Ir al contenido principal

Clic de la semana

Resplandor marino
Veraneando en invierno. Lejos de Lima. Cerca de Tumbes y su calor persistente. Explorando se cansó de la humedad y los cielos grises. Explorando se fue al norte, muy al norte, más allá de Los Órganos y Máncora, más allá de la célebre Punta Sal.

Y llegó hasta Zorritos, un pueblo de animosos pescadores, una caleta sin muelle por culpa de El Niño... Y los hombres empujan sus botes en las orillas de arena. Se hacen a la mar para tender las redes en las que cosecharán los frutos del Pacífico o acercarse a las bolicheras con sus bodegas llenas de tunos, espejos y agujillas.

Y en el tórrido norte, encontró arenas tentadoras y aguas relajantes en playas desoladas y casi desiertas. Y es que, aunque no lo parezca, aquí también es invierno. Por eso hay pocos bañistas en el centro urbano y en la zona turística; entonces, es fácil creer que el mar es tuyo, que el mar es solo para ti.

Y el lente de Explorando camina sin prisa por las orillas desierta, fotagrafía con entusiasmo el mar y el horizonte, a las aves que revolotean cerca deo oceáno, a los acantilados y sus árboles resecos que se yerguen detrás de la carretera; pero también retrata -con encono, con indignación- los montones de botellas, papeles y otros desperdicios que afean la playa.

"Y es que en esta época nos dedicamos a la pesca, no al turismo", inventa una excusa, intenta una explicación fallida uno de los pobladores.

Y es que nada es perfecto en esta vida ni siquiera en este invierno que parece verano en Zorritos, un pueblo, una caleta, un balneario que le regaló clic's memorables al lente siempre viajero -y ahora también bronceado- de Explorando.

Comentarios

ilichbp dijo…
Genial!!!

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.