Ir al contenido principal

Cuando el viajero no quiere escribir...

Repite diez veces: debo olvidarme de las elecciones. Vamos. Dilo. Hazlo. Tú puedes… aunque sea un ratito, al menos lo suficiente para que escribas alguito y lo subas a Explorando.

Hace semanas que no publicas nada por andar metiendo tus narices en la coyuntura política que -con sus olores poco fragantes o más bien putrefactos- te ha constipado el olfato viajero.

No te distraigas. Ya, dime, cuántas veces lo has repetido. ¿Qué?, ¿una?… eso es ninguna o jamás has oído esa arenga clásica, infaltable y bien mentadita en cantinas de poca monta y chinganas de dudosa reputación… o al menos eso es lo que me han contado, porque –valgan verdades y sin querer pegármelas de zanahoria- aquellos lugares los “desconozco” mayormente.  

En tu caso, me parece que la situación es distinta, pero tampoco voy a aprovechar este espacio para sacar tus trapitos al sol. Mi único propósito, por ahora, es hacerte reaccionar, entrar en razón y sacarte del hipnotismo en el que te encuentras en los últimos días y semanas.

Por eso te pido y, si quieres, hasta te imploro, que repitas 10 veces: debo olvidarme de las elecciones. Lo hago por tu bien y por el de tus lectores, aunque de esto último no estoy muy seguro.

A estas alturas fácil que no te queda ninguno o ellos están mejor sin leer tus enrevesados textos… ey, tranquilo, que te pasa, es una broma. La campaña te avinagrado el humor y, en vez de estar renegando por la coyuntura con sus ráfagas de guerra sucia, deberías de contar tu último viaje.

Pero no quieres. Prefieres seguir pegado al twitter leyendo todas las noticias y comentarios sobre la votación del próximo domingo, en vez de contar lo que hiciste el último fin de semana.

Volviste al camino. Un breve adiós a Lima gris. Una calidad bienvenida en Lunahuaná y su río, sus cerros y sus mosquitos que pican más que un sorbo de buen pisco o de la copita de vino que se prueba casi a la volada en sus bodegas.

Tantas veces Lunahuaná. Tantas, que ya no quieres ni contarlo o, al menos, esa es tu excusa para seguir pegado a las redes, buscando resultados de encuestas que por ley no se pueden publicar en el país.

Tú, como buen peruano, deberías cumplir esa norma aunque sea absurda; pero, si hablamos de cosas disparatadas, fácil te llevarías el premio por tu injustificable abandono de Explorando.

Así que déjate de cosas y repite conmigo: “debo olvidarme de las elecciones y escribir sobre Lunahuaná”… Ah, te pones malcriado. Que no te fastidie, que no lo harás, que te preocupa demasiado la votación del domingo y que –a fin de cuentas- todos saben o han escuchado del clásico festival deportivo que organiza la Asociación Latinoamericana de Deportes de Aventura (Aldea).

Esto es demasiado. Uno quiere ayudar y lo terminan gritando. Sabes, mejor me voy. Te dejo con tu política y tu rabia electoral. 

Tarde o temprano escribirás y colgarás fotos como éstas, que evidencian todo lo que viviste el fin de semana pasado sin noticias de los candidatos y sin decir una sola vez “debo olvidarme de las elecciones”. 

Viajar, como siempre, es la mejor terapia, la mejor manera de encontrar al relajo.  

Comentarios

William Campos- williamcampos@hotmail.com dijo…
La verdad que si, hay que voltear la pagina de las elecciones y olvidarse que ya paso y menos pensar de lo que vendra. Seguir adelante y no mirar detras.

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.