. Es decir, no sólo se plagia, sino, también, se engaña sin resquemor alguno.

Al comprobar el plagio, le he escrito un mensaje a la directora del semanario PunoInfo.com, pidiendo la aclaración pertinente y el retiro inmediato de la nota; aunque sospecho que no recibiré respuesta alguna, porque la directora de dicho medio es –nada más y nada menos- que la licenciada Magaly Ramos. Una de las firmantes del artículo.

Y pensar que en otra sección del semanario, se da cátedra sobre la necesidad de “contribuir al desarrollo de la sociedad con la verdad y sobre todo con ética” y de “hacer de la honestidad la pluma del periodista”.


Me pregunto donde quedaron todos estos principios, cuando Magaly Ramos y Carmen Solís, pusieron sus nombre –muy “honestamente”- sobre un texto que ellas no habían escrito.

sábado, noviembre 17, 2007

Ni muerto ni de pachanga...

Quienes pensaban que este aguerrido blog ya era historia ... están equivocados. También caen en un craso error, los que creían que el autor de esta bitácora, se había dejado engatuzar por una sirenita norteña o continuaba desparramado en las arenas de Máncora.

Ni lo uno ni lo otro, Explorando vive y palpita, a pesar de que su autor hace tiempo no redacta ni una línea ni publica una foto tamaño carné. En el colmo del desparpajo, ese flojonazo justifica su sequía bloggera con el cuento de que no tiene tiempo, como si sus lectores no supieran su condición de "vagabundo profesional".

El mismo se calificó de esa manera, mientras esperaba un bus en el Cusco. Por esa razón nadie o muy pocos le creen, cuando dice que está trabajando, escribiendo, editando hasta altísimas horas de la noche. Así que ya estás frito pescadito y mejor cuenta una de vaqueros.

Pero más allá de las razones del silencio, el responsable -o irresponsable- de esta bitácora, se compromete a volver por sus fueros y publicar de cuando en vez o de vez en cuando, sus relatos, crónicas y fotografías de viaje, incluyendo el extrañado clic de la semana, que hace tanto tiempo no aperece, que ya se habrá convertido en el clic del año o algo parecido.

Una vez más, bienvenidos al camino. Explorando sigue en la ruta. Acompáñenos.

jueves, noviembre 01, 2007

Máncora...

Calor. Mar. Arena. Máncora. Ceviche, arroz con mariscos, jalea, chicharrón de pescado. Olas, siluetas bronceadas, tablistas, muchas tablistas. Mototaxis, restaurantes, cabinas de Internet. Vendedores de chucherías, mochileros, hippies. Gringas tostadas, rastras desgreñados, limeñitas pitucas, alzadas, dizque fashion.

Bikinis y tangas. Castillos de arena. Cervecita helada. Fulbito playero. Pelícanos y garzas. Sube la marea. Baja la marea. Crecen las olas, se achican las olas. Se corre o no se corre. Se intenta. Se puede... Un chapuzón. Una siesta en la arena. Más calor, más bikinis y tangas, más chelas. Más Máncora.

Hora de irse. De volver al mar. Máncora sin Internet, sin post, sin bitácoras. Sólo playas, olas, diversión. Es dura la vida del viajero.