Ir al contenido principal

Simplemente Lima, la ciudad de todos

Ya pues. Despierta. Avívate. Mucho pensar y poco escribir. Ni que el aniversario de Lima fuera un tema tan complicado. Así que no te pierdas en elucubraciones y rapidito nomás redacta tus mil palabras. Nadie te va a creer ese cuento de que no tienes inspiración o que te falta una musa. Esas son tonterías, huachaferías de poetas romanticones sin versos y sin amores.

Tú no eres poeta ni pretendes serlo. Tonto y huachafo quizás… uy, discúlpame por dejarte en evidencia; pero, volviendo al punto, no sé porqué te enredas tanto. Qué manera de complicarte. Si es tan fácil empezar con aquello de que fundada un 18 de enero de 1535 por el conquistador español Francisco Pizarro y que, desde siempre, es llamada la Ciudad de los Reyes o las Tres Veces Coronada Villa.

Así de sencillo. Luego, coloreas tus párrafos haciendo referencia a Taulichusco, el último cacique del valle del Rímac, a Nicolás de Ribera “el viejo”, el primer alcalde; a Pancho Fierro y sus acuarelas costumbristas, a las enigmáticas tapadas, a los viandantes y pregoneros de zanguito y revoluciones calientes, a los criollos que armaban tremendas jaranas con sus guitarras y cajones.

Y si lo que buscas es llenar espacio para terminar rápido, redactas sobre inga y hasta de mandinga… y es que de todo hay, todo se ha visto y se verá en la Lima señorial, en la Lima cosmopolita, en la Lima provinciana. Una ciudad que es bruma y es brisa, que es nostalgia y esperanza, que es gozo y es sufrimiento, que es amor y es odio.

¡Qué haces! Eso no lo puedes poner en una nota de aniversario, vas a quedar como un aguafiestas. Además, a quién diablos le interesa tu visión o tus conflictos con la ciudad en la que naciste. Esa que te harta cada cierto tiempo y de la que huyes cuando ya no aguantas su anarquía motorizada, su cielo sin brillo, sus bocinazos y prisas, sus tragedias cotidianas.

Mejor te sigo aconsejando para que este texto no sea un desastre. Mira, después de la fundación, es indispensable que resaltes que por su monumentalidad arquitectónica expresada en iglesias y conventos coloniales, en mansiones solariegas y casonas de preciosísimos balcones, el Centro Histórico de la Ciudad Jardín –otro de sus apelativos- fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en 1988,

También tienes que precisar que fue la urbe mayor de la época virreinal, que es la única capital de Sudamérica con vista al mar, que es el hogar de más de ocho millones de personas, que ostenta vestigios prehispánicos engarzados en su faz urbana y… ah, claro, como no mencionar que aquí se come riquísimo en restaurantes, carretillas, puestos de mercados y en un sinfín de huariques.

Total, la gastronomía está de moda y hasta el más puritano y santurrón se ve tentado a caer irremediablemente en el pecado capital de la gula, cuando tiene al frente un plato de ceviche, una causa, un lomito saltado, una porción de anticuchos o una mazamorra bien morada, como el hábito del señor de los Milagros, el patrón de la capital que fuera pintado por un negro angola, en un muro del barrio de Pachacamilla.

Viste, es papayita, pan comido, mi hermano. Adórnalo un poquito y listo. Y ya cambia esa cara de velorio. Al final, pongas lo que pongas, nada va a cambiar, la metrópoli seguirá gustándote y molestándote. Seguirás sintiéndote feliz cada vez que te marches y, al retornar, te darás cuenta que vuelves a tu lugar en el mundo, a las calles y plazas que son o sientes tuyas. Allí están tus recuerdos más preciados.

Sé sincero. No quieres escribir de Lima, quieres escribir sobre tu Lima. Esa que empezaste a conocer desde un balcón en Jesús María, correteando en la plaza San José o en el Campo de Marte, aprendiendo en la 1100, un colegio que ya no existe, incursionando con tus padres en el Cercado, en el parque Universitario, en el mercado Central, en el barrio Chino y el palacio de Gobierno con sus cambios de guardia.

En tus recuerdos no hay Pizarros ni Taulichuscos, no hay tapadas ni pregoneros. Hay paseos por la Costa Verde en las tardes domingueras. Hay algodón dulce en el parque de las Leyendas o en la feria del Hogar. Hay viajes colgados del estribo en la 2 y en la 37; pero, también, hay apagones y bombazos. Velas que se encienden. Lamparines de luces sombrías.

Noticias de muertes en un país que se desangra. Aparecen pintas y banderas, terrucos y militares en el campus de San Marcos. Clases, marchas, explosiones. Rastrillajes. Las primeras crónicas. El amor y sus decepciones en placitas cómplices. El descubrir de las noches insomnes con sus bares y huariques. Los boleros cantineros, el bullicio embriagado, el aserrín en el piso. Brindis y resacas. 

Y la ciudad crece, se expande, recibe en sus cerros y arenales –con indiferencia, a regañadientes- a los miles de desplazados por el conflicto. Lima cambia, se transforma, se vuelve una metrópoli que se moviliza en combi y en mototaxi, baila cumbia y huayno. Ya no es de los Reyes. Es de millones de peruanos sin coronas, de migrantes, de emprendedores y achorados, de ambulantes y apuntadores.

Esa urbe de contrastes es la que celebra su aniversario y a la que tenías que regalarle mil palabras, pero no sabías cómo. Por eso te recomendé que te quedaras en lo histórico y en lo turístico. Es lo más fácil, te dije. Es lo que todos hacen, trate de convencerte. Y lo estaba logrando hasta que afloraron tus sentimientos y el corazón se impuso al raciocinio, entonces, los latidos se convirtieron en palabras y recuerdos.

Y es que tú, que eres un tonto y un huachafo, prefieres complicarte involucrando tus sentires por esa urbe de las que tantas veces escapas, harto de sus problemas y dramas, renegando por sus carencias y desigualdades pero sabiendo que siempre volverás, porque más allá de tus furias y enconos, es el lugar donde naciste, el lugar donde probablemente mueras.

Comentarios

Lima de los dateros y cobradores gritando. La odio y la amo.
Uff, hay tantos detalles en Lima, tantas cosas peculiares que nos hacen quererla y odiarla. Por eso es imposible ignorarla.
Anónimo dijo…
Lima, es mi espacio vital. Creo que esté donde esté siempre regresaré aquí. A pesar de ser caótica, con cielo gris, es una ciudad que se extraña.
Luzmi
Clachi dijo…
Exacto! Eres feliz cuando te vas, pero al volver sientes que vuelves a donde perteneces... Es que es nuestro hogar. A las ciudades se les quiere y se les odia, eso es lo natural. Yo creo que se me haría muy difícil vivir fuera de Lima, aunque tal vez lo haría sólo porque sería muy feliz al regresar... Feliz día Lima!
Lima es como su mar, está viejita pero todavía se mueve. Feliz aniversario Lima.

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…