Ir al contenido principal

Solo para zurdos

Donde el autor, olvidándose de cualquier criterio de objetividad,  recuerda algunas anécdotas, vivencias y peripecias relacionadas con su zurdera, con la única intención de difundir que hoy es el Día Internacional del Zurdo y que, por lo tanto, merece ser saludado y, por qué no, quizás hasta recibir un regalito. ¡Vaya descaro!

Cuando era un alumno del ya probablemente desaparecido jardín Perú, al que asistía con un "alegre" guardapolvo plomo, descubrí que mi relación con las tijeras no era para nada armónica. Cortaba mal, puro flecos y jamás pude seguir las líneas punteadas de las figuras que debía siluetear. En aquellos momentos me sentía tremendamente torpe, en aquellos momentos no sabía que las tijeras estaban diseñadas para ser usadas con la mano derecha... y, bueno, yo soy zurdo, un zurdo en un mundo para diestros, un zurdo que, en cosas tan simples, tenía que esforzarse más que la gran mayoría de sus compañeros. Lástima que la profesora no lo entendiera.

-º- 
Cuando el jardín Perú y su "alegre" guardapolvo plomo era ya tan solo un lejano recuerdo, mis pasos de estudiante -jamás aplicado, siempre relajado- me llevaron después de varios tumbos, a la escuela de Comunicación Social de la UNMSM. En sus aulas nunca tuve problemas con las tijeras, es más, no recuerdo haber cortado nada en aquellos tiempos, pero como la perfección es una utopía, allí encontraría serios conflictos con las carpetas unipersonales. Todas estaban diseñadas para ser usadas por diestros, lo que me creaba una tremenda incomodidad, un derroche extra de energía que, a veces, me hacía desistir de tomar notas, distraerme y ser tentado por el sueño. Sea como fuera, entre bostezos o totalmente lúcido, pasé buena parte de mi vida universitaria, escribiendo sin tener un pedazo de fórmica o de madera para apoyar mi brazo.

-º-

Cuando todavía persistía mi conflicto con las carpetas unipersonales de la UNMSM, los vaivenes de la vida terminarían por llevarme a la cocina familiar. Allí jamás vestí un “alegre” guardapolvo plomo como en el patriótico jardín Perú; y, quizás por eso, no me fue tan mal. Mi sazón era aceptable y me desenvolvía adecuadamente en el manejo de los utensilios, aunque jamás tuve una relación llevadera con el abrelatas y el pela papas. Estos, al igual que las tijeras de mi infancia y las carpetas de las aulas sanmarquinas, no son para zurdos. Por esa razón, preparar cualquier platillo con atún o con papa, significaba un esfuerzo doble, un esfuerzo que jamás entenderán los comensales diestros.

-º-

Cuando la fotografía irrumpió seriamente en mi existencia en aquellas aulas con carpetas para diestros de la UNMSM, redescubrí que todas las cámaras, incluyendo a la modestísima Zenith, tenían el disparador y la mayoría de sus controles al lado derecho. No me quedaba otra, tenía que adaptarme pero sin renunciar a mi zurdera. Desde entonces disparo con la derecha, pero enfocando siempre con mi ojo izquierdo, sino, la toma sale mal, aunque nunca tan mal como aquellas figuritas de papel que cortaba en el jardín Perú, sí, allí donde siempre vestí un "alegre" guardapolvo plomo.

Comentarios

Anónimo dijo…
Cuando te escuché realmente entendí que el mundo margina sin querer a los que no son iguales que ellos. Saludos.
No hay derecho para tanto abuso contra los zurdos. Más allá de la broma, uno se da maña para acomodarse al mundo.

Entradas más populares de este blog

Conozca Pacaipampa

“Un lugar que no aparece en el mapa ni en la carta nacional”, esa fue una de las frases que escribí en noviembre del 2005, al volver de la laguna el Páramo, en el distrito de Pacaipampa (Ayabaca, Piura).

Lo más probable es que la laguna sigue estando ausente en los mapas y en la carta nacional. Pero, a diferencia del 2005, el nombre de Pacaipampa se publica ahora con frecuencia en la prensa, aunque la mayoría de quienes lo mencionan ni siquiera saben muy bien donde se encuentra y jamás han hablado con uno de sus pobladores.

Quizás, si hubieran visitado la zona o compartido con su gente, su opinión respecto a los campesinos y comuneros de la sierra piurana, sería totalmente distinta.

Sin duda, lo pensarían mil veces antes de escribir o decir con tanta ligereza, que ellos son violentos, intransigentes, opositores del progreso y fácilmente manipulables.

Es curioso, pero antes de que surgiera un movimiento ambientalista contrario a la ejecución del proyecto minero Río Blanco, se sabía muy po…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…