Ir al contenido principal

La invasión de las chunchachas

Las muchachas, perdón, las “chunchachas” irrumpieron al cuarto, perdón, al salón de clases, como Pedro, perdón otra vez, como Pedra (¿existe ese nombre?) por su casa. 

No tocaron la puerta ni anunciaron su ingreso con un insinuante “prepárense jovencitos” o un cauto y previsor “hay alguien ahí”.

Las muchachas, perdón,  las “chunchachas” no dijeron nada. Entraron a la mala al cuarto,  perdón, al salón de clases, entonces, no parecían las damitas angelicales que bailan con desbordante gracia para la Virgen del Carmen de Paucartambo, sino, más bien y, sobre todo, avezadas policías que allanaban con rudeza la guarida de dos desprevenidos malhechores.

A aquellas muchachas, perdón, “chunchachas”, parecía importarles poco los rostros de sorpresa, las confusas interjecciones y hasta los bostezos mezcla de cansancio y espanto, de los dos circunstanciales habitantes de ese cuarto, perdón, de ese salón de clases del colegio Serapio Calderón, acomodados a lo que salga y al Dios nos ayude en ese lugar de enseñanzas temporalmente suspendidas, por la fiesta de la “mamacha” Carmen.

Y esos muchachos, que en verdad ya no eran tan muchachos, desconocían mayormente las intenciones de esas muchachas, perdón, “chunchachas”, que tomaron por asalto su cuarto, perdón su salón de clases, arguyendo que ellas habían alquilado todito el colegio, situación que a su entender incluía, digamos como yapa, a ese par de viajeros que por la escasez de alojamientos en el pueblo, se vieron obligados a reposar su cansancio en el piso de madera de un aula escolar.

Y, quizás, porque ya no eran unos muchachos, ambos se sentían como trapos después de su casi congelada espera del amanecer en Tres Cruces, donde solo vieron nubes y a harto místico que, en su desesperación y apartándose abiertamente de sus predicamentos de armonía universal, rompieron su silencio contemplativo con unas palabrotas bien condimentadas en un vano intento por convocar al astro ausente.    

Esas palabrotas –hay que admitirlo- también cruzaron por la cabeza de aquellos muchachos que ya no son tan muchachos, cuando se sintieron invadidos en su espacio vital por las “chunchachas” –sin pedir perdón porque ahora sí acerté-. Pero no dijeron nada. Calladitos se quedaron y ni siquiera se levantaron, cuando ellas –rápidas, enérgicas, voluntariosas- comenzaron a hacer lo suyo.
 
No, no se pusieron a bailar. Eso harían después. En las calles, en la plaza y hasta en el colegio que fungió de hospedaje y comedor, justo al final de un buen almuerzo con lechón y yuca. 

Pero aquella mañana de despertar arrebatado, las “chunchachas” se desplegaron por todo el cuarto, perdón, por todo el salón, para sacar, cargar y llevar al primer piso -donde se había acondicionado un comedor- las carpetas y las sillas estudiantiles,  apiladas contra el viento traicionero por los ocasionales huéspedes del Serapio Calderón.

Esa era su misión en el primer día de la fiesta. La cumplieron sin sonrisas, sin máscaras y sin palabras. Su accionar fue impecable e implacable. No se ablandaron ante el temeroso desconcierto de aquellos viajeros que jamás soñaron que su cuarto, perdón su salón de pernocte, sería allanado por una cuadrilla de muchachas, ay, caray, perdón, de “chunchachas”.

Y si bien el despertar pudo o debió ser mejor. Y si bien no hubiera estado nada mal que las “chunchachas” irrumpieran con otro talante. Digamos, por ejemplo, con ganas de bailar con aquellos muchachos que si bien ya no son muchachos, todavía tienen lo suyo, todavía se defienden, todavía pueden –o creen poder- seguir el ritmo de aquellas devotas bailarinas de la virgen del Carmen de Paucartambo.   

Comentarios

Jajaj que divertido me.encanto yo bailaba esa.danza es.mas.soy la de la corona q.tiene azul en la.segunda foto.si tubieras mas fotos te agradeceria mucho me.las.pases y me disculpo por las "señoritas que fastidiaron" seguro alguna de las que se quedo aun bailando saludos
Hola Ivana,
Me alegra que te haya gustado mi relato. Escríbeme a prensaperu@gmail.com, para ver lo de las imágenes.
Saludos,
r.v.ch.

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.