Ir al contenido principal

Clic de la Semana


De manera sorprendente, los gobiernos de Perú y Bolivia han sido conminados a dictar medidas que prohíban la práctica de masticar (chacchar o picchar) hojas de coca y el uso de la planta en la fabricación de productos destinados a consumo masivo.

Este pedido, exhortación, exigencia o capricho, es realizado por la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), una dependencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que parece desconocer la importancia de la coca -la hoja, no la cocaína por si acaso- en las comunidades andinas.

En Explorando rechazamos el pronunicamiento de la JIFE, por ser invasiva y emanar un desagradable tufillo neocolonialista. El chacchado -por si aquellos iluminados no lo saben- es una costumbre muy arraigada en Perú y Bolivia y cualquier intento por proscribirla -además de inviable- generaría serios conflictos sociales.

Presumo que los miembros de la JIFE nunca han compartido un puñado de hojitas de coca con un campesino. Nunca han sentido su revitalizadora energía. Nunca hicieron un pago con ella a la bendita pachamama o a los apus sagrados.

¿Será por eso que no entienden? ¿Será por eso que confunden lo tradicional con lo delictivo y a la coca con la cocaína?

Imagino, también, que ni siquiera han espantado al soroche y al frío con un matecito filtrante e industrializado, tampoco han probado un caramelo o brindado con un macerado o un coca sour... No, perdón, qué barbaridad. Ellos no van más allá de la Coca Cola que, por no ser andina, está libre de toda sospecha.

Comentarios

Anónimo dijo…
Hola
Yo también estoy de acuerdo contigo. Solamente personas acostumbradas a este mundo "light" no aceptan costumbres ancestrales que nos permiten ser más humanos.
La tolerancia es básica para una convivencia armoniosa. Por esa razón, es necesario respetar las costumbres ancestrales.

Saludos,

Entradas más populares de este blog

Larga vida a la crónica periodística

Mientras algunos proclaman la extinción de la crónica, el autor de esta bitácora anuncia que el 14 de marzo iniciará un taller de cinco sesiones, para todos los interesados en mantener con vida a este género periodístico



Se equivocan quienes creen que la crónica periodística está condenada a muerte. Exageran los que afirman que los lectores ya no buscan buenas historias y se conforman con textos breves como el trino de un ave. Claudican aquellos que reemplazan los textos creativos y bien estructurados por frases cuyo único objetivo es acumular me gustan.

Ante ese aciago panorama que parece condenarnos a redactar mensajes sin pretensiones de trascendencia, de esos que se leen hoy y se olvidan mañana, es prioritario rebelarse y levantar los teclados, las libretas y los lapiceros, como medida de lucha, resistencia y defensa de la crónica, uno de los géneros más valiosos del periodismo, porque permite explorar el lenguaje y construir historias capaces de atrapar, conmover y sensibilizar a…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Conozca Pacaipampa

“Un lugar que no aparece en el mapa ni en la carta nacional”, esa fue una de las frases que escribí en noviembre del 2005, al volver de la laguna el Páramo, en el distrito de Pacaipampa (Ayabaca, Piura).

Lo más probable es que la laguna sigue estando ausente en los mapas y en la carta nacional. Pero, a diferencia del 2005, el nombre de Pacaipampa se publica ahora con frecuencia en la prensa, aunque la mayoría de quienes lo mencionan ni siquiera saben muy bien donde se encuentra y jamás han hablado con uno de sus pobladores.

Quizás, si hubieran visitado la zona o compartido con su gente, su opinión respecto a los campesinos y comuneros de la sierra piurana, sería totalmente distinta.

Sin duda, lo pensarían mil veces antes de escribir o decir con tanta ligereza, que ellos son violentos, intransigentes, opositores del progreso y fácilmente manipulables.

Es curioso, pero antes de que surgiera un movimiento ambientalista contrario a la ejecución del proyecto minero Río Blanco, se sabía muy po…