lunes, noviembre 28, 2005

Viajo... luego existo


Llegar, reacomodar la mochila. Volver a partir. Dormir en el bus, despertar en otra ciudad: Piura, Lima, Ica o Nasca. Días movidos, inquietos, de ir y venir, de cambios de climas, de aire, de rumbos: del norte al sur, de la altura al llano. Viajar, disfrutar, explorar, cansarse... Vivir.

Imagenes que perduran, recuerdos que se atesoran. El amanecer en la laguna el Páramo en las alturas de Pacaipampa (Puira), un lugar que no aparece en el mapa ni en la carta nacional; entonces, te sientes un descubridor y te dan ganas de decir aquello de un pequeño paso para el hombre; pero no hay tiempo, tienes que volver al pueblo, caminando, bajando de los cerros tapizados de verdor, soportando el calor, el dolor de las piernas, la falta de agua. Igual llegas. Vences el cansancio. Eres feliz.

Hoy volverás a viajar. Al sur. Nazca, luego Lucanas y Pampa Galeras, la reserva nacional en la que se protegen miles de vicuñas. De allí hacia al mar, a pie hasta la bahía de San Fernando en Marcona. Decenas de kilómetros... no quiero pensar ni escribir cuántos. Son muchos y el físico es poco. ¿Llegaré?... Sólo el camino tiene la respuesta.

domingo, noviembre 20, 2005

De caminatas y exposiciones: Una semana movida

La aventura se muda a la sierra de Piura. De lunes a miercoles se realizará en el distrito de Pacaipampa (provincia de Ayabaca) el primer Trekking Extremo de Montaña Ruta del Rey Inca, que reunirá a fogueados caminantes de los grupos Montañista 4.0, Andex Perú, Aire Puro, quienes compentirán contra los recios ronderos del lugar.

Explorando Perú estará presente en el Trekking (sin calambres o ampollas, espero), para cubrir la competencia y, de paso, describirle a ustedes los encantos de Pacaipampa, una zona poco conocida, pero con grandes recursos turísticos.

Mas información en www.pacaipampa.org


Pero eso no es todo. Esta semana se presenta movida para Explorando Perú. El sábado, hemos sido cordialmente invitados por una serie de instituciones iqueñas, para dar una conferencia en el auditorio del Museo Regional, en la que contaremos algunas de nuestras experiencias en los caminos y, desde nuestra óptica periodística, formularemos algunas estrategias para difundir lugares turísticos.

La jornada iqueña se complementará con las disertaciones del "Chasqui de la Paz" Felipe Varela Travesí, que abordará el tema Capac Ñan, un legado cultural a conservar; y del licenciado Rubén García Soto, quien tratará sobre la Arqueología y Turismo en la Región.

Agradecemos la invitación y esperamos cubrir las expectativas de los asistentes. Los profesionales y estudiantes interesados en participar en las conferencias, deben acercarse a la sede de la Camára de Comercio de Ica, calle Tacna 178 o llamar al 23-4511.

jueves, noviembre 17, 2005

Simplemente Machu Picchu

Llego a Machu Picchu. Es la cuarta o la quinta ocasión que lo hago; pero hoy no quiero recordar las visitas anteriores. Quiero pensar, ilusionarme, creer que es la primera vez que mis ojos admiran al gigante de piedra y sus montañas de verdor.

Observo en silencio a la máxima expresión de la arquitectura inca. Es increíblemente hermosa y me emocionó y me invade el orgullo y también la pena, porque sé que nunca encontraré las palabras para describir tanta perfección ni la voz narrativa que explique la armoniosa conjunción entre la creación humana y la exuberancia caprichosa de la naturaleza, de los Andes que se convierten en Amazonia.


Me encantaría estar solo ahora, contemplando a mis anchas las fastuosas construcciones que fueron ajenas a los invasores españoles, sintiendo esa rara energía -vital, quizás liberadora- que parece brotar de cada piedra y que se concentra en el Intihuatana, ese extraño obelisco en el que los Incas pretendían amarrar al Sol, para no perder sus rayos de vida.

Pero eso no es posible. Desde que fuera redescubierta por el antrópologo norteamericano Hiram Bingham en 1911, Machu Picchu convoca, atrae, hermana a investigadores, turistas, viajeros y trotamundos.

Soy un peregrino más. Y camino por pasadizos angostos y me agito en los peldaños de las serpenteantes escaleras e ignoro las explicaciones de los guías. Hoy no me importa saber si esta obra monumental fue un templo, una ciudad remota o un lugar de descanso.

No busco explicaciones, sólo busco palabras que nunca encontraré y a pesar de eso escribo y no me gustan mis frases y oraciones. Vuelvo a intentarlo. Nada. Mis vocablos son chatos, mustios, sin brilo, incapaces de transmitir lo que realmente siento al visitar la impactante ciudadela.

"Sube a nacer conmigo hermano", recuerdo un verso de Pablo Neruda y me consuelo. Quizás la única manera de enteder realmente a Machu Picchu sea tocar sus piedras místicas, andar por sus vericuetos de altura y admirar su entorno geográfico, andino y amazónico. Sentirlo... esa es la clave. Ya no me importan las palabras. (Rolly Valdivia).




lunes, noviembre 14, 2005

Noche Cusqueña


Sombras y soledad en la plaza de Armas del Cusco, en una noche sosegada sin lluvia y sin frío, también sin turistas. En este instante mágico y silencioso, en el que las farolas pretenden remedar el brilo del sol, la llamada Ciudad Imperial se torna más imponente, entonces, sus piedras milenarias parecen susurrar o imitar las voces de otros tiempos, cuando el Inca gobernaba en el Ande y taita Inti era el ser supremo.



Las sombras de la noche se apoderan de un callejón de piedras incas y muros españoles en el Centro Histórico del Cusco. Al caminar por este rincón de la Capital Arqueológica de América, se logra interpretar o entender una pizca del drama andino, un pueblo, una cultura que los occidentales quisieron desaparecer al ¿colonizar? América.

Pero no lo lograron. Los muros incas de este callejón en el que se encuentra la famosa "Piedra de los 12 Ángulos", son, de una manera simbólica, la mejor muestra de la resistencia cultural de los Pueblos Andinos.

sábado, noviembre 12, 2005

Clic de la Semana


Ajenas al trajinar cosmopolita, dos mujeres almuerzan en una de las esquinas del tradicional barrio de San Blas, en pleno corazón turístico del Cusco, la antigua capital del imperio incaico.

Bajo la sombra protectora de un pintoresco alero de tejas rojas, las "mamachas" comen en silencio, esperando que algún transeúnte se anime a comprar las golosinas que ellas ofrecen en su pequeño cajón de madera.

Con esta imagen de la vida cotidiana en una de las ciudades más hermosas del mundo, Explorando Perú inicia la publicación de una serie de crónicas y fotografías, surgidas de nuestra última visita a tierras cusqueñas: milenarias, míticas, inolvidables.

viernes, noviembre 04, 2005

De Vuelta al Cusco

Tejas coloradas en el Centro Histórico del Cusco. La mítica capital Inca será el próximo destino de Explorando Perú. Partiré el domingo y de no mediar inconvenientes -leáse asalto, accidente, desperfecto o cualquier otro desliz motorizado, estaré pisando el "ombligo del mundo andino" la mañana del lunes, luego de una larguísima travesía de 20 horas por carretera.

Pero el tiempo no importa, tampoco las multitudinarias curvas del camino o las abras andinas a miles de metros sobre el nivel del mar. Lo primordial es viajar, ver la costa, los valles, las pampas y montañas del Perú dibujándose tras las ventanas del bus. Esa es la esencia, la piedra angular, la llama de aventura que impulsa a los viajeros.

De vuelta al Cusco y ya cuento las horas que faltan para sentir el influjo mágico e histórico de esta urbe entrañable a la que siempre quiero retornar; quizás, porque siento que parte de mis raíces, de mi alma y de mi ser, habitan en las calles y plazas de la vieja ciudad de taita Inti y Pachamama, de los Apus y los Wamanis. La ciudad de los Incas y su poderoso Tawantinsuyu.

Si quiere acompañarnos en nuestro recorrido cusqueño, no deje de visitar Explorando Perú. Aquí le contaremos nuestras andanzas por la Capital Arqueológica de América.