lunes, octubre 01, 2007

Amenaza de retorno

Me acerco a Lima otra vez. Ahora estoy en Trujillo, ciudad a la que llegué a las cuatro de la madrugada desde Huamachuco, después de varias horas de curvas y remezones, cortesía de una carretera a medio hacer que parece debatirse entre el asfalto y el afirmado polvoriente, entre la comodidad y la tortura.

Lo bueno del asunto es que mi sueño viajero es cada vez más resistente, digamos que a pruebas de baches, asientos desfondados, vecinos gordos, niños berrinchudos y demás situaciones que atentan contra el merecido descanso en un vehículo interprovincial.

Así que el peregrinaje de la sierra a la costa liberteña, apenas si lo sentí, lo que hoy me permite estar lúcido, bueno, tampoco debo exagerar, me permite estar despierto y escribir estas líneas, mientras hago tiempo para el tramo final Trujillo - Lima, un viajecito de 8 horitas nomás, en el que espero que mi sueño se imponga -como tantas otra veces- a los avatares del camino, para llegar fresquito a la capital.

Bueno, se acaba mi tiempo. Tengo que preparar la mochila y dar unas vueltas por la ciudad que, espero, me regale un solcito acogedor, un solcito que me convenza de que Trujillo es la "Ciudad de la Eterna Primavera".

No hay comentarios.: