Ir al contenido principal

Una historia de fantasmas, sin fantasmas


Hace algunos días me preguntaron si en mis viajes había tenido encuentros paranormales. Con un poco de tristeza –porque siempre es bueno tener una historia alucinante que contar- confesé que jamás he vivido una experiencia con fantasmas, aparecidos, cucos, condenados o cabezas voladoras. Tampoco con esa banda de pishtacos saca grasas de la que habló cierta autoridad policial.

Nada de nada, admití ante la desazón de quienes me escuchaban. Ellos tuvieron con conformarse con una que otra anécdota relacionadas con el tema y que no eran demasiado terroríficas e impactantes. Pero no era mi culpa. Las almas en pena se rehúsan a asustarme y ni siquiera se animan a darme una ‘jaladita de pata’. Y no precisamente por la razón que varios de ustedes podrían estar pensando.

Lo más extraño –y esta es una reflexión que fungió como respuesta- es que he estado en lugares en los que, según varias voces, han ocurrido sucesos inexplicables, de esos que te ponen la piel de gallina y los pelos de punta, aunque esto último sería prácticamente imposible en mi caso. Los que me conocen o hayan visto una fotografía de mi rostro, sabrá entender el porqué.

Volviendo al tema, en una de esas ocasiones recibí pautas y consejos sobre la manera en la que debería de actuar, si mi sueño era interrumpido por algún aparecido. El procedimiento era bastante sencillo o al menos parecía serlo. Lo único que tenía que hacer era mantener los ojos cerrados y decir todas las groserías, lisuras, sapos y culebras que fueran parte de mi vocabulario.  

Fue un profesor de escuela el que me dictó esas recomendaciones. Creo que también me dijo que no era mala idea, poner una tijera o cuchara debajo del colchón, aunque esto podría ser una jugarreta de mi memoria. Lo que si recuerdo con claridad es que el docente sazonó su prédica con varios “ajos y cebollas”, como para que no quedara ninguna duda.

En aquella clase inesperada en uno de los cuartos del hotel Municipal de L…, en la sierra de Lima, se hablaría de una maestra que se marchó del pueblo muerta de miedo, por las situaciones paranormales que casi todas las noches acontecían en su cuarto. La pobre jamás pudo derrotar o espantar a los fantasmas, supongo que por una carencia alarmante de “verbo florido”.

Después de todo lo escuchado, estaba seguro que al fin me enfrentaría a un espectro. Así que antes de dormir, preparé y ordené mentalmente un variado y procaz repertorio, que incluía harta jerga para despistar más a mi posible contrincante. De esa manera le quedaría claro que que no se enfrentaba a un palomilla de ventana sino a un viajero que tenía calle y esquina.

Pero esa noche no pasó nada. Bueno, nunca ha pasado nada. Quizás en mi próxima travesía. Uno nunca sabe. Ojalá nomás que recuerde mi arsenal de palabrotas, con sus ajos y cebollas, con sus sapos y culebras. Eso demostraría que no fue en vano la lección recibida en el cuarto del hotel Municipal de L…, en la serranía de Lima. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Larga vida a la crónica periodística

Mientras algunos proclaman la extinción de la crónica, el autor de esta bitácora anuncia que el 14 de marzo iniciará un taller de cinco sesiones, para todos los interesados en mantener con vida a este género periodístico



Se equivocan quienes creen que la crónica periodística está condenada a muerte. Exageran los que afirman que los lectores ya no buscan buenas historias y se conforman con textos breves como el trino de un ave. Claudican aquellos que reemplazan los textos creativos y bien estructurados por frases cuyo único objetivo es acumular me gustan.

Ante ese aciago panorama que parece condenarnos a redactar mensajes sin pretensiones de trascendencia, de esos que se leen hoy y se olvidan mañana, es prioritario rebelarse y levantar los teclados, las libretas y los lapiceros, como medida de lucha, resistencia y defensa de la crónica, uno de los géneros más valiosos del periodismo, porque permite explorar el lenguaje y construir historias capaces de atrapar, conmover y sensibilizar a…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.