Ir al contenido principal

Clic de la Semana


Llegó el verano y las miradas se dirigen al mar y sus playas primorosas, al mar y sus caletas de encanto que embellecen todos los rincones de la costa peruana, desde el caluroso Tumbes (en la frontera con Ecuador) hasta la patriótica Tacna (al ladito de Chile).

Sol y mar, arena fina, correr olas, mirar chicas en bikini (bueno, ya, no sé molesten, estimadas lectoras, también muchachotes fornidos), una cervecita helada, un cevichito de pescado, mixto o de conchas negras, el infaltable fulbito playero, noches de campamentos y romances, son algunas de las diversiones veraniegas que hacen olvidar la grisura del invierno.

Prepare el protector solar y busque la frescura costeña. En esta ocasión Explorando Perú le recomienda un chapuzón inolvidable en la caleta El Ñuro, en el distrito de Los Órganos (provincia de Talara, Piura), un espacio mágico, de gente amable y aguas tibiecitas. No se arrepentirá.

*Pinche aquí y sumérjase en una crónica playera

Comentarios

Iñche Claudio dijo…
te cuento que cuado visite perú, mi idea era pasar por la costa peruana y lo hicimos en tacna, pero conocimos un tacneño muy simpatico y amigable que nos recomendo la sierra y esto nos llevo hasta cuzco..bueno espero poder visitar la costa peruana en alguna otra oportunidad
saludos cordiales
Hay muchas posibilidades para pasarla bien en Perú. Su variada geografía, la cordialidad de su gente, su riqueza histórica, aseguran interesantes periplos en la costa, el ande o la amazonia.
Yessenia Sosa dijo…
Hola, felices fiestas para ti, y felicidades porque difundes nuestro lindo territorio nacional.

Abrazos,Yessenia
Qué tal Yessenia,
Espero que siempre te des una "vueltita" por Explorando Perú, así compartes con nosotros la aventura de descubrir el antiguo país de los incas.

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.