Ir al contenido principal

Simplemente Machu Picchu

Llego a Machu Picchu. Es la cuarta o la quinta ocasión que lo hago; pero hoy no quiero recordar las visitas anteriores. Quiero pensar, ilusionarme, creer que es la primera vez que mis ojos admiran al gigante de piedra y sus montañas de verdor.

Observo en silencio a la máxima expresión de la arquitectura inca. Es increíblemente hermosa y me emocionó y me invade el orgullo y también la pena, porque sé que nunca encontraré las palabras para describir tanta perfección ni la voz narrativa que explique la armoniosa conjunción entre la creación humana y la exuberancia caprichosa de la naturaleza, de los Andes que se convierten en Amazonia.


Me encantaría estar solo ahora, contemplando a mis anchas las fastuosas construcciones que fueron ajenas a los invasores españoles, sintiendo esa rara energía -vital, quizás liberadora- que parece brotar de cada piedra y que se concentra en el Intihuatana, ese extraño obelisco en el que los Incas pretendían amarrar al Sol, para no perder sus rayos de vida.

Pero eso no es posible. Desde que fuera redescubierta por el antrópologo norteamericano Hiram Bingham en 1911, Machu Picchu convoca, atrae, hermana a investigadores, turistas, viajeros y trotamundos.

Soy un peregrino más. Y camino por pasadizos angostos y me agito en los peldaños de las serpenteantes escaleras e ignoro las explicaciones de los guías. Hoy no me importa saber si esta obra monumental fue un templo, una ciudad remota o un lugar de descanso.

No busco explicaciones, sólo busco palabras que nunca encontraré y a pesar de eso escribo y no me gustan mis frases y oraciones. Vuelvo a intentarlo. Nada. Mis vocablos son chatos, mustios, sin brilo, incapaces de transmitir lo que realmente siento al visitar la impactante ciudadela.

"Sube a nacer conmigo hermano", recuerdo un verso de Pablo Neruda y me consuelo. Quizás la única manera de enteder realmente a Machu Picchu sea tocar sus piedras místicas, andar por sus vericuetos de altura y admirar su entorno geográfico, andino y amazónico. Sentirlo... esa es la clave. Ya no me importan las palabras. (Rolly Valdivia).




Comentarios

Paola dijo…
Hace muchos años que quiero conocer Cusco y leer tus notas hacen que cada dia me interese más...y eso lo sabes.
Hola Paos,
Vente rapidito. Aquí te espero. Sé que el Perú y el Cusco en particular, te van a encantar.
Anónimo dijo…
y de pasadita que baje un rato en Ica....ya que cusco es lo maximo que conosca otro poquito de mi Peru querido.

Saludos
Cuando Paos venga al Perú tiene que visitar muchos lugares. Así que seguramente se dará una vueltita por la Huacachina...
Badwin dijo…
Saludos amigo Rolly:

Sabes hasta ahora no me explico, como hicieros los incas para construir magnificas ciudadelas, templos, andenes, etc. Que el mundo hoy contempla con asombro.

Te felicito por tus crônicas, las fotografias estan excelente.

tu amigo Badwin Yuri
guillearmy dijo…
HOLA SOY GUILLERMO TORRES DE ARGENTINA, MUY APASIONADO TODO QUE HACES LAS FOTOS LOS RELATOS Y LOS LOGROS CREO QUE SOS PARTE DEL PAISAJE POR COMO LO VIVIS Y DESCRIBIS. YO TAMBIEN VIAJO DE LA MISMA MENERA CON MIS TRES HIJOS HOY DE 9, 10 Y 11 AÑOS DESDE QUE USABAN PAÑALES. TE FELICITO - A NOSOTROS LA MONTAÑA, LAS HISTORIAS Y LAS AVENTURAS NOS UNEN.
guillearmy dijo…
HOLA SOY GUILLERMO TORRES DE ARGENTINA, MUY APASIONADO TODO QUE HACES LAS FOTOS LOS RELATOS Y LOS LOGROS CREO QUE SOS PARTE DEL PAISAJE POR COMO LO VIVIS Y DESCRIBIS. YO TAMBIEN VIAJO DE LA MISMA MENERA CON MIS TRES HIJOS HOY DE 9, 10 Y 11 AÑOS DESDE QUE USABAN PAÑALES. TE FELICITO - A NOSOTROS LA MONTAÑA, LAS HISTORIAS Y LAS AVENTURAS NOS UNEN.
Tienes razón Guillermo, los viajeros estamos conectados por la misma pasión por descubrir, aprender y conocer. Somos parte de un mismo equipo.
Sigue viajando,quizás algún día los caminos nos unan.
Saludos,
r.v.ch.

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.