Ir al contenido principal

Los caballitos de don Meche

José Mercedes Huamanchumo Ucañán o simplemente don Meche es pescador desde hace 53 años en las aguas no siempre pacíficas de Huanchaco (Trujillo, La Libertad). 

Él no es el primer pescador de su familia. Tampoco será el último. Dos de sus hijos se ganan la vida en el mar. Ellos siguen los pasos de su padre, sus abuelos y bisabuelos. "Viene de generaciones", proclama enjundioso. 

Así se aprende. Así se mantiene una tradición que va más allá de las faenas oceánicas. Y es que don Meche, a sus 73 años, sigue siendo un "trome" en la construcción de los caballitos de totora. 

"Cuando era muchacho en 12 horas me hacía hasta 18 caballitos de tres tamaños distintos. Terminaba muerto. Ese día mi señora descansaba tranquila", bromea sin dejar de darle forma a esa embarcación de origen prehispánico que todavía se mantiene a flote en algunas caletas del norte peruano.  

Una más, una de muchas, una de tantas, tantísimas, que ya no tiene ni idea de cuántas ha construido en su vida. Lo que si sabe es que él, con su hermano, son los únicos "viejos" que continúan con esa labor artesanal.

"Los otros son muchachos -como su sobrino Ernesto Montoya quien lo acompaña en esta jornada-. En total seremos 30. No hay más", afirma con nostalgia o como si temiera que esa muestra de resistencia cultural, termine por hacer agua y naufrague.

Mejor no pensar en eso. Mejor terminar el caballito al toque y recuperar fuerzas con un buen ceviche o un cangrejo reventado. Y es que don Meche no solo se entiende con la totora y las redes, también tiene una ramada donde se preparan delicias marinas que arman la fiesta en los paladares. 

Pero eso será después. Ahora, don Meche, sigue trabajando, sigue perpetuando la costumbre de su pueblo. 

Comentarios

Excelente el trabajo de Don Meche, debe permanecer esta tradición como parte del Folklore Huanchaquero, a pesar de que los pozos de totora se encuentren en amenaza de ser destruidos
Muy completo el blog, gran trabajo, acercar la cultura más interior y desconocida. Muy buenos contenido me encanta vuestro blog como Guia de turismo...

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.