Ir al contenido principal

Del Facebook al blog (I)

Donde al autor rescata, ordena y les da un par de pinceladas a varias de sus actualizaciones en la red social, realizadas durante su último viaje a la provincia de Caylloma, territorio arequipeño en el que se encuentra el valle y el cañón del Colca.

Espera que no desespera
En el Terrapuerto de Arequipa una vez más. Los bultos, el boleto, la espera habitual en una escala que no será muy larga. Pronto volveré al camino con sus curvas y pendientes que me llevarán a las profundidades del Colca.
*Reflexión antes de partir hacia Chivay, la capital de la provincia de Caylloma.

Rico y sabroso
La señora Juana le gana al Sol. Ella madruga para preparar rocoto relleno, pastel de papas y de fideos que lleva a hornear a la panadería. Antes de las diez está en su puesto en el mercado de Chivay. Su sazón es conocida y sus viandas siempre se acaban.
*La señora Juana también ofrece truchas y pollo al horno. Ella comenta que antes vendía caldo en las afueras del mercado y que gracias a su sazón ha sacado adelante a sus hijos.

La rebelión del viento
En Tisco, un pueblo de piedra, el viento entró en rebeldía. Sus soplidos empujaron a las nubes y barrieron al Sol. Frío en una tarde apresurada que se hizo noche antes de tiempo, entre gotas de lluvia y hielo escarchado en el camino de retorno a Chivay.
*La iglesia de San Pedro Apóstol es una de las más impresionantes del Colca. A pesar de ello, muy pocos la visitan. Tisco se encuentra a menos de tres horas de Chivay.

Vestidos y alborotados
Hoy nadie baila wititi en la plaza de Yanque. Por gusto nomás se han cambiado las parejas. El problema es que no hay música. "El equipo no reconoce el USB", explica uno de los muchachos. Cosas de la tecnología en un pueblo con aires de nostalgia.
*Todas las mañanas los jóvenes de Yanque bailan en la plaza. Lo hacen muy temprano, cuando pasan los turistas que se dirigen a la Cruz del Cóndor.
Apuradas por el cóndor
Son jóvenes alegres y risueñas. Andan a las correrías y a los saltitos en la plaza de Yanque. Apuradas se toman una foto frente a la iglesia. Vamos, se arengan y suben al bus en un ratito. Ellas quieren ver al cóndor. Ellas parten hacia Cabanaconde.
*Con o sin apuro, es muy probable que las chicas hayan avistado al gigante andino en la Cruz del Cóndor. Contrariamente a lo que se cree, no es indispensable madrugar para observarlos.

Redimiendo al fotógrafo
Agua bendita. Mucha agua bendita. Como si el cura quisiera ahogar mis pecados o pretendiera hacerme volver al redil, aunque, tal vez, lo único que quería era fastidiar al fotógrafo entrometido que acompañaba a la Virgen del Carmen en su recorrido por Cabanaconde.
*El intento fue inútil. El fotógrafo siguió haciendo clic. Eso sí, su cámara está bendita.

La nueva alcaldesa
Desde hoy la Virgen del Carmen es la alcaldesa vitalicia del distrito de Cabanaconde. Lo dijo el alcalde al terminar la misa y lo repitió al culminar la procesión. Los devotos aplaudieron. El párroco estaba feliz. La banda irrumpió con una tonada festiva. Salud  por la flamante autoridad. 
*Se desconoce cuál es el plan de gobierno y de obra de la alcaldesa vitalicia, aunque – a decir verdad- eso no interesa demasiado. Basta con su intervención divina.

Los otros temblores
En el mercado de Chivay, las señoras que venden quinua, maca, kiwicha y otros poderosos preparados ideales para calentar el día, dicen que no sintieron el temblor de anoche. "Estaba durmiendo", responde una de ellas. Sus compañeras se ríen maliciosamente. ¿Por qué será?
*Dejamos a su buen y mejor entender la interpretación de las risas maliciosas.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.