Ir al contenido principal

De apus y votaciones.

El domingo volví de Tarma. Esta noche parto a Jauja. Volveré el sábado para sufragar al día siguiente. No sé por quién votar. Eso no es novedad. Me ha pasado varias veces, como varias veces, también, no tengo muy en claro cuál será finalmente mi destino cuando viajo.

Y es que siempre se escuchan voces que recomiendan nuevos lugares, entonces, uno se siente tentado y se desvía. Enrumba hacia allá, con la esperanza de encontrar algo que lo sorprenda. En ocasiones ocurre. En otras, aquel complejo arqueológico o laguna que fue descrita como imponente, no es más que una pared de adobe derruida o un charco de aguas infectas.

Son gajes. Cosas que pasan en las rutas y, por qué no, de vez en cuando, en las colas para votar. Donde no escasean los entusiastas, los “piquitos de oro” que quieren convencerte con sus dotes de orador de pacotilla, sobre las virtudes de su candidato: siempre honesto, siempre trabajador, siempre creyente.

A esos no les he hecho caso nunca. Tampoco lo haré este domingo, cuando me acerque al colegio de todas mis elecciones, para evitar la multa… no, perdón, digo para cumplir con mi deber cívico.

Como de costumbre, iré caminando a mi lugar de votación. Eso sí, no con la misma tenacidad con la que a partir de mañana, intentaré darle la vuelta al apu Pariacaca, un dios montaña en las serranías de Lima y Junín. Una aventura que no estaba planificada. Una ruta que desde hace mucho quería conocer.

Y lo haré al fin. No será fácil. Nunca lo es para mí. Soy un viajero de escasas condiciones físicas que tiene en sus ganas de conocer y explorar su mayor o acaso única fortaleza.

Salgo esta noche al Pariacaca. No voy solo. Iré con Felipe Varela, el Chasqui, que me convenció de esta travesía el pasado fin de semana en Tarma, donde coincidimos para ser expositores de un evento académico organizado por los alumnos de la universidad del Centro del País.

Ya tengo las cosas listas. Dentro de unas horas abandonaré Lima para volver el sábado y votar el domingo. Quizás el apu me aconseje sobre cuál es la mejor alternativa, bueno, si es que existe alguna. Tampoco quiero ponerlo en aprietos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Conozca Pacaipampa

“Un lugar que no aparece en el mapa ni en la carta nacional”, esa fue una de las frases que escribí en noviembre del 2005, al volver de la laguna el Páramo, en el distrito de Pacaipampa (Ayabaca, Piura).

Lo más probable es que la laguna sigue estando ausente en los mapas y en la carta nacional. Pero, a diferencia del 2005, el nombre de Pacaipampa se publica ahora con frecuencia en la prensa, aunque la mayoría de quienes lo mencionan ni siquiera saben muy bien donde se encuentra y jamás han hablado con uno de sus pobladores.

Quizás, si hubieran visitado la zona o compartido con su gente, su opinión respecto a los campesinos y comuneros de la sierra piurana, sería totalmente distinta.

Sin duda, lo pensarían mil veces antes de escribir o decir con tanta ligereza, que ellos son violentos, intransigentes, opositores del progreso y fácilmente manipulables.

Es curioso, pero antes de que surgiera un movimiento ambientalista contrario a la ejecución del proyecto minero Río Blanco, se sabía muy po…