Ir al contenido principal

Carta al Presidente García

Señor Alan García Pérez
Presidente Constitucional de la República del Perú.

De mi mayor consideración.-

Me dirijo a Usted, para expresarle de la manera más respetuosa posible (algo que debería aprender, si me permite el consejo) mi malestar y fastidio frente a sus constantes arremetidas verbales,
contra todos los ciudadanos que no pensamos como Usted y que, de manera democrática, disentimos con muchas de sus ¿geniales? propuestas.

En verdad, es bastante desagradable para mí -e imagino para muchos peruanos, escucharlo con cierta frecuencia a la hora del desayuno, queriendo destrozar con sus adjetivos, los argumentos y críticas planteadas a su gestión, desde diversos sectores sociales y políticos.


No lo tome a mal, señor Presidente, pero le aconsejo que duerma unas horitas más. Así –y disculpe esta frase un poquito soez- matamos dos pájaros de un solo tiro: evitamos la indigestión de muchos compatriotas y Usted no empaña su fama de brillante orador, con esas diatribas matutinas cargadas de imprecaciones e insultos.

Recuerde que en boca cerrada no entra mosca -vuelvo a pedirle disculpa por el uso de refranes, quizás no están a la altura de un “estadista” que cita a Calderón de la Barca y a Vallejo-, imagino que para Usted eso es bastante complicado, pero en verdad inténtelo, se lo digo de todo corazón. Total, ya no está en campaña. Ya no tiene que mentir para ganar un voto.

No se moleste por mi comentario. No es un insulto ni una falacia. Usted, yo y millones de peruanos, sabemos que en su gobierno está haciendo todo lo que dijo que no haría.


Que mucha prensa sufra de amnesia y otra le haya perdonado ese “pecadito” venial, no le da derecho, señor García –y aquí le quito lo de presidente porque estoy empezando a molestarme- a despotricar contra quienes pensamos que muchas de sus propuestas carecen de fundamentos y son sólo disparos al aire, para distraer la atención.

Pero no quiero alejarme de la razón de esta carta. Como le decía al principio, le escribo para expresarle como ciudadano peruano que ya estoy cansado de escuchar los agravios que Usted, el presidente de mi país, espeta sin ninguna muestra de respeto hacia sus conciudadanos.


No es justo ni digno para un primer mandatario que se precie de serlo, llamar apocados o deprimidos a quienes consideran poco viables –por no decir traídas de los cabellos- algunas de sus propuestas.

Capaz no lo recuerda. Tal vez su verborrea “tiene vida propia” y le hace decir tantas sandeces. Por eso, voy a transcribir lo que dijo ayer, cuando arremetía contra quienes consideramos su propuesta olímpica, como un auténtico disparate, un engaña muchacho, una broma de mal gusto para un país pobre, donde millones de personas apenas si pueden llevarse un pan a la boca.


No digo más. No quiero que me acuse de resentido o demagogo –de esto último Usted sabe mucho-. Ahora procedo a citarlo. Lea con atención señor García y dígame que le parece esta párrafo:

El Perú va a presentar su candidatura para el año 2020, definitivamente. Y que no le tengan miedo los apocados, los deprimidos, los que juegan en segunda y tercera división. Que se queden en la tribuna y dejen jugar al Perú en primera”.

¿Se da cuenta de las barbaridades que habla?, ¿ya comprende mi fastidio y el de muchos peruanos? Reconozco que no comparto
su “espíritu olímpico”. ¿Es delito no hacerlo? ¿Eso me convierte en apocado y deprimido?. Tampoco crea que soy extremadamente susceptible, pero ya son varias las veces en que le escucho decir cosas similares.

En verdad, uno se cansa de su violencia verbal, de sus palabras impertinentes, también de su estrenado optimismo que linda con la ingenuidad. Por eso le escribo, señor García, para decirle que deje de insultarnos y termine con sus ridículos sueños de grandeza.

Somos compatriotas y en vez de desdeñar nuestra posición con sus palabras venenosas, convénzanos de su proyecto con una propuesta seria, que avale -si esto es posible- la candidatura de Lima a ciudad olímpica... aunque creo que le estoy pidiendo mucho.

Sin otro particular, me despido de Usted,

Atentamente,

Rolly Valdivia Chávez
(Superviviente de su primer gobierno)

Comentarios

CONOCIENDO PERU dijo…
Ja,ja,ja,...ta buena doctor.

Realmente muchos estamos con esa espina del gobierno anterior...ahora estamos atravezados con su verbo florido.

Más parece un ser deforme con tanta comida que se embute...que deje algo para los verdaderos pobres.

Porque "la pobreza en el Perú es menos"...la pobreza de los ricos.
Qué tal,
El presidente García anda bastante suelto de lengua. Debería controlarse y pensar más lo que dice.

Saludos,

Entradas más populares de este blog

Larga vida a la crónica periodística

Mientras algunos proclaman la extinción de la crónica, el autor de esta bitácora anuncia que el 14 de marzo iniciará un taller de cinco sesiones, para todos los interesados en mantener con vida a este género periodístico



Se equivocan quienes creen que la crónica periodística está condenada a muerte. Exageran los que afirman que los lectores ya no buscan buenas historias y se conforman con textos breves como el trino de un ave. Claudican aquellos que reemplazan los textos creativos y bien estructurados por frases cuyo único objetivo es acumular me gustan.

Ante ese aciago panorama que parece condenarnos a redactar mensajes sin pretensiones de trascendencia, de esos que se leen hoy y se olvidan mañana, es prioritario rebelarse y levantar los teclados, las libretas y los lapiceros, como medida de lucha, resistencia y defensa de la crónica, uno de los géneros más valiosos del periodismo, porque permite explorar el lenguaje y construir historias capaces de atrapar, conmover y sensibilizar a…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Conozca Pacaipampa

“Un lugar que no aparece en el mapa ni en la carta nacional”, esa fue una de las frases que escribí en noviembre del 2005, al volver de la laguna el Páramo, en el distrito de Pacaipampa (Ayabaca, Piura).

Lo más probable es que la laguna sigue estando ausente en los mapas y en la carta nacional. Pero, a diferencia del 2005, el nombre de Pacaipampa se publica ahora con frecuencia en la prensa, aunque la mayoría de quienes lo mencionan ni siquiera saben muy bien donde se encuentra y jamás han hablado con uno de sus pobladores.

Quizás, si hubieran visitado la zona o compartido con su gente, su opinión respecto a los campesinos y comuneros de la sierra piurana, sería totalmente distinta.

Sin duda, lo pensarían mil veces antes de escribir o decir con tanta ligereza, que ellos son violentos, intransigentes, opositores del progreso y fácilmente manipulables.

Es curioso, pero antes de que surgiera un movimiento ambientalista contrario a la ejecución del proyecto minero Río Blanco, se sabía muy po…