Ir al contenido principal

Disculpa electoral

Confiado en que más vale tarde que nunca, le comunico respetuosamente al presidente de la mesa 128530 del distrito de La Perla, Callao, que por motivos de fuerza mayor, no pude asistir al proceso electoral del domingo 19 de noviembre.

Espero que el distinguido presidente sepa comprender mis razones y lamento si mi ausencia le generó algún problema o dificultad adicional en el cumplimiento de su patriótica función.

Ahora bien, es muy probable que el ciudadano presidente ni siquiera se diera cuenta de mi ausencia. Si ese es el caso, este escrito -como tantos otros que he redactado en mi vida- no tiene ningún sentido. Pero igual sigo dándole a las palabras.

En verdad es complicado imaginar lo que pensó el obligadamente entusiasta
presidente y sus dos secretarios. Ellos se pasaron todo el domingo viendo votar a decenas de compatriotas, haciéndoles firmar el padrón, evitando que algún descordinado derribe el pomito de tinta indeleble y, a partir de las cuatro de la tarde, contando una a una las papeletas.

La situación se agrava si uno tiene la mala suerte de encontrarse con un personero fogueado y chinchoso, entonces, hay que resolver sus quejas y reclamos -a veces hasta inverosímiles- en defensa de los sagrados intereses del partido y de su "adorado" candidato.

Lo más irónico del asunto es que en las últimas elecciones presidenciales, algunos de los perdedores le achacaron su derrota a los sacrificados miembros de mesa "que no sabían llenar las actas" o "tenían su corazoncito a favor del otro partido" y otros argumentos similares que, a mi modesto entender, sólo demostraban su incapacidad de aceptar la derrota con hidalguía.

Pero ese es otro tema. Hoy -aunque es tarde- escribía para excusarme por mi ausencia. Confieso que es la primera vez que no asisto a un proceso eleccionario. Siempre lo he hecho, un poco por miedo a la multa y otro poco porque, de una u otra manera, me gusta expresar mi opinión que, casi siempre, es viciada o blanca.

No quiero darle más vueltas al asunto y si alguno de los miembros de mi mesa de votación lee este post, en especial el presidente y sus secretarios, les digo que no asistí porque me encuentro fuera del país.

Eso sí, no piensen que estoy de vacaciones o travesía de placer; tampoco estoy cumpliendo una tortura o algo así, sencillamente estoy haciendo mi trabajo de periodista itinerante o vagabundo profesional -como me autocalifiqué en otro texto- pero no en tierras peruanas, como es mi costumbre, sino en el Ecuador.

Antes de iniciar esta aventura periodística, quise solicitar una dispensa ante las autoridades competentes, pero fue imposible. Sólo los ciudadanos enfermos tienen ese privilegio. Si la ausencia es por otro motivo, hay que pagar la multa calladito nomás.

De nada valen tus antecedentes como votante consecuente e infaltable. A pagar la multa señor, esa la única salida... y me pregunto ¿hasta cuándo la democracia peruana obligará a sus ciudadanos a votar?, ¿hasta cuándo nos tratarán como a niñitos malcriados a los que se les castiga si no hacen su tarea?

No digo esto porque al volver deba pagar una multa (¿el agente de migraciones me querrá cobrar por adelantado en la frontera?), tampoco lo hago por un afán abstencionista. Sólo creo que al ser la democracia un sistema que se basa en la libertad, resulta ilógico que los ciudadanos estén obligados a asistir a las urnas.

Acaso se construyen gobiernos sólidos o instituciones fuertes, cuando se vota por mandato imperativo de la ley, sin saber siquiera quienes son los candidatos o, lo que es peor, dejándose convencer por el ciudadano verborreico y partidarizado que nunca falta en la cola.

Más allá de mis argumentos, afirmo que si hubiera estado en La Perla el pasado domingo, habría ido a votar -en blanco- al colegio Keneddy y este post no existiría. Cosas de la democracia.

Comentarios

Job Rosales dijo…
Saludos Rolly...

Ya vez .. Sin tu voto no salió el "SHERIFF"...
¡Qué lastima!... NO sabes lo que te perdiste...
¡Vive la vida no dejes que la vida te viva!

Saludos amigo..

Job Rosales
Qué tal Job,
Parece que tienes una fijación con los apristas; pero más allá de eso, así hubiera estado en Perú, jamás habría votado por Benedicto Jiménez... como dice en la nota, voto en La Perla, Callao, no en Lima.
LILY FLORES RUBIO dijo…
Comparto tus ideas! Tampoco deseo ir a votar, pero esa es nuestra patria lamentablemente y hace años es que voy solo porque no puedo darme el lujo de pagar esa bendita multa :(
Qué tal Lily,

Ya somos dos los que pensamos igual. ¿Cuántos en realidad pensarán lo mismo en el país?.

Saludos,

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…