Ir al contenido principal

El faenón norteño de Explorando

Sin “aceitar” a nadie hice un auténtico “faenón" en el norte, en la Huaca Rajada, donde hay un museo nuevo, un museo que se inaugurará mañana; aunque este pechito viajero, lo visitó antes que muchos, antes que casi todos.

Y no crean que entré subrepticiamente, amparado por sombras cómplices y andando de puntillas. No, nada que ver, entré por la puerta grande y observé con paciencia y deleite, cada una de las vitrinas que muestran los ornamentos, las joyas y hasta la osamenta del Sacerdote Guerrero, el cuarto personaje en importancia de la civilización Moche.

Eso me explicaría después, el arqueólogo Luis Chero, quien labora en la Huaca Rajada desde el célebre hallazgo de la tumba Señor de Sipán en 1987, quien está seguro que en este rincón lambayecano, queda tanto por descubrir que ocho generaciones de investigadores tendrán el trabajo asegurado.

Y no lo dice en broma. Queda mucho por investigar, mucho por hallar en las pirámides de adobe de los antiguos norteño. Eso quedó demostrado claramente en el 2007, cuando en la Tumba Catorce, se encontró al Sacerdote Guerrero, personaje importante, principal, que aparece siempre en la iconografía moche.

El Museo de Sitio –con un área de mil metros cuadrados- es, por ahora, la última morada del Sacerdote Guerrero. Cuando la recorrimos, varios obreros se encargaban de darle los toques finales a las paredes pintadas de rojo. Dejaban todo listo para la inauguración de mañana.

Pero el museo no es lo único que se inaugurará mañana. A pocos metros de allí, se ha levantado un centro artesanal, donde las diversas asociaciones de artesanos de los poblados adyacentes, ofrecerán sus productos a los turistas que visiten el complejo arqueológico.

Allí también ingresé. Allí también hice un “faenón”, conversando, enterándome, riéndome con las señoras que bordaban, con la mujer que me servía un vasito de algarrobina, con la señora que repujaba el cuero y, claro, escuchando esas voces esperanzadas que me decían que todo saldría bien, que ganarían un alguito más para parar la olla y darle una mejor educación a sus hijos.

El dictado de los tallares de capacitación, la construcción del centro artesanal y del museo de Sitio, además de la excavación de la Tumba Catorce, son algunas de las obras ejecutadas por Prodesipan, un proyecto de desarrollo impulsado por Cáritas del Perú, con el financiamiento del Fondo Ítalo Peruano.

Mañana será un gran día en Sipán. Habrá una ceremonia, abrazos, sonrisas llenas de orgullo; y si bien no estaré allá, me basta recordar lo que viví la semana pasada, para saber que será una linda fiesta, una celebración para todos los herederos del magnífico Señor de los moches.

*Si quiere leer más sobre el Museo, ingresé al suplemento Variedades del diario oficial El Peruano

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Larga vida a la crónica periodística

Mientras algunos proclaman la extinción de la crónica, el autor de esta bitácora anuncia que el 14 de marzo iniciará un taller de cinco sesiones, para todos los interesados en mantener con vida a este género periodístico



Se equivocan quienes creen que la crónica periodística está condenada a muerte. Exageran los que afirman que los lectores ya no buscan buenas historias y se conforman con textos breves como el trino de un ave. Claudican aquellos que reemplazan los textos creativos y bien estructurados por frases cuyo único objetivo es acumular me gustan.

Ante ese aciago panorama que parece condenarnos a redactar mensajes sin pretensiones de trascendencia, de esos que se leen hoy y se olvidan mañana, es prioritario rebelarse y levantar los teclados, las libretas y los lapiceros, como medida de lucha, resistencia y defensa de la crónica, uno de los géneros más valiosos del periodismo, porque permite explorar el lenguaje y construir historias capaces de atrapar, conmover y sensibilizar a…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Conozca Pacaipampa

“Un lugar que no aparece en el mapa ni en la carta nacional”, esa fue una de las frases que escribí en noviembre del 2005, al volver de la laguna el Páramo, en el distrito de Pacaipampa (Ayabaca, Piura).

Lo más probable es que la laguna sigue estando ausente en los mapas y en la carta nacional. Pero, a diferencia del 2005, el nombre de Pacaipampa se publica ahora con frecuencia en la prensa, aunque la mayoría de quienes lo mencionan ni siquiera saben muy bien donde se encuentra y jamás han hablado con uno de sus pobladores.

Quizás, si hubieran visitado la zona o compartido con su gente, su opinión respecto a los campesinos y comuneros de la sierra piurana, sería totalmente distinta.

Sin duda, lo pensarían mil veces antes de escribir o decir con tanta ligereza, que ellos son violentos, intransigentes, opositores del progreso y fácilmente manipulables.

Es curioso, pero antes de que surgiera un movimiento ambientalista contrario a la ejecución del proyecto minero Río Blanco, se sabía muy po…