Ir al contenido principal

El cronista mochilero

Hace ya varios años, cuando daba mis primeros pasos en el periodismo de viajes, una editora me pidió que le enviara algunas crónicas para conocer mi trabajo. Hasta ahí todo bien, nada fuera de lo normal. Es lo que suele hacerse en estos casos.

Lo extraño ocurriría al recibir su atenta respuestas. Palabras más, palabras menos, ella decía que mis textos eran buenos, pero adolecían de un problema: estaban escritos como para 'mochileros', algo que no encajaba con el perfil de su publicación.

Más allá de los gruñidos y la decepción momentánea, me di cuenta que lo de 'escribir para mochilero' significaba que mis textos rebasaban la descripción parametrada de un itinerario turístico. Estos, además y para colmo de males, omitían referencias a hoteles cinco estrellas y restaurantes de muchos tenedores, esos que, como se está demostrando ahora, se apropian hasta de las propinas de los mozos.

Desde entonces, la visión VIP de varios editores (o digamos su ceguera) ha sido una barrera para mis 'textos mochileros', porque aunque el tiempo ha pasado y he publicado en varios medios, todavía me cruzo con uno u otro colega que está convencido o lo han convencido de que las crónicas de viaje deben ser  
aburridas y predecibles como los folletos turísticos, asépticas como las guías de viaje y amigables con la industria como los publireportajes.

Textos sin brillo ni lucidez. Crónicas paporreteras que no salen del facilismo de lo hermoso y lo bello y del planteamiento primarioso del 'mira, estoy aquí y me divierto'. En esos relatos uno se convierte en un simple difusor del que bonito, del me gusta todo, del que rica está la comida. Un viajero de lo superficial, de lo conocido; un andariego que no siente ni transmite emociones porque le han hecho creer que eso no es periodístico. El otro camino -el gris, el apático, el carente de creatividad- es el correcto, le espetan. 


Cuando se intenta recorrer otros caminos creativos, te dicen que escribes para o como 'mochilero' o que tienes pretensiones de literato. Puro cuento, harta paja, pocos datos, todo lo contrario a esas crónicas anodinas encorsetadas en lo convencional y que jamás se liberan de los itinerarios establecidos ni de las aventuras dosificadas en las que hasta el polvo del camino parece estar controlado, ser parte del programa establecido. 

Eso no me convence. Prefiero lo otro. Lo sé desde el primer viaje que convertí en una crónica. Y es que no soy un agente turístico, tampoco un guía o empresario hotelero. No, yo no vendo rutas, las exploro, las siento, las vivo. Y eso es lo que transmito o intento transmitir en mis textos que no son solo para mochileros, como alguna vez me dijo una editora. Son para todos aquellos que desean aventurarse en los párrafos de una buena historia. 





Comentarios

Entradas más populares de este blog

Larga vida a la crónica periodística

Mientras algunos proclaman la extinción de la crónica, el autor de esta bitácora anuncia que el 14 de marzo iniciará un taller de cinco sesiones, para todos los interesados en mantener con vida a este género periodístico



Se equivocan quienes creen que la crónica periodística está condenada a muerte. Exageran los que afirman que los lectores ya no buscan buenas historias y se conforman con textos breves como el trino de un ave. Claudican aquellos que reemplazan los textos creativos y bien estructurados por frases cuyo único objetivo es acumular me gustan.

Ante ese aciago panorama que parece condenarnos a redactar mensajes sin pretensiones de trascendencia, de esos que se leen hoy y se olvidan mañana, es prioritario rebelarse y levantar los teclados, las libretas y los lapiceros, como medida de lucha, resistencia y defensa de la crónica, uno de los géneros más valiosos del periodismo, porque permite explorar el lenguaje y construir historias capaces de atrapar, conmover y sensibilizar a…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Conozca Pacaipampa

“Un lugar que no aparece en el mapa ni en la carta nacional”, esa fue una de las frases que escribí en noviembre del 2005, al volver de la laguna el Páramo, en el distrito de Pacaipampa (Ayabaca, Piura).

Lo más probable es que la laguna sigue estando ausente en los mapas y en la carta nacional. Pero, a diferencia del 2005, el nombre de Pacaipampa se publica ahora con frecuencia en la prensa, aunque la mayoría de quienes lo mencionan ni siquiera saben muy bien donde se encuentra y jamás han hablado con uno de sus pobladores.

Quizás, si hubieran visitado la zona o compartido con su gente, su opinión respecto a los campesinos y comuneros de la sierra piurana, sería totalmente distinta.

Sin duda, lo pensarían mil veces antes de escribir o decir con tanta ligereza, que ellos son violentos, intransigentes, opositores del progreso y fácilmente manipulables.

Es curioso, pero antes de que surgiera un movimiento ambientalista contrario a la ejecución del proyecto minero Río Blanco, se sabía muy po…