Ir al contenido principal

Orquídeas de fiesta


Estimados lectores de Explorando Perú, durante varios días -por no decir semanas- esta bitácora pundonorosamente viajera ha permanecido sin novedad en el frente. No por falta de travesías que contar, tampoco por un ataque de desidia por parte del autor de estas líneas, menos por unas ¿merecidas? vacaciones, sin cámara al ristre ni libreta de apuntes en el bolsillo.

Quizás alguno de los amables visitantes de este enrevesado blog, se habrán preocupado sinceramente por mi ausencia. De la misma manera, es bastante probable que otros cibernautas habituales, hayan creído que al fin conseguí un trabajo de verdad o que en algún recodo de la selva, ese jaguar -al que tanto quiero ver- me llevó al fin a mejor vida.

Dudo mucho que alguien haya pensado que fui secuestrado por una banda de insaciables y seductoras amazonas. Posibilidad que no me desagraría en absoluto pero que, lamentablemente, no tiene ninguna relación con mi imperdonable ausencia.

La verdad es que partí intempestivamente a Moyobamba, la capital de la región San Martín, en compañía de Felipe Varela, El Chasqui, quien decidió dejar por unos días las alturas cordilleranas y su ambicioso peregrinaje por el Qhapaq Ñan, para darse una vueltecita de 30 días -un poco más un poco menos- por las trochas del nororiente del país.

Antes de pisar la llamada "Ciudad de los Orquídeas", tuve que soportar más de 24 horas en un bus que cruzó más o menos medio Perú... bueno, sí, lo sé, estoy exagerando un poco, pero el vehículo en mención dio más vuelta que un yoyó, pasando por provincias limeñas, ancashinas, liberteñas, lambayequenas, cajamarquinas y amazonenses. Cansa leerlo. Cansa viajarlo.

En Moybamba me enteré que el 30 de octubre al 02 de noviembre se celebrará el XIII Festival Internacional de la Orquídea. Es curioso pero recién empezaba a recorrer la ciudad y ya me estaban diciendo de que vuelva para el evento. "Es lindo y colorido y hay exposiciones y ferias", me dicen con tanto entusiasmo que dan ganas de retornar sin haberse ido.

Hasta ese momento el viaje resultaba de lo más tranquilo. Quise escribir un post pero una inesperada interrupción del servicio de Internet frustó mis planes. En los días siguientes, mis intenciones se fueron al tacho por la ausencia de computadoras, porque mis pasos me llevaron por un rosario de pueblos remotos, alejados, de otro tiempo.

Y los días pasaron y el recorrido por Selva Alegre, Galilea, El Dorado y Nueva Omia (los dos últimos en la región Amazonas) se fue alargando más de lo previsto. Otra vez mis rebeldes ampollas estropearon mi camino.

Recién ayer regresé a Lima, después de tres días de convalecencia, ocho horas sobre el lomo de una mula y el interminable andar del bus yoyó.

Ahora que ya saben las razones de mi ausencia. Ahora que ven las primeras imágenes que capté en mi aventura, permítanme contarles que mañana vuelvo a la ruta. Esta vez iré a Espinar, en el Cusco, donde permanecerá por más de una semana.

Ojalá que mi camino esté libre de ampollas.

Comentarios

Paos dijo…
Pues que bueno que hayas vuelto sano a salvo...más salvo que sano supongo. Que tengas lindo viaje en Cusco...mi viaje soñado. ;) Cuidate mucho y cuéntanos tus trevesias. Saludos
Què tal Paos,
Creo que no estoy en tu Cusco soñado. No me encuentro en la ciudad del Cusco sino en Yauli, la capital de la provincia de Espinar.

Saludos cordiales,
r.v.ch.
Paos dijo…
De todas maneras, estés donde estés que vaya super bien.
CocaQuinto dijo…
que bien que estes ahi en la tierra de los que uno desearia ser. espero que sigas con tus escritos de tus viajes y saludos a la gente del cusco de manera particular a los kanchis sicuani ya que de es pueblo fueron al valle de sondondo gente bien BUena hacer patria en Cabana y Andamarca, como son los conocidos don TIMO TITO TACO Y DON JULIA PUNO,ellos 2 conocidos de beuna conducta por la ruta del valle Sondondo, y otros como en puquio, chipao. aucara y mayobamaba,.,.,. por ello hasta dicen que a Cabana sur descubrio don Timo Taco,.,.,, sera por algo.
Bueno felicidades por esa ruta ya hasta pronto CAMINANTE!!!!!!!!
Asì es Paos me està yendo sùper bien.

Y, de otro lado, no te preocupes Cocaquinto que harè llegar tus saludos a los hermanos espinarenses.

Saludos desde Espinar,
r.v.ch.

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…