Ir al contenido principal

Reporte al vuelo

Acabo de llegar a Trujillo y me he quedado perplejo al descubrir que, al menos por hoy, su primavera dejó de ser eterna. Dicen que el sol aparecerá en la tarde de todas maneras, sin falta, como si tuviera un pacto de honor con esta querendona ciudad norteña.

Ojalá que el astro cumpla y me regale sus rayos.

Pero más allá de la falta del sol, lo que realmente me ha dejado de patas para arriba, es la absurda e ingenua pretensión de un taxista que quiso cobrarme 30 solcitos nomás porque el centro está bien lejos -cito textualmente al desubicado conductor- para sacarme del Aeropuerto -localizado en el camino al balneario de Huanchaco, sí, allí donde están los legendarios caballitos de totora- y llevarme al corazón urbano de la "capital de la eterna primavera" que, como ya hemos mencionado, no es tan eterna como podría pensarse.


Será que el hombre me vio cara de gringo, de míster, de viajero desbordante de dólares y tarjetas doradas. Qué iluso. Si supiera que uno casi siempre anda con las justas y, a veces, hasta con un poquito menos, es decir, uno anda con un presupuesto más apretado que mano de trapecistas o que pantalón de torero.

Al escucharlo no supe si irritarme o reírme a carcajadas. Al final opté por una sonrisita entre sarcástica, burlona e incrédula, gesto que rematé con una frase casi filosófica, por no decir socrática-achorada: "Treinta lucas ni a balas", espeté utilizando parte de mi repertorio replanero, de mis conocimientos de jeringa, así le dejaría en claro que algo de calle tengo.

La sonrisa y la frasecita surtieron efecto, porque mientras me alejaba del vehículo, el conductor empezó a reducir su tarifa: 25, 20 -y bajo del carro- 15 -quién da menos señores-, lo dejo a 10 concluyó en tono lastimero. Pero fue inútil, lo ignoré y seguí caminando y llegué a la carretera y tome un micro. Un solcito a la ciudad.

Ahora no me quedan dudas: a quien camina Dios lo ayuda.

Comentarios

Anónimo dijo…
Hace décadas que Trujillo dejó de ser la ciudad de la eterna primavera...
Girasol dijo…
mi Trujillo querido dejo de ser Capital d ela primavera hace varios años, ya no hay las flores que solian haber me comento mi master...el abuso de los taxistas y la cantidad de taxis ha convertido a mi Trujillo querido en la Capital del Taxi Amarillo.
nestor dijo…
las ciudades ya no son las de antes, y así como Chiclayo ya no es la "capital de la Amistad" como se promociona, en un futuro Arequipa, por el calentamiento global, quizas ya no sea más "la ciudad Blanca"
Gracias por sus comentarios

Creo que es necesario inventar nuevos apelativos para las ciudades.

Ahora bien, con o sin primavera, no me quejo de mi estancia en Trujillo.

Saludos,
Anónimo dijo…
Eso de llamar a las ciudades por su apelativo climatico ya dejo hace mucho tiempo de funcionar. Con eso del calentamiento global, ninguna ciudad se salva.
Lili dijo…
Chierto, chierto, mi Trujillo querido dejó de ser hace mucho la Ciudad de la eterna Primavera, y que decimos de los Caballos de Totora de Huanchaco??? onstan?, haber si el Alcalde de Huanchaco también se preocupa de la limpieza de su playa que anda un poco olvidada.
Mari dijo…
Asi es, Dios ayuda cuando menos lo esperamos, y eso es bien cool. jojo
Me gusta tu blog, me caeré por aquí de vez en cuando.

Saluditos.
Mari
Qué tal Mari,
Serás bienvenida todas las veces que decidas caer por estos lares...

Saludos,

Entradas más populares de este blog

Larga vida a la crónica periodística

Mientras algunos proclaman la extinción de la crónica, el autor de esta bitácora anuncia que el 14 de marzo iniciará un taller de cinco sesiones, para todos los interesados en mantener con vida a este género periodístico



Se equivocan quienes creen que la crónica periodística está condenada a muerte. Exageran los que afirman que los lectores ya no buscan buenas historias y se conforman con textos breves como el trino de un ave. Claudican aquellos que reemplazan los textos creativos y bien estructurados por frases cuyo único objetivo es acumular me gustan.

Ante ese aciago panorama que parece condenarnos a redactar mensajes sin pretensiones de trascendencia, de esos que se leen hoy y se olvidan mañana, es prioritario rebelarse y levantar los teclados, las libretas y los lapiceros, como medida de lucha, resistencia y defensa de la crónica, uno de los géneros más valiosos del periodismo, porque permite explorar el lenguaje y construir historias capaces de atrapar, conmover y sensibilizar a…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.