lunes, julio 09, 2007

¡Qué maravilla!

Por varios minutos me sentí como un necio. Escuchaba los gritos, veía los abrazos, los bailes, los ojos llorosos de decenas o centenares de compatriotas; entonces, pensé que había sido un testarudo al nadar contra la corriente, al ignorar los repetidos llamados a la peruanidad, al parapetarme tras “mis agudas reflexiones” para mantenerme a salvo del bombardeo mediático.

Sí, por varios minutos pensé que la alegría por la designación de Machu Picchu como una de las Nuevas 7 Maravillas del Mundo, no me correspondía, era de otros, de los hombres y mujeres que gritaban kausachun o formaban rondas bailarinas, trémulas, festivas en la plaza de Armas del Cusco, y hasta de aquella gringuita que zapateaba de lo lindo en Aguas Calientes, tan cerquita a la fantástica ciudadela inca.

El triunfo era de ellos. De todos los que promocionaron y votaron más de una vez por Machu Picchu; nunca de los otros, de los amargados, de los aguafiestas de siempre que, como yo, decían que eso de las 7 nuevas maravillas era sólo un engaña muchachos, un show, pura peliculina. El gran negocio tramado por el cineasta suizo Bernard Weber, el hábil promotor del concurso.

Total, pensaba antes de esos minutos inciertos, Machu Picchu y la gran mayoría de las candidatas eran –con o sin votos de respaldo- auténticas maravillas. Y, en el caso de la espléndida construcción incásica, nuestra responsabilidad fundamental como peruanos, no era la de sufragar por consigna, sino la de preocuparnos por su preservación
.

Pero confieso que sentí que mis argumentos se iban al tacho, cuando el alcalde de Aguas Calientes, agradecía a Taita Inti en plena noche europea, y el vice ministro de turismo, bien al terno y la corbata, saludaba emocionado a los presentadores de la ceremonia, realizada el sábado último en el estado de La Luz en Lisboa (Portugal), el feudo futbolero del Benfica.

La ceremonia continuó. Se leyeron los nombres de los monumentos que faltaban (Machu Picchu fue la cuarta en ser mencionada) pero apenas si les prestaba atención. En verdad, me sentía acongojado por mi aparente error de perspectiva, porque 100 millones de votos avalaban la elección, total, no dicen que la voz del pueblo es la voz de Dios.

Cómo pude pensar que sólo era un negocio, me recriminaba agriamente y ya estaba a punto de meterle un par de cabezazos a la pared –por bestia, tarado y hasta por traidor a la patria, caray- cuando Weber me hizo posponer mi decisión al anunciar su próximo proyecto: ¿trabajos de conservación en las flamantes maravillas?, ¿dinero para restauraciones?, ¿programas de turismo sostenible?...Nada de eso.

Al escucharlo se esfumó mi arrepentimiento. No estaba equivocado, al menos no del todo, porque el suizo, ni corto ni perezoso, aprovechó la ocasión, la audiencia, la atención de buena parte del mundo, para revelar su brillante y originalísima iniciativa: la elección de las siete maravillas naturales del mundo.

Dejé de sentirme un aguafiestas y uno de los amargados de siempre. Otra vez, al menos desde mi perspectiva, el concurso me mostraba su verdadero cariz: un magnífico negocio. Ahora, ya estamos advertidos, además de Miss Universo y Miss Mundo, tendremos, cada cierto tiempo, la elección de maravillas.

Dos años más de arremetida mediática y llamados a la peruanidad. ¿Por quién deberemos de votar ahora?, ¿por el Manu, por Pacaya Samira, por la cordillera Blanca o el cañón del Colca?; sí, el negocio continúa y cuando esté a punto de terminarse, al brillante señor Weber se le ocurrirá buscar otras joyas planetarias, no ocho ni seis, siempre siete. Un número cabalístico. Su número de la suerte.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Coincido contigo.
Este concurso ha sido un gran negocio, para el organizador claro está!, porque Machu Picchu no necesita de votos para saber que es una maravillosa creación inca.
Tampoco creo que necesite de una promoción o campaña marketera, cuando ahora su acceso está restringido a un determinado número de visitas.
En fin ha sido un buen pretexto para que el gobierno alimente el chauvinismo de los peruanos, y no se ocupe de los reales problemas que están afectando el turismo como por ejemplo el bloqueo de las carreteras.

Saludos
n.t.v.

Explorando Perú dijo...

Qué tal,
Comparto tu opinión. Sería bueno que esta elección sirva para que se piense seriamente en la conservación de Machu Picchu.

Lamentablemente, parece que no será así. Sólo se piensa en cuantos turistas más vendrán.

Saludos,

Saori dijo...

Si es muy cierto, ganara o no igual Machu Picchu es una maravilla, es mas aun no me explico como puede competir machu picchu con el Cristo de corcovado.

Explorando Perú dijo...

Hola Saori,

Es cierto lo que dices. He escuchado muchos comentarios parecidos acerca del Corcovado. Al final, fue elegida como una de las nuevas maravillas. Para no creerlo.

Saludos,

Anónimo dijo...

Y ahora q se viene master...

Explorando Perú dijo...

Lo que se viene es lo de siempre: seguir difundiendo los atractivos del Perú y, sobre todo, buscar su conservación.

Saludos,

Jorge dijo...

Comparto la perspectiva de la entrada. Por un lado, sentirse un poco culpable por pensar que algo es simplemente un negocio cuando otros festejan con el corazón. Y por el otro, perder rápidamente la emoción cuando se descubre que, a pesar que otros festejen con el corazón, aquí no había más que negocio. A las autoridades de Cusco, de todos modos, les vino bien la promoción, y ahora ya anunciaron un aumento en el corto plazo para entrar a Machu Picchu porque esperan "un aluvión de turistas"... Al final, los turistas pagarán más, o Machu Picchu será obligada a soportar la llegada de más turistas, con el consiguiente riesgo para su estructura. Más allá de los festejos nacionalistas, me pregunto qué cosas buenas dejará este emprendimiento de marketing...

Explorando Perú dijo...

Qué tal Jorge,

Es difícil saber en que terminará todo esto. Por lo pronto se habla de subir el precio de las entradas, habilitar más accesos, hacer que los turistas ingresen por turnos, la construcción de un teleférico, entre otros iniciativas.
De lo que no se habla, es de planes serios de conservación de la ciudadela ni de la posibilidad de difundir otros destinos, aprovechando el supuesto boom que generará la elección de Mapi como una de las 7 maravillas.
Ah, me olvidabe, me han comentado que se están armando grupos de trabajo, para proponer la candidatura de varias zonas naturales del Perú, al concurso de las 7 maravillas naturales del mundo.

Saludos,

Juan Arellano dijo...

Pues la consecuencia más inmediata creo que ha sido q MP se vuelva el sitio escogido para las protestas de diversos grupos, esas noticias de bloqueo de la linea del tren y otras similares tampoco es lo que se quiere, una cosa es enfrentar seriamente la sobre utilización de MP y otra espantar a los turistas.

Explorando Perú dijo...

Qué tal Juan,
Lamentablemente no es la primera vez que se bloquea la línea del tren a Machu Picchu.
El bloqueo de vías se está convirtiendo en un deporte nacional y eso no tiene nada que ver con la preservación y el cuidado del patrimonio histórico.

Saludos,

Anónimo dijo...

Lamentablemente esto de la elección de machupicchu como una delas 7 maravillas del mundo ha traido como consecuencia el alza en los servicios que aceden a la ciudadela, perjudicando sobre todo al turista nacional,por lo que se hace necesario la intervención de las autoridades, para regular estos precios.

Explorando Perú dijo...

¿Autoridades?... me suena esa palabra, lo único malo es que generalmente no dan pie en bola.

Saludos,