Ir al contenido principal

Clic de la semana

Colores del cielo
Hace más de una década, cuando me despedía de Ayacucho por primera vez, un arco iris apareció en el horizonte de la vieja Huamanga.

Al verlo tuve la certeza de que tarde o temprano, volvería a esa ciudad de nostalgias y tristezas que empezaba a sacudirse de las sombras del terror que acecharon sus calles y plazas, en las últimas décadas del siglo pasado.

El pálpito se haría realidad. Desde entonces, retorné varias veces a esta tierra de eximios cantores y guitarristas, de hábiles artesanos y diestros panaderos que hornean la chapla, ese pan sin miga o corazón, igualito a "las mujeres huamanguinas", como aseguran con insistencia las voces del despecho. 

Y en todas esas idas y venidas por los templos huamanguinos, por los talleres de los artesanos de Santa Ana y Belén, por las gloriosas pampas de Ayacucho y las calles eternamente silenciosas del pueblo de Quinua, el arco iris jamás volvería a aparecer.

La semana pasada, los caminos me llevaron otra vez a esta región andina. El sol, la lluvia y la niebla acompañarían mis pasos, también las serpentinas, los bailes y cortamontes carnavaleros. 

Fiesta en la ciudad y en el campo, en los valles y en las alturas, en fin, en la tierra y hasta en el cielo que, de puro contento, se vistió de colores en una tarde de contrastes.

La noches se acercaba. Soleaba y llovía en la carretera. Huamanga no podía estar lejos. Pronto estaría allí, viendo y gozando su bullente desfile de comparsas, después de haber recorrido el siempre sorprendente complejo arqueológico de Wari. 

Pero la ansiedad por el arribo próximo fue interrumpida por la súbita aparición de un perfecto arco iris. Había que detenerse. Había que bajar a pesar de la lluvia. 

El lente viajero de Explorando no podía ni debía perderse ese instante que, al igual que la primera vez, le pareció un augurio de pronto y constante retorno. Y es que Ayacucho, con sol o con lluvia, siempre será un buen destino. 

Comentarios

francisca dijo…
Gracias por tu crònica, Rolly, si que estuvo muy buena.
Gracias, ya vendrás más.

Saludos,

r.v.ch.
Viv dijo…
Descubro este blog esta mañana! Gracias por el paseito. Desde Paris, Viv
Que bueno que hayas descubierto Explorando.
Espero que lo sigas visitando y lo descubras a profundidad.
Saludos,
r.v.ch.
Jim dijo…
Ayacucho es una de las ciudades que me gustaria conocer en un futuro no muy lejano, gracias por el articulo, esta muy interesante.
Estoy seguro que te va a gustar. Visítala cuando puedas,
Saludos,
r.v.ch.

Entradas más populares de este blog

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Conozca Pacaipampa

“Un lugar que no aparece en el mapa ni en la carta nacional”, esa fue una de las frases que escribí en noviembre del 2005, al volver de la laguna el Páramo, en el distrito de Pacaipampa (Ayabaca, Piura).

Lo más probable es que la laguna sigue estando ausente en los mapas y en la carta nacional. Pero, a diferencia del 2005, el nombre de Pacaipampa se publica ahora con frecuencia en la prensa, aunque la mayoría de quienes lo mencionan ni siquiera saben muy bien donde se encuentra y jamás han hablado con uno de sus pobladores.

Quizás, si hubieran visitado la zona o compartido con su gente, su opinión respecto a los campesinos y comuneros de la sierra piurana, sería totalmente distinta.

Sin duda, lo pensarían mil veces antes de escribir o decir con tanta ligereza, que ellos son violentos, intransigentes, opositores del progreso y fácilmente manipulables.

Es curioso, pero antes de que surgiera un movimiento ambientalista contrario a la ejecución del proyecto minero Río Blanco, se sabía muy po…