Ir al contenido principal

Te vas, te vas y no te has ido

Hace horas que estoy esperando el momento para partir del Cusco. Pensé que sería a las dos de la tarde, al menos eso es lo que decía el boleto de Tepsa que compré al bordear las 10 de la mañana, recién llegadito de Ollantaytambo.

Ya con el boleto en mano empecé a hacer hora en el terminal. Como buen viajero lo recorrí varias veces de arriba a abajo y de abajo arriba, me senté en sus butacas de plástico, busqué una cabina de Internet y hasta me comí un pan con queso para engañar el hambre.

Como siempre ocurre, el tiempo corrió de manera inexorable. Casi sin darme cuenta habían pasado como tres horas desde la compra del pasaje y sólo faltaban 60 minutitos para enrumbar hacia Lima, la ciudad en la que a veces vivo, según reza mi descripción.

Una vez más había logrado matar a la espera y vencer al aburrimiento; además, la cosa parecía estar a punto de mejorar, porque la señorita del local de Tepsa comenzó a llamarme con desmedido entusiasmo.

Ajá, una más que cae ante mis encantos, pensé, mientras me acercaba sacando a relucir mi mejor sonrisa, esa que mataría de envidia a cualquier galancito de mucha o poca monta; pero el que casi termina muerto es este viajero y no precisamente por un mohín seductor de la ya mencionada señorita, sino por la irritante noticia que ella me comunicó con frialdad de verdugo:

"Se ha suspendido el servicio por falta de pasajeros. Si quiere le devuelvo la plata o lo embarco en Flores", me dijo sin anestesia, como si fuera lo más normal del mundo.

Protesté, reclamé, me envalentoné y casi hasta me mandé con un berrinche. Fue inútil. No viajaría en Tepsa. Tampoco en Flores, no le tengo mucha fe a esa empresa. Recuperé mis 100 solcitos y me fui a buscar otra alternativa.

De mostrador en mostrador. Cial, Civa y Molina... uhmm, paso, no me dan buena espina. Ormeño, tampoco, el que atiende tiene cara de amargado; Cruz del Sur, pucha, muy caro.

Hasta que llegué a Internacional Palomino. Es buena empresa me había dicho más de un cusqueño, confirmando la impresión que tuve el año pasado, cuando viajé hasta Puquio en una de sus unidades.

Soy Palomino, sentencié y saqué mi boleto para las cinco de la tarde. Segundo piso, asiento semi cama, servicio directo. El único problema es que tenía que seguir haciendo hora.

Más vueltas por el terminal. Comprar un par de periódicos -así me enteraba del triunfo de la U sobre San Lorenzo y de la juramentación de Meche en el ministerio del Interior-, devorar un octavito de pollo a la brasa en un local llamado -oh casualidad- Roly. A pesar de faltarle una "l", me sentí en casa, en mi propio negocio.

Llegó la cinco. Fui al andén indicado. Esperé unos minutos. Palomino no apareció por ningún lado, el único que apareció fue un señor -supongo el administrador- que con total desparpajo anunció que el viaje se suspendía hasta las 7 y 30, porque el bus estaba pasando una revisión.

La culpa, claro está, no era de ellos: "es el ministerio que hace esos operativos sorpresas", explicó sin pizca de vergüenza.

Se repitió el ciclo. Protesté, reclamé, me envalentoné y casi hasta me mandé con un berrinche. Todo, una vez más, fue inútil. "Si quiere le devuelvo su dinero y se va con otra empresa", me ofreció con "gran generosidad" el mencionado personaje. No acepté. Hoy no estoy para creer que a la tercera va la vencida.

No hay más remedio que esperar. Ahora mato el tiempo escribiendo esta entrada, que debió ser cáustica y corrosiva, pero vaya una a saber por qué razón, salió así medio chistosona.

Quiero creer que la energía positiva del Cusco es la que ha amainado mi enjundia. Pensándolo bien, quizás no sea tan malo quedarse una noche de viernes en la "Ciudad Imperial". Todo depende de los buses amarillos del "señor Palomino". Sigo esperando...

Comentarios

Asu Rolly,"la espera desespera"...y pensé que te ibas de "britch"..pucha mano, lo único que no han afectado es esa virtud infinita que tienes pa´hacer tus crónicas... te paso una web pa que la leas...derrepente de unes a la lucha, es de la Federación Minera del Perú. ¡Si no hay solución, la huelga continúa!

Saludos de tu pata Job Rosales
Al final el bus salió cerca de las 8. Si postergaba más su partida, la huelga la hacía yo.

Saludos,
r.v.ch.
ACESSB dijo…
Saludos! ACERCA DE LA ESPEDIÇÃO Sandboard DE ESPECTÁCULO DE PERÚ Y AGREGAR MAS RUTAS PARA TURISMO EN EL Sandboard tu país!
ACCESO: SANDTIMES.BLOGSPOT.COM
Para ver el más impresionante Sandboard SIN IMÁGENES DEL PERÚ.
PLEASE E-MAIL DESPUES DE restablecer VISITAR EL SITIO! ESPEDIÇÃO ES LA PRIMERA EN LA HISTORIA DE LOS GIGANTES DUNAS tu país! ¡MUCHAS GRACIAS!
Don Walber dijo…
Si al viaje No a la huelga!! que tus propsitos esten de lo mejor y que nos siga regalando las maravillas del pais, y si esta por el altiplanp trata de buscar a Edith Ramos, que pordria ser la sucesora de Ima Sumak, y seria historico que le hagas un verdadero reportaje.
Y con la Alegria que en estos las mujeres peruanas nos dio a todos los peruanos me despeido hasta otra Ocacion y suerte.
Seguiremos viajando, como lo hemos venido haciendo en los últimos 8 años. Asì que siempre encontrarás novedades en Explorando.

Gracias por el dato que me proporcionas.

Saludos,

r.v.ch.
Anónimo dijo…
encontre tu blog y creo q ambos estamos en lo mismo visita mi blog Graúchuquibambilla.blogspot.com
Gracias por pasarme el dato de tu blog. En verdad he ido varias veces a Apurímac pero nunca he estado en Grau. Sería bueno darse un salto por allí.

Saludos,

r.v.ch.

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.