Ir al contenido principal

Mazamorra y cordero



La gastronomía no es el fuerte de Explorando. Aquí se ha escrito muy poco sobre los sabores y aromas, la sazón y el buen gusto de la cocina peruana.

Y no es que seamos anoréxicos o amantes de la frugalidad; por el contrario, nos encantan los platos bien servidos y somos partidarios fervorosos de la repetición, de la necesidad acuciante e imperiosa de sacar el concolón de la olla, y, claro, como no, del calentadito suculento a la hora del desayuno.

Pero una cosa es comer con deleite o, en algunos casos, con voracidad; y otra, escribir sobre comida. Lo primero me encanta, lo segundo no me apetece demasiado.

Admito con absoluta sinceridad, que prefiero "darle curso" a una buena entrada, que redactar una entrada (o post), sobre las sabrosuras que se preparan en todas las regiones del país, como la mazamorra de lacayote y el cordero a la piedra con su papita sancochada, que compartimos con los pobladores de Otora en el distrito de Torata (provincia de Mariscal Nieto, Moquegua).

No entraré en detalles sobre dicha comilona. No pretendo analizar las raíces o esencia de dichos potajes y menos darle la receta o algún secretito para cocinar el cordero o poner a punto la mazamorra.

Tampoco escribiré que estuvo riquísimo o delicioso, emulando a los reporteros de la TV y los chef mediáticos que nos atiborran con consejos culinarios. Ese no es mi estilo, aunque para ser sinceros no creo tener un estilo, al menos en lo relacionado a notas gastronómicas.

Lo único que quiero decir ahora, es que ese almuerzo campestre fue inolvidable, no sólo por el tierno sabor de la carne (sazonada únicamente con sal) y la dulzura de la mazamorra, sino, especialmente, por la amistosa presencia de la gente de Otora.

Ellos, con sus palabras y sus gestos, con sus silencios y sonrisas, con su generosidad y actitud dispendiosa, lograron que aquella tarde alimentara mi alma y espirítu. Mis ganas de seguir viajando por el Perú.

Comentarios

Luis Yupanqui dijo…
Hola Rolly, tengo bien fotografiado Moquegua pero no habia llegado a Otora. El cordero es lo maximo, recuerdo que cuando era adolescente y viajaba a Concepcion, Junin, primero llegaba al mercado a tomar "mi calderon de cabeza" y luego llegaba a casa de la abuela.

El lechon de cordero de Espinar, Cusco fue de lo mejor que he comido en mi vida.

Supongo que bajaste la grasita con sus buenos piscos?
Qué tal Luis,
En verdad no hubo pisquito en esta ocasión. Más bien este viaje fue puro macerado de damasco.

Saludos,

r.v.ch.

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.