Ir al contenido principal

Clic... ¿de la semana?


No estoy en la iglesia ni nada parecido, pero hoy tengo que admitir que por mi culpa, mi gran culpa, mi grandísima culpa, Explorando Perú, en general, y el Clic de la Semana, en particular, han permanecido en estado de hibernación o de coma, en fin, casi casi agonizante.

Hoy, inspirado por un propósito de enmienda (juro por Diosito que no estoy saliendo de ningún oficio religioso) he decidido rescatar al emblemático clic, con esta imagen de la roja y blanca flameando en los techos de varias canoas en el río Madre de Dios.

Desde niño se nos inculca el respeto por la enseña patria. "Es la bandera del Perú, de blanco y rojo color, cual llamarada de amor", aprendí a cantar en la escuela. Lo hice tan bien que hasta ahora la recuerdo, como recuerdo además, la historia de Alfonso Ugarte quien, según mis maestros, prefirió lanzarse a la muerte, antes que dejarla caer en manos del ejército enemigo.

Nunca creí mucho en ese suceso. Verdad o mentira. Me da lo mismo. Lo único importante es que la bandera siga flameando orgullosa y libre en todo el país. Por eso no hay que bajar la cabeza ni tener temor. Lamentablemente, el presidente parece pensar lo contrario y, hace pocos días, expreso su miedo ante las represalías que Chile podría tomar, si "cometemos el pecado" de no venderle gas natural.

No hay duda, él si ha olvidado la canción escolar, la historia de Alfonso Ugarte y, para colmo, parece que no está dispuesto a quemar el último cartucho, como dicen que hizo Bolognesi; más bien da la impresión que el presidente quiere arriar la bandera. Eso sólo lo hacen los traidores. Dios nos coja confesados... caray, otra vez lo religioso.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Larga vida a la crónica periodística

Mientras algunos proclaman la extinción de la crónica, el autor de esta bitácora anuncia que el 14 de marzo iniciará un taller de cinco sesiones, para todos los interesados en mantener con vida a este género periodístico



Se equivocan quienes creen que la crónica periodística está condenada a muerte. Exageran los que afirman que los lectores ya no buscan buenas historias y se conforman con textos breves como el trino de un ave. Claudican aquellos que reemplazan los textos creativos y bien estructurados por frases cuyo único objetivo es acumular me gustan.

Ante ese aciago panorama que parece condenarnos a redactar mensajes sin pretensiones de trascendencia, de esos que se leen hoy y se olvidan mañana, es prioritario rebelarse y levantar los teclados, las libretas y los lapiceros, como medida de lucha, resistencia y defensa de la crónica, uno de los géneros más valiosos del periodismo, porque permite explorar el lenguaje y construir historias capaces de atrapar, conmover y sensibilizar a…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.