Ir al contenido principal

De excursiones frustradas y rodillas adoloridas

La suerte se torció a última hora y lo que era un viaje seguro se convirtió en travesía postergada hasta nuevo aviso, quizás dentro de un par de semanas, tal vez el día de San Blando que no tiene fecha ni cuando, como dice mi padre, quien también repite hasta el cansancio que no hay peor gestión que la que no se hace y que no se deben dejar las cosas para la última hora.

Mi padre culminaba sus filosóficas sentencias con un tajante “no sigan mi ejemplo” o algo parecido, en referencia a su hábito de dejar todo para el instante final. Lamentablemente no le he hecho caso -lo siento padrecito- porque en ese aspecto soy como tú, es decir, todo o casi todo lo hago a la última hora, al borde del cierre como se dice en las redacciones. Quién sabe si por eso me volví periodista.

Pero Explorando no tiene hora de cierre ni fecha de publicación. Así que no hay ningún motivo para apurarme con esta nota, más aún cuando ni siquiera debería estar aquí; sin embargo, aquí me tienen frente a la pantalla, golpeteando las teclas y dejando que las palabras salgan tal como vienen de mi mente, ofuscada y enjundiosa, también triste, porque hoy -¿ya se los dije?- no debería estar aquí.

Y es que si la suerte no se torcía a última hora -¿ya se los dije?- en este instante debería andar en Pisco (Ica) y Huaytará (Huancavelica) y en vez de decirle ¡¡¡No!!!.... por enésima vez a las vocecitas telefónicas que quieren venderme seguros de vida, teléfonos inalámbricos y servicios de acceso a Internet, estaría recorriendo las curvas y pendientes de la carretera de Los Libertadores.

Sí, debería estar en Tambo Colorado, un inédito complejo inca hecho de adobe, no de enormes bloques de piedra. Enclavado en una de las rutas milenarias que unían el Pacífico con los Andes, el complejo –que he tenido la suerte de visitar anteriormente- es casi ignorado por los viajeros, como si estuviera condenado a la indiferencia u opacado por el fulgor arquitectónico de Machu Picchu o Saqsaywaman.

Ni en Tambo Colorado ni en Huaytará, con su iglesia colonial erigida sobre muros incásicos. Otra vez en Lima y, para colmo de males, con un intenso dolor de rodilla, como si viniera de una larguísima y agotadora travesía. Qué se le hace, a veces los caminos se tuercen y te conducen a lugares que no esperabas. Sí, incluyendo la silla que está frente a mi computador.

Comentarios

Anónimo dijo…
A veces las cosas suceden por algo master, lo siento.
Pero, sabes sirvio para ese descanso de rodilla en tu caso y muslo en el mio, ahi nos vemos en el camino viajero.
Rody
¿Rodilla, muslo...? Qué es todo esto, Rolly, me suena más a una blog-hospital...
Pero a este frustrado viaje debo agregar un adagio muy familiar: "Las cosas suceden por algo"...
Y en el último click, sencillamente, publicas una fotografía sensacional.

Saludos
No hay problema Rody. Asì son las cosas,lo bueno es que siempre se puede retonar.
Hola Sandro,
A veces en los caminos surgen dolencias. Pero son gajes del oficio.

Saludos,

Entradas más populares de este blog

Larga vida a la crónica periodística

Mientras algunos proclaman la extinción de la crónica, el autor de esta bitácora anuncia que el 14 de marzo iniciará un taller de cinco sesiones, para todos los interesados en mantener con vida a este género periodístico



Se equivocan quienes creen que la crónica periodística está condenada a muerte. Exageran los que afirman que los lectores ya no buscan buenas historias y se conforman con textos breves como el trino de un ave. Claudican aquellos que reemplazan los textos creativos y bien estructurados por frases cuyo único objetivo es acumular me gustan.

Ante ese aciago panorama que parece condenarnos a redactar mensajes sin pretensiones de trascendencia, de esos que se leen hoy y se olvidan mañana, es prioritario rebelarse y levantar los teclados, las libretas y los lapiceros, como medida de lucha, resistencia y defensa de la crónica, uno de los géneros más valiosos del periodismo, porque permite explorar el lenguaje y construir historias capaces de atrapar, conmover y sensibilizar a…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.