Ir al contenido principal

Homenaje a los Difuntos

Brindis de Nostalgia

El 1ro de noviembre los cementerios del Perú se llenan de vida, porque miles de familias visitan y recuerdan a sus deudos. Flores y rezos, velas y responsos, pero también música y baile, brindis y comidas en honor al pariente desaparecido, son escenas comunes en los camposantos de todo el país.

La añoranza por el ser querido se convierte en un motivo de reencuentro y reunión, entonces, las penas se aminoran y por un horas -quizás mágicas, tal vez inexplicables- el dolor se atenúa, las cicatrices del alma desaparecen y las penas se convierten en un vendaval de recuerdos alegres, en un torbellino de añoranzas festivas.

Un camino tortuoso y serpenteante. Un caos de cruces y lápidas anónimas. Agitación, desorden, pregones y letanías. Gente que llora, gente que ríe, gente que intenta recordar...ay, pero los recuerdos son como las flores, se marchitan con el tiempo.

Y nunca el arpa derramó notas más tristes. Y nunca la cerveza fue más amarga. Penas, congoja y dolor; también breves espasmos de alegría en un cementerio maquillado de feria dominical, con maquinitas de pompas de jabón, manzanas dulces y hasta un carrusel de caballitos desportillados.

Peregrinación, movimiento, ir y venir de deudos que esquivan charlatanes de prodigiosa verborrea, ollas humeantes repletas de chanfainita y torres de cajas de cerveza, para llegar a la tumba de su ser querido; entonces, ellos se arrodillan, musitan una oración, brindan por la memoria del familiar o el amigo ausente.

Sentimientos encontrados. Tristezas y alegrías en el cementerio Nueva Esperanza en Villa María del Triunfo (Lima), donde un hombre enjuto y desaliñado enciende una vela en memoria de su amada y un anciano ahoga las penas en un vaso de cerveza, mientras su hija le da una “manito” de pintura a la tumba de su madre.

Y una banda de músicos arremete con una movida marinera y un viejecillo entona responsos en latín, "para darle una ayudadita a las almas que aún no llegan al cielo", anuncia al ofrecer sus servicios profesionales al módico precio de cinco soles... "casi un regalo, señor; además, su difunto bien se lo merece".

Los músicos cargan sus arpas, violines y bombos y van de tumba en tumba. ¿Quién quiere agasajar a su ser querido?, dicen con el hilillo de voz que les queda después de subir y bajar por los senderos empinados de un cementerio que se extiende por las faldas de un puñado de cerros.

Algunos aceptan, otros los rechazan porque prefieren el silencio o están a la espera de los danzantes de tijeras Arruzcha y Pachacutec que, con sus inspirados y mágicos movimientos, son capaces de emocionar y estremecer hasta los muertos.

"Nos quedaremos hasta las 8 de la noche, como todos los años", arregla, sacude, desempolva su gastada indumentaria el danzante Arruzcha, quien desde hace 20 años baila con tijeras y se tutea con los difuntos y las ánimas.

Los vivos visitan a los muertos... y familias enteras rodean las rústicas sepulturas, para adornarlas con flores, enderezar las cruces a punto de caer y, claro hablar con el difunto, hacerle preguntas y contarle tantísimas cosas, buenas o malas, cotidianas o extraordinarias y por qué no, invitarle un vasito de cerveza, chicha o aguardiente. Brindar por su memoria.

Un reencuentro para regar los recuerdos que comienzan a marchitarse, a volverse difusos, esquivos, cada vez más lejanos... y es por eso que los deudos contratan a los músicos que tocan las canciones favoritas del difunto o preparan o compran su platillo favorito.

Las horas se escapan. La tarde agoniza, también los responsos y los cantos. Los deudos retornan a sus casas. El cementerio vuelve a quedar vacío. Se imponen las sombras, la tristeza, el silencio de la muerte. (Rolly Valdivia).

*Esta nota fue publicada en el diario oficial El Peruano.

Comentarios

Es cierto, Viajero, "el 1 de noviembre los cementerios del Perú se llenan de vida"...Y así debería ser, siempre y cuando no se llegue a escándalos o borracheras interminables...
johana rumiche dijo…
hola bueno espero que puedan responder esta pregunta porque es importante bueno ahi les va ,hace unos dos meses algo asi me entere que habian descubierto que en peru habia unas cataras eso es cierto yo vivo en argentina y lo vi y escuche en un noticiero de aca bueno gracias saludos

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.