Ir al contenido principal

La pregunta del millón

¿Cuál es el lugar que más te gusta? La pregunta es inevitable y siempre llega, indefectible, recurrente, categórica, cuando alguien se entera que uno se gana la vida o, mejor dicho, el derecho a sobrevivir honestamente -digamos con lo justo, más bien apretado- como periodista y viajero.

Me han hecho esa interrogante tantas veces que ya perdí la cuenta. Lo curioso del asunto es que nunca sé que responder, entonces, tengo la impresión que he vuelto al colegio y, para colmo de males, en plena prueba bimestral de matemáticas, experiencia traumática y peliaguda que, de en cuando en cuando, retorna convertida en pesadilla.

Cada vez que quiero absolver la pregunta que motiva este post, balbuceo con el mismo nerviosismo con el que años atrás, garabateaba los números en la hoja del examen, aferrado a la esperanza –dicen que es lo último que se pierde- de obtener un honroso 11 o un salvador 10.5, porque el medio punto favorece al alumno.

La única diferencia con aquella tortura de variables y ecuaciones, es que ahora, al terminar de responder, nadie me reprocha o me dice “que pasa Valdivia, ya te están malogrando”. Frase célebre con la que el robusto profesor Meza del Colegio Nacional de Varones Diego Ferré de Jesús María –a mucha honra-, trataba de explicar mi bajo rendimiento.

Malogrado o sano, nunca fui Einstein, así que no entendía porque el profe pensaba que mis desastres matemáticos, estaban relacionados con supuestos devaneos de conducta. Imagino que para él era más fácil achacarle la culpa a los “vándalos” afanados en llevarme por el mal camino, que aceptar que quizás, sólo quizás, él no enseñaba tan bien.

Pero la verdad era otra: soy un negado para los números, como ahora soy un negado para responder qué lugar de los que conozco es el más bonito. Juro que me gustaría tener una respuesta ingeniosa y contundente, decir tal sitio es el mejor y soltarme con una larga perorata sobre los atractivos turísticos de ese destino soñado que sació completamente mis inquietudes viajeras.

¿Qué lugar es el más bonito? Exprimo mis neuronas… sí, aún las tengo, no me he malogrado tanto como preveía el adiposo profe Meza. Pienso, reflexiono, ya casi lo logro y… nada, sólo un revoloteo incesante de recuerdos, de imágenes distintas y contrastantes de ese mosaico geográfico y cultural que es el Perú.

Y si digo Cusco con su maravilloso legado Inca… sí, puede ser, aunque también podría ser Yauyos con sus subyugantes caídas de agua o Andamarca con sus danzantes de tijera y su fabulosa fiesta del agua o el cañón de Cotahuasi con su atronadora catarata de Sipia o Tarma con sus alfombras de flores y el misterio insondable de la gruta de Guagapo.

Tantos lugares entrañables. Tantas anécdotas en la costa, en la sierra y en la selva. Cómo decidir qué lugar es el más bonito: ¿la exuberancia boscosa de Pacaya Samiria o del Manu?, ¿la comunión con las olas del Pacífico en la costa norte, ¿el baile infinito de la fiesta de la Candelaria en Puno?, ¿el trepidante descenso en la enhiesta duna de Cerro Blanco, en Nazca?, ¿las cumbres de nieve del Callejón de Huaylas?

Aquia, Iquitos, Lamas, Corongo, Paucartambo, Colca, Pampa Galeras… ¿Cuál de ellos? Todos o ninguno; uhm, tal vez sea Paracas, Trujillo, Chachapoyas, Satipo… y hay más, muchos más, porque en un viaje aventurero hasta el paraje más hostil puede convertirse en un paraíso, gracias a un gesto solidario, a una sonrisa, a un puñado de papas compartidas.

Las travesías están llenas de instantes mágicos y singulares que no se pueden comparar. Eso complica la elección, eso es lo que me hace balbucear y revivir la incertidumbre de mis odiados exámenes de matemática… No, profesor Meza, nadie me está malogrando. Al menos de eso estoy seguro.

Comentarios

Anónimo dijo…
el miercoles pasado alguien, un hombre que probablemente me triplicaba la edad, me hizo mas o menos la misma pregunta. cuál era el lugar más bonito, para mí, en el Perú. y me puso mas o menos en los mismos aprietos. porque al hacerlo, automaticamente puso en marcha el boton de mi memoria visual, sonora, olfativa, tactil. en fin. un millon de imagenes y sensaciones, de diversos fragmentos del Perú empezaron a girar en mi mente. y es que hay un lugar tan bonito, llamado Perú...

Ari
Así es Ari, es muy complicado, acaso imposible, definir el lugar más bonito del Perú.

Mil gracias por continuar en el camino con Explorando. Tu presencia siempre es un halago, para esta bitácora paseandera.

Saludos...
Anónimo dijo…
la respuesta es facil amigo: el lugar que a uno mas le gusta es aquel donde puedes hacer lo que mas te gusta y no tiene nombre fijo porque frecuentemente sucede que los gustos varian
Buena respuesta; pero la gente siempre espera que uno le diga un lugar con nombre propio. Y eso es lo complicado.
Anónimo dijo…
HOLA COMO ESTAS AMIGO TE SALUDA JULIO UN ESTUDIANTE DE TURISMO, BUENO CON RESPECTO A ESA PREGUNTA LA QUE TODOS CREEN SABER... PERO POCOS PUEDEN O SE ATREVEN A RESPONDER - ME ACOPLO A LOS QUE TAMPOCO SE ATREVEN A RESPONDER - ES ALGO COMPLICADO ENCONTRAR EL LUGAR MAS BONITO; YA QUE, CUANDO PIENSAS EN UN LUGAR INMEDIATAMENTE TE ACUERDAS DE OTRO Y ASI SUCESIVAMENTE EN EL CUAL UNO MISMO QUEDA CONFUNDIDO.. BUENO ME ALEGRA QUE NO MUCHAS PERSONAS NO LA PUEDAN RESPONDER YA QUE NOS DA A ENTENDER QUE NO SOLO SON ALGUNOS LUGARES LOS QUE GUSTAN Y ENCANTAN SI NO SON MUCHOS...

RECINE COMIENZO EN ESTO DE LOS BLOGS ESPERO PUEDAN VISITAR MI PAGINA http://raicesdelperu.blogspot.com/
Y DE ESTA MANERA APORTAR A QUE MUCHAS PERSONAS TAMBIEN CONOSCAN PARTE DE NUESTRO PERU.... UN GUSTO HABER ENTRADO A TU PAGINA.. GRACIAS
Qué tal Julio,
Gracias por al visita y bienvenido a la blogosfera.
maricarmen dijo…
Pienso que hay muchas maneras de catalogar la belleza de un lugar, ya sea por sus paisajes como por la calidez de su gente, y eso hace dificil responder a la pregunta de cual lugar es el mas bonito, porque cuando queremos hablar sobre uno de ellos recordamos como la pasamos en ese lugar...el Peru lo tiene todo!!
Hola Maricarmen,

Hay que seguir viajando y descubriendo la belleza infinita del Perú.
Alvaro dijo…
El lugar más bonito en Perú?: Tan difícil como decir el del mundo... Es tan subjetivo: parece que no habrá consenso. Cambiando de tema, el profesor Meza a que te refieres, no es el gordito que enseña aún Arte?
Qué tal Álvaro,

Tienes razón. El tema es muy subjetivo, pero nunca está de más reflexionar al respecto.

De otro lado, el profesor Meza (si no me equivoco se llamaba Walter) enseñaba matemáticas en los años que estuve en el Diego Ferré (terminé en el 88).

No sé si después, por esas cosas raras de la educación en el Perú, terminará enseñando arte.
juan c. lavalle dijo…
hola nuestro pais es muy hermoso solo que no lo sabemos cuidar tenemos tres regiones que ningun pais tiene y yo estudie en el diego ferrer me llamo juan carlos lavalle prom 86 de la señorita clinia y mi hemano mayor luis lavalle tambien termino en esta gran unidad escolar y respecto al profesor meza si su nombre es walter meza el mas odiado del colegio por cumplir con su funcion de educar hay muchos que lo odiaron y que siempre se llevaron matematica que viva el diego ferrer la mejor escuela educativa saliero buenos matematicos acurdensen buenos deportistas boxeadores y etc saludos diegoferrinos a la distancia ya que me encuentro en argentina mi correo salsaconclases@hotmail.com
Hola Diegoferrino,
Me alegra tener un comentario de un ex alumno de mi centro educativo.

Soy promoción 88 de la sección D, turno tarde. Recuerdo un Lavalle que estaba si no me equivoco en el quinto F. Quizás sea pariente tuyo.

En cuanto al profesor Meza al que me refiero, es Walter Meza. Me enseñó matemática desde el segundo hasta el quinto año, y, como digo, en el texto, siempre me decía que me estaba malogrando o andaba con malas juntas.

Un saludo cordial y gracias por escribir en Explorando,

r.v.ch.

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…