Ir al contenido principal

La invasión de las chunchachas

Las muchachas, perdón, las “chunchachas” irrumpieron al cuarto, perdón, al salón de clases, como Pedro, perdón otra vez, como Pedra (¿existe ese nombre?) por su casa. 

No tocaron la puerta ni anunciaron su ingreso con un insinuante “prepárense jovencitos” o un cauto y previsor “hay alguien ahí”.

Las muchachas, perdón,  las “chunchachas” no dijeron nada. Entraron a la mala al cuarto,  perdón, al salón de clases, entonces, no parecían las damitas angelicales que bailan con desbordante gracia para la Virgen del Carmen de Paucartambo, sino, más bien y, sobre todo, avezadas policías que allanaban con rudeza la guarida de dos desprevenidos malhechores.

A aquellas muchachas, perdón, “chunchachas”, parecía importarles poco los rostros de sorpresa, las confusas interjecciones y hasta los bostezos mezcla de cansancio y espanto, de los dos circunstanciales habitantes de ese cuarto, perdón, de ese salón de clases del colegio Serapio Calderón, acomodados a lo que salga y al Dios nos ayude en ese lugar de enseñanzas temporalmente suspendidas, por la fiesta de la “mamacha” Carmen.

Y esos muchachos, que en verdad ya no eran tan muchachos, desconocían mayormente las intenciones de esas muchachas, perdón, “chunchachas”, que tomaron por asalto su cuarto, perdón su salón de clases, arguyendo que ellas habían alquilado todito el colegio, situación que a su entender incluía, digamos como yapa, a ese par de viajeros que por la escasez de alojamientos en el pueblo, se vieron obligados a reposar su cansancio en el piso de madera de un aula escolar.

Y, quizás, porque ya no eran unos muchachos, ambos se sentían como trapos después de su casi congelada espera del amanecer en Tres Cruces, donde solo vieron nubes y a harto místico que, en su desesperación y apartándose abiertamente de sus predicamentos de armonía universal, rompieron su silencio contemplativo con unas palabrotas bien condimentadas en un vano intento por convocar al astro ausente.    

Esas palabrotas –hay que admitirlo- también cruzaron por la cabeza de aquellos muchachos que ya no son tan muchachos, cuando se sintieron invadidos en su espacio vital por las “chunchachas” –sin pedir perdón porque ahora sí acerté-. Pero no dijeron nada. Calladitos se quedaron y ni siquiera se levantaron, cuando ellas –rápidas, enérgicas, voluntariosas- comenzaron a hacer lo suyo.
 
No, no se pusieron a bailar. Eso harían después. En las calles, en la plaza y hasta en el colegio que fungió de hospedaje y comedor, justo al final de un buen almuerzo con lechón y yuca. 

Pero aquella mañana de despertar arrebatado, las “chunchachas” se desplegaron por todo el cuarto, perdón, por todo el salón, para sacar, cargar y llevar al primer piso -donde se había acondicionado un comedor- las carpetas y las sillas estudiantiles,  apiladas contra el viento traicionero por los ocasionales huéspedes del Serapio Calderón.

Esa era su misión en el primer día de la fiesta. La cumplieron sin sonrisas, sin máscaras y sin palabras. Su accionar fue impecable e implacable. No se ablandaron ante el temeroso desconcierto de aquellos viajeros que jamás soñaron que su cuarto, perdón su salón de pernocte, sería allanado por una cuadrilla de muchachas, ay, caray, perdón, de “chunchachas”.

Y si bien el despertar pudo o debió ser mejor. Y si bien no hubiera estado nada mal que las “chunchachas” irrumpieran con otro talante. Digamos, por ejemplo, con ganas de bailar con aquellos muchachos que si bien ya no son muchachos, todavía tienen lo suyo, todavía se defienden, todavía pueden –o creen poder- seguir el ritmo de aquellas devotas bailarinas de la virgen del Carmen de Paucartambo.   

Comentarios

Jajaj que divertido me.encanto yo bailaba esa.danza es.mas.soy la de la corona q.tiene azul en la.segunda foto.si tubieras mas fotos te agradeceria mucho me.las.pases y me disculpo por las "señoritas que fastidiaron" seguro alguna de las que se quedo aun bailando saludos
Hola Ivana,
Me alegra que te haya gustado mi relato. Escríbeme a prensaperu@gmail.com, para ver lo de las imágenes.
Saludos,
r.v.ch.

Entradas más populares de este blog

Larga vida a la crónica periodística

Mientras algunos proclaman la extinción de la crónica, el autor de esta bitácora anuncia que el 14 de marzo iniciará un taller de cinco sesiones, para todos los interesados en mantener con vida a este género periodístico



Se equivocan quienes creen que la crónica periodística está condenada a muerte. Exageran los que afirman que los lectores ya no buscan buenas historias y se conforman con textos breves como el trino de un ave. Claudican aquellos que reemplazan los textos creativos y bien estructurados por frases cuyo único objetivo es acumular me gustan.

Ante ese aciago panorama que parece condenarnos a redactar mensajes sin pretensiones de trascendencia, de esos que se leen hoy y se olvidan mañana, es prioritario rebelarse y levantar los teclados, las libretas y los lapiceros, como medida de lucha, resistencia y defensa de la crónica, uno de los géneros más valiosos del periodismo, porque permite explorar el lenguaje y construir historias capaces de atrapar, conmover y sensibilizar a…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Conozca Pacaipampa

“Un lugar que no aparece en el mapa ni en la carta nacional”, esa fue una de las frases que escribí en noviembre del 2005, al volver de la laguna el Páramo, en el distrito de Pacaipampa (Ayabaca, Piura).

Lo más probable es que la laguna sigue estando ausente en los mapas y en la carta nacional. Pero, a diferencia del 2005, el nombre de Pacaipampa se publica ahora con frecuencia en la prensa, aunque la mayoría de quienes lo mencionan ni siquiera saben muy bien donde se encuentra y jamás han hablado con uno de sus pobladores.

Quizás, si hubieran visitado la zona o compartido con su gente, su opinión respecto a los campesinos y comuneros de la sierra piurana, sería totalmente distinta.

Sin duda, lo pensarían mil veces antes de escribir o decir con tanta ligereza, que ellos son violentos, intransigentes, opositores del progreso y fácilmente manipulables.

Es curioso, pero antes de que surgiera un movimiento ambientalista contrario a la ejecución del proyecto minero Río Blanco, se sabía muy po…