Ir al contenido principal

De nunca acabar...

Cuando parecía que la Triste historia de un plagio había llegado a su fin, la crónica La procesión del Señor de los Milagros: “Un fenómeno social y religioso de grandes proporciones”, ha vuelto a ser publicada en Punoinfo.com, sin cambiar los créditos, eliminar los párrafos copiados o hacer mención del autor y la fuente original.

La única novedad es que Magaly Ramos, directora de dicho medio y, a la sazón, una de las firmantes del artículo plagiado, explica o intenta explicar en unas cuantas líneas, lo sucedido con la crónica en mención. De esa manera, responde o cree responder, a la serie de mensajes que denuncian la descarada copia.

Lamentablemente, sus argumentos son tan simples y manidos, digamos primariosos, que ni el bondadosísimo Señor de los Milagros, le otorgaría su indulgencia.

La ¿periodista? Ramos, tal vez inspirada por aquella frase de que la cuerda siempre se rompe por el lado más débil, arguye que fue la señorita Carmen Solís Paredes (la supuesta coautora de la nota), quien "me hizo llegar al artículo a mi correo, sin imaginar que lo haya plageado" (sic).

Luego, en una lavada de manos que dejaría turulato al mismísimo Pilatos, afirma que ella colocó su crédito, porque le "hize (sic) algunas correcciones y está bajo mi responsabilidad".

Pero, la ¿directora? Ramos falta a la verdad, al menos en los párrafos que son de mi autoría y que su publicación mantiene en la web desde el 23 de octubre. Basta con comparar mi post Lima de Milagros con el texto en mención, para darse cuenta que no existen "algunas correcciones" en las partes "robadas", excepto la eliminación total de la palabra Lima. (la borró Ramos o Solís... esa es la cuestión).

Además, es poco creíble que la señora Ramos no haya sospechado que algo raro había en el artículo, sobre todo cuando en el subtitulo Una voz en la multitud, una morena espigada narra que el Señor de los Milagros, salvó a su esposo e hijos de morir en el mar de la "Herradura". Sí, la Herradura, la popularísima playa limeña.

Cualquier director o editor perspicaz, se hubiera sorprendido -aunque sea un poquito- ante ese testimonio, porque la procesión que describe la practicante Solís, tiene como escenario a las calles de Puno, donde las posibilidades de encontrar a una morena espigada que relate un milagro ocurrido en las costas del Pacífico, es bastante remota.

Pero la "avispada" directora de Punoinfo.com no sospechó nadita y, como el texto le pareció bien escrito, no cambió ni un punto ni una coma. ¡Vaya trabajo de corrección!. Sin duda terminó agotadísima y, después de ese descomunal esfuerzo de creatividad, era justo y necesario que su crédito apareciera en esa crónica tan "original", cuyo título, primer párrafo y el subtítulo anteriormente mencionado, son de mi autoría.

En la misiva colgada en su web, la directora del plagio -perdón, del medio puneño- manifiesta estar muy apenada y que "desde el momento que nos enteramos... la señorita (Solís) dejó de laborar en este medio". Finaliza su penoso alegato, pidiendo las "disculpas del caso y ahora más que nunca tengo mayor cuidado con las practicantes".

Lo realmente curioso es que a pesar de reconocer que el artículo no es de su autoría y que buena parte del mismo fue "cortado y pegado" por una de sus practicantes, los créditos de Magaly Ramos y de la defenestrada Carmen Solís, siguen apareciendo en la nota, al igual que los párrafos birlados.

No sería más digno y ético que de una buena vez -y para siempre- eliminaran el texto. O es que la directora cree que con su tímida explicación borra la falta. No sé porque, pero al leer su mensaje (perdido entre las demás misivas de los lectores) pensé en las famosas lágrimas de los cocodrilos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.