Ir al contenido principal

Cuándo aprenderemos...

Dejar hacer y dejar pasar, esa parece ser la consigna, el pecado original de todos los dramas y penurias que generan los desastres naturales en el Perú, especialmente en los meses de verano.

Y es que siempre ocurre lo mismo, como si fuera parte de un espiral trágico, de un guión perverso que se repite constantemente y se inicia con el argumento simple y llano de culpar a la inclemencia brutal de la naturaleza.

Sí, claro, la culpa es de la lluvia torrencial que ensancha los cauces de los ríos y debilita las quebradas; entonces, las aguas se desbordan beligerantes o se producen huaycos terribles que arrasan campos de cultivo, casas, comunidades enteras... Arrasan con la vida.

Un pueblo, una ciudad, quizás una región colapsada. Lágrimas y dolor. Estado de emergencia, alertas naranjas y rojas. Conmoción. Autoridades que piden ayuda e invocan a la histórica solidaridad de los peruanos. Y mientras esto ocurre, los reportes de prensa muestran imágenes y fotografías de nuestros hermanos caídos en desgracia.

Esas son las fases recurrentes del espiral perverso, las consecuencias de ese dejar hacer y dejar pasar que se ha convertido en una especie de deporte nacional. Total, siempre será mejor echarle la culpa a la naturaleza que asumir nuestros errores como sociedad, nuestro estrepitoso y permanente fracaso en las tareas de prevención de desastres.

¿Será que somos incapaces de aprender de las desgracias? o ¿acaso nos hemos acostumbrado –de una u otra manera- a este dolor cíclico y recurrente, a esos llamados a la solidaridad, a estos reportes con nombres de compatriotas muertos o desaparecidos?

Lo acaecido recientemente en el distrito de San Ramón (Chanchamayo, Junín), conocido como la Puerta de Oro de la Selva Central, es una muestra clara de esa incapacidad y de la desidia de las autoridades y la población en su conjunto, para prevenir y anticiparse a los desastres naturales.

Y es que autoridad que ahora pide ayuda con desesperación es la misma que no pudo o no quiso reubicar a los pobladores que habitan en las márgenes de los ríos; y aquellos pobladores que lloran amargamente sus desgracias son, en muchos casos, quienes talan impunemente los árboles de las laderas, sin considerar que son barreras naturales frente a los aludes y huaycos.

Ríos colmatados, poblaciones surgidas en áreas de alto riesgo y un proceso de tala indiscriminada para ganar zonas de cultivo, son algunas de las causas que contribuyeron a incrementar los daños en la Selva Central..

Hoy es San Ramón, ayer fue la selva de San Martín y Huánuco. Mañana podría ser cualquier lugar del país. ¿Hasta cuándo seguiremos de manos cruzadas y culpando de nuestra falta de previsión a la naturaleza?

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.