Ir al contenido principal

Así es el fútbol

Dicen que la pelotita no enseña nada y que sólo sirve para malograr el hígado. Eso no es tan cierto, viendo fútbol reforcé mis conocimientos de aritmética. Sumar y restar son operaciones frecuentes para los hinchas, sobre todo para nosotros, sufridos y eliminados futboleros peruanos que encontramos en la frialdad matemática, el refugio perfecto para nuestras ilusiones y esperanzas.

En cambio, a la lógica la odiamos con toda nuestras fuerzas. Incluso, con total desparpajo nos atrevemos a negar su existencia. Sin embargo, tarde o temprano, esta aparece, enorme e ineludible, para pulverizar nuestros delirios victoriosos, porque -aunque duela admitirlo o creerlo- casi siempre gana el mejor y nosotros nunca lo hemos sido y, quizás, nunca lo seremos.

Pero ese no es motivo para abandonar al equipo. Hay que sumar y restar. Goles a favor, goles en contra. Los puntos nuestros, los puntos de los otros. Y si ganamos mañana en Montevideo, llegamos a seis. Uruguay se queda en cinco. Lo pasamos, ya no estaremos penúltimos.

Y si Ecuador no le gana a Colombia en Quito, también lo superamos y Sudáfrica ya no estaría tan lejos, estaría a la vuelta de la esquina a pesar de Pizarro, Acasiete y Farfán y las festivas chicas del Gof los Incas, a pesar de los dirigentes que sólo piensan en viajar y del técnico que a veces parece no pensar.


Sí, a pesar de todo, incluyendo a nuestra propia razón que nos dice, reclama y hasta protesta, por la ingenuidad que se apodera de nosotros cuando la hora del partido se acerca. Vamos Perú, arengamos con optimismo y a sabiendas que nuestros jugadores están entre los peores del planeta y que nuestro técnico es una auténtica bestia, con el perdón de las bestias.

Y es que en el fútbol las esperanzas renacen siempre, se ponen a rodar y -en el caso nuestro- terminan muriendo cuando el balón ingresa a nuestro arco, cuando el árbitro marca el final sin cobrarnos un par de penales, cuando el tablero electrónico indica que otra vez perdimos o empatamos de local.

Cuando eso ocurre, alguien pronuncia el infaltable matemáticamente; entonces, renegamos, nos ponemos furiosos y hasta queremos golpear al mongazo que pronuncia palabra tan indignante; pero, después, al esfumarse la cólera, buscamos un fitxure, sacamos un lápiz y empezamos a sumar y restar. Así es el futbol, pues. No existe otra explicación.

Comentarios

ruth dijo…
el peru no gana a nadies
los futbolistas no ponen empeño hacen que dar mal a todos los peruanos .
solo son buenos para enborracharce y salir en la farandula mejor el peru no debe participar el las fifas por que dan pena y hasen que dar mal.
Mocho dijo…
jajaja, que buena!! matematicamente, tienes razón es bonita palabra. Muchas veces la razón para seguir pendiente del partido y del campeonato, y Perú va a clasificar a Sudáfrica!!! Ecuador y Perú en el mundial! (esque so ye ecuatoriano) un abrazo
Lamentablemente, después del 6 a 0 en Montevideo, lo único que podemos sumar los hinchas peruanos son los goles en contras. Ahora somos últimos en la eliminatoria, gracias a los dirigentes, el técnico y los jugadores.

Saludos a todos,
Juan dijo…
nuestro fútbol ayyyy!!!
solo nos queda ver la final de la copa Libertadores dentro de poco y disfrutar algo de este deporte que nos atormenta, porque no nos juntamos todos la fecha de la final en algún lugar, de paso nos sirve para reencontrarnos en mancha.
saludos
juan

Entradas más populares de este blog

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Conozca Pacaipampa

“Un lugar que no aparece en el mapa ni en la carta nacional”, esa fue una de las frases que escribí en noviembre del 2005, al volver de la laguna el Páramo, en el distrito de Pacaipampa (Ayabaca, Piura).

Lo más probable es que la laguna sigue estando ausente en los mapas y en la carta nacional. Pero, a diferencia del 2005, el nombre de Pacaipampa se publica ahora con frecuencia en la prensa, aunque la mayoría de quienes lo mencionan ni siquiera saben muy bien donde se encuentra y jamás han hablado con uno de sus pobladores.

Quizás, si hubieran visitado la zona o compartido con su gente, su opinión respecto a los campesinos y comuneros de la sierra piurana, sería totalmente distinta.

Sin duda, lo pensarían mil veces antes de escribir o decir con tanta ligereza, que ellos son violentos, intransigentes, opositores del progreso y fácilmente manipulables.

Es curioso, pero antes de que surgiera un movimiento ambientalista contrario a la ejecución del proyecto minero Río Blanco, se sabía muy po…