Ir al contenido principal

Anécdotas

Cine sobre ruedas

Una viejísima película de Cantinflas –grabada de la televisión- y una copia pirata de los pequeños karatecas, fueron los primeros filmes que vi en un bus interprovincial. Eso ocurrió en mis años de universitario, cuando con un grupo de compañeros decidimos pasar la Semana Santa en Tarma, aunque para ser honestos nuestras intenciones no eran nada santas, más bien malvadas, casi demoníacas.

La novedad mató el aburrimiento del viaje nocturno y, de paso, entretuvo el serpenteante ascenso hasta el altísimo Ticlio (4818 m.s.n.m), abra temida y respetada en la que más de un viajero bisoño o experimentado ha sentido mareos, vértigos y náuseas, síntomas inequívocos del soroche (mal de altura).

Desde aquella travesía precursora en los primeros años de la década del 90’, he recorrido miles de kilómetros viendo sin ver a indestructibles mastodontes yanquis que salvan al mundo de las amenazas terroristas (léase árabes), a extraterrestres afanados en conquistar la tierra y a policías implacables que destruyen media ciudad para atrapar a perversos delincuentes, casi siempre negros, casi siempre latinos.

La cartelera sobre ruedas no está libre de comedias cursis o tontas, a veces hasta lacrimógenas; de aburridísimos festivales de dibujos animados, desde los empalagosos personajes de Disney hasta Pokemón que, alguna vez, tuve la “suerte” de mirar en la ida y la vuelta del mismo periplo aventurero.

Algunos clásicos de los caminos –al menos en mi experiencia personal- son: Retroceder Nunca Rendirse Jamás, Legalmente Rubia I y II, el Padre de la Novia, el Rey León, la Era del Hielo, Miss Simpatía, Yo Robot, Mac Quaid El Lobo Solitario, Rambo y Terminator, entre otras "joyas" cinematográficas de nombres olvidados, pero que tenían como protagonistas a Jackie Chang, Steve Segal y Jean Claude Van Dame.

Eso sí, nunca más volví a ver a los Pequeños Karatecas, pero a Cantinflas lo reencontré en un agotador trayecto al Cusco. Debo de admitir que su reaparición fue bienvenida, porque hasta ese momento el periplo se había convertido en una martirizante maratón de regeeton, debido a la vil complicidad entre la terramoza y un grupo de escolares en viaje de promoción.

Para bien o mal, las películas se han convertido en divertidas (casi nunca) e insufribles (casi siempre) compañeras de aventuras; aunque la mayoría de las veces, es preferible mirar a través de la ventana y obsevar al Perú en movimiento. Sin duda un excelente filme.

Comentarios

Jorge dijo…
Un poco influenciado por mis viajes en micro en Bolivia y Perú, ya hace un tiempo atrás también le había dedicado una entrada al tema de las películas que te obligan a ver. Obviamente, también tuve que soportar las filmografías completas de Van damme y Seagal :). Se puede ver en este enlace.

Lo interesante es que las peliculas por lo general se dividen en a) "de accion", para el publico masculino, o b) infantiles. Rara vez se pueden ver dramas o peliculas de terror (bueno, a veces te dan alguna con mucha sangre).
Qué tal Jorge,
Acabo de leer el post que me recomiendas. Veo que mi "sufrimiento" es compartido por muchos viajeros.
Jorge dijo…
Si, la verdad es que muchas veces es un verdadero sufrimiento. Aunque en Brasil, por donde anduve este verano, las cosas no mejoraron mucho. Aunque en un micro me pasaron "Crossroads", la de Britney Spears, y ahi extrañé las de Van Damme...
Es difícil creer que hay cosas peores que Van Dame.
Anónimo dijo…
Es terrible escuchar 3 o 4 horas seguidas un solo tipo de mùsica y/o ver peliculas de un solo tipo`, cuando fui al norte baje del omnibus tarareando esas canciones que nunca antes habia puesto atenciòn. Mirta.
Qué tal Mirta,
Ya vendrá un post sobre la música que se escucha en los ómnibus. Esa es otra historia, bastante tortuosa para los oídos.

Entradas más populares de este blog

Larga vida a la crónica periodística

Mientras algunos proclaman la extinción de la crónica, el autor de esta bitácora anuncia que el 14 de marzo iniciará un taller de cinco sesiones, para todos los interesados en mantener con vida a este género periodístico



Se equivocan quienes creen que la crónica periodística está condenada a muerte. Exageran los que afirman que los lectores ya no buscan buenas historias y se conforman con textos breves como el trino de un ave. Claudican aquellos que reemplazan los textos creativos y bien estructurados por frases cuyo único objetivo es acumular me gustan.

Ante ese aciago panorama que parece condenarnos a redactar mensajes sin pretensiones de trascendencia, de esos que se leen hoy y se olvidan mañana, es prioritario rebelarse y levantar los teclados, las libretas y los lapiceros, como medida de lucha, resistencia y defensa de la crónica, uno de los géneros más valiosos del periodismo, porque permite explorar el lenguaje y construir historias capaces de atrapar, conmover y sensibilizar a…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.