Ir al contenido principal

Así es el fútbol

Dicen que la pelotita no enseña nada y que sólo sirve para malograr el hígado. Eso no es tan cierto, viendo fútbol reforcé mis conocimientos de aritmética. Sumar y restar son operaciones frecuentes para los hinchas, sobre todo para nosotros, sufridos y eliminados futboleros peruanos que encontramos en la frialdad matemática, el refugio perfecto para nuestras ilusiones y esperanzas.

En cambio, a la lógica la odiamos con toda nuestras fuerzas. Incluso, con total desparpajo nos atrevemos a negar su existencia. Sin embargo, tarde o temprano, esta aparece, enorme e ineludible, para pulverizar nuestros delirios victoriosos, porque -aunque duela admitirlo o creerlo- casi siempre gana el mejor y nosotros nunca lo hemos sido y, quizás, nunca lo seremos.

Pero ese no es motivo para abandonar al equipo. Hay que sumar y restar. Goles a favor, goles en contra. Los puntos nuestros, los puntos de los otros. Y si ganamos mañana en Montevideo, llegamos a seis. Uruguay se queda en cinco. Lo pasamos, ya no estaremos penúltimos.

Y si Ecuador no le gana a Colombia en Quito, también lo superamos y Sudáfrica ya no estaría tan lejos, estaría a la vuelta de la esquina a pesar de Pizarro, Acasiete y Farfán y las festivas chicas del Gof los Incas, a pesar de los dirigentes que sólo piensan en viajar y del técnico que a veces parece no pensar.


Sí, a pesar de todo, incluyendo a nuestra propia razón que nos dice, reclama y hasta protesta, por la ingenuidad que se apodera de nosotros cuando la hora del partido se acerca. Vamos Perú, arengamos con optimismo y a sabiendas que nuestros jugadores están entre los peores del planeta y que nuestro técnico es una auténtica bestia, con el perdón de las bestias.

Y es que en el fútbol las esperanzas renacen siempre, se ponen a rodar y -en el caso nuestro- terminan muriendo cuando el balón ingresa a nuestro arco, cuando el árbitro marca el final sin cobrarnos un par de penales, cuando el tablero electrónico indica que otra vez perdimos o empatamos de local.

Cuando eso ocurre, alguien pronuncia el infaltable matemáticamente; entonces, renegamos, nos ponemos furiosos y hasta queremos golpear al mongazo que pronuncia palabra tan indignante; pero, después, al esfumarse la cólera, buscamos un fitxure, sacamos un lápiz y empezamos a sumar y restar. Así es el futbol, pues. No existe otra explicación.

Comentarios

ruth dijo…
el peru no gana a nadies
los futbolistas no ponen empeño hacen que dar mal a todos los peruanos .
solo son buenos para enborracharce y salir en la farandula mejor el peru no debe participar el las fifas por que dan pena y hasen que dar mal.
Mocho dijo…
jajaja, que buena!! matematicamente, tienes razón es bonita palabra. Muchas veces la razón para seguir pendiente del partido y del campeonato, y Perú va a clasificar a Sudáfrica!!! Ecuador y Perú en el mundial! (esque so ye ecuatoriano) un abrazo
Lamentablemente, después del 6 a 0 en Montevideo, lo único que podemos sumar los hinchas peruanos son los goles en contras. Ahora somos últimos en la eliminatoria, gracias a los dirigentes, el técnico y los jugadores.

Saludos a todos,
Juan dijo…
nuestro fútbol ayyyy!!!
solo nos queda ver la final de la copa Libertadores dentro de poco y disfrutar algo de este deporte que nos atormenta, porque no nos juntamos todos la fecha de la final en algún lugar, de paso nos sirve para reencontrarnos en mancha.
saludos
juan

Entradas más populares de este blog

Larga vida a la crónica periodística

Mientras algunos proclaman la extinción de la crónica, el autor de esta bitácora anuncia que el 14 de marzo iniciará un taller de cinco sesiones, para todos los interesados en mantener con vida a este género periodístico



Se equivocan quienes creen que la crónica periodística está condenada a muerte. Exageran los que afirman que los lectores ya no buscan buenas historias y se conforman con textos breves como el trino de un ave. Claudican aquellos que reemplazan los textos creativos y bien estructurados por frases cuyo único objetivo es acumular me gustan.

Ante ese aciago panorama que parece condenarnos a redactar mensajes sin pretensiones de trascendencia, de esos que se leen hoy y se olvidan mañana, es prioritario rebelarse y levantar los teclados, las libretas y los lapiceros, como medida de lucha, resistencia y defensa de la crónica, uno de los géneros más valiosos del periodismo, porque permite explorar el lenguaje y construir historias capaces de atrapar, conmover y sensibilizar a…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.