Ir al contenido principal

De fútbol y artesanos

Totalmente recuperado. Se acabó la fiebre futbolera o mundialista y, poco a poco, la vida va retomando sus cauces normales que, en el caso particular de Explorando, son -a decir de muchos- bastante anormales, al menos para los que están acostumbrados a los horarios de oficina y a la marcación de tarjetas no solo laborales, como le sucede a más de uno (tremendos pisadazos… uy, perdón no quise decirlo).

En Explorando no hay tarjetas de ningún tipo ni siquiera telefónicas o de presentación. No marcamos ni nadie nos marca, aunque a veces no estaría mal un poco de presión de parte de alguna agraciada señorita, preferentemente viajera y que entienda que aquí se trabaja, aunque parezca que uno anda siempre de vacaciones o con fiebre futbolera, porque ya vuelve la Libertadores y el otro año es la copa América.

Así que tarde o temprano tendré una recaída, aunque no será tan grave como el mal que me aquejó durante Sudáfrica 2010. Fue casi fulminante y me alejó de los caminos durante varias semanas. Pero tuve una mejoría en los cuartos de final. Y es que este viajero tiró para el monte y se dio una escapadita hacia Concepción, Chupaca y Huancayo (Junín), para conocer el trabajo de varios artesanos del valle del Mantaro.

Fue un recorrido intenso y vertiginoso, de vivencias y encuentros con maestros del arte. Arcilla y barro en Quilcas y Aco, harina y pan recién horneado en Concepción, telares y mantas de arco iris en Hualhuas, escenas campesinas buriladas en mates en Cochas Chico, tejidos con hilos de plata en San Jerónimo de Tunán y hasta faenas agrarias en Marcatuna, donde se ordeña, se hila, se dirige la yunta, también se baila, se brinda, se chaccha coca con cal.

Y así, yendo y viniendo de la margen derecha a la izquierda del Mantaro, escuchando con interferencias los goles alemanes frente Argentina, viendo a Casillas y a Villar atajar sendos penales entre bocados de trucha bien fritita, se pasaron las horas y los días y tuve que retornar a Lima, donde vaya a saber por qué, fui posponiendo estas palabras. Quizás haya sido un rezago o el último síntoma de la fiebre mundialista.


*Explorando Perú agradece las atenciones recibidas en Huancayo y el invalorable apoyo de Alberto Rodríguez, la dirección regional de Turismo de Junín y el proyecto Rally.
*Lea la nota sobre los arfareros de Junín publicada en el suplemento Variedades, haciendo clic aquí.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…