Ir al contenido principal

Retratos de Puerto Inca


Rostros, miradas, gestos. Retratos de la selva. Gente del bosque. Nativos e inmigrantes. Yaneshas, ashaninkas y mestizos en Santa Teresa, hermanos de todas las regiones en Puerto Sira y hasta un descendiente de colonos tiroleses en un fundo ganadero.

Obviar el paisaje. Desdeñar el bosque, los quiebres del río, la cordillera que se dibuja en el horizonte, para fijar tu objetivo en los hombres barbados y pelilargos que adoran a Jehová, en las niñas que aprenden a rezar, en los jóvenes que le regalan melodías a Dios, con guitarras y un órgano electrónico.

Ofrendas y plegarias en Puerto Sira. Frontera viva, "lugar sagrado" para los israelitas del nuevo pacto universal, los seguidores del extinto Ezequiel Ataucusi, el "profeta" que reinterpretó las sagradas escrituras y los diez mandamientos. Él propagó su palabra en las zonas más deprimidas de un país doliente, sufrido, sin muchas esperanzas.

Se termina la luz, se avecina la noche. El jefe de la comunidad de Santa Teresa está molesto. "Los estábamos esperando, han llegado tarde", dice, refunfuña, espeta su cólera.

A su lado, un cazador con una cushma hecha de rafia, lo observa con absoluto respeto. Su rostro está pintado de rojo, como el de la mujer que aparece de pronto y nos da la bienvenida en su lengua materna.

El jefe se tranquiliza, se calma, pero jamás sonríe, sigue dolido mientras la mujer canta y baila, mientras el cazador tiempla su arco y exhibe sus flechas, mientras la gente sale a curiosear. Todos sonríen, saludan, no se molestan con las fotos.

Más rostros, más gestos. No en un "lugar sagrado" ni en una comunidad nativa, sino en un fundo ganadero, donde un descendiente de los colonos austro-alemanes -aquellos que llegaron a la selva de Pozuzo (región Pasco) hace 150 años- reposa en las cercanías de su casa con sus compañeros de faena.

También en Puerto Inca, la capital de la provincia del mismo nombre (Huánuco), donde una jovencita baila una danza tradicional cerca a una fogata, cuyas lenguas ígneas pretenden rasgar la oscuridad de una noche amazónica.

Sólo algunos rostros, miradas y gestos de los hombres y mujeres que habitan en el monte, en la selva siempre lejana, distante y olvidada. Siempre incomprendida.

Comentarios

Iván Acuña dijo…
Buena nota. La selva peruana es fascinante. Yo tambien tengo un blog de viajes espero que puedas darte una vuelta te dejo el link

http://elviajero-ivanacuna.blogspot.com/

y el de mi página en Facebook por is tienes cuenta podemos mantenernos en contacto

http://www.facebook.com/pages/Ivan-Acuna-el-viajero/66830571982

Saludos y gracias por la info
Gracias por el comentario Iván. Mantengamos el contacto.

Saludos,

r.v.ch.

Entradas más populares de este blog

Larga vida a la crónica periodística

Mientras algunos proclaman la extinción de la crónica, el autor de esta bitácora anuncia que el 14 de marzo iniciará un taller de cinco sesiones, para todos los interesados en mantener con vida a este género periodístico



Se equivocan quienes creen que la crónica periodística está condenada a muerte. Exageran los que afirman que los lectores ya no buscan buenas historias y se conforman con textos breves como el trino de un ave. Claudican aquellos que reemplazan los textos creativos y bien estructurados por frases cuyo único objetivo es acumular me gustan.

Ante ese aciago panorama que parece condenarnos a redactar mensajes sin pretensiones de trascendencia, de esos que se leen hoy y se olvidan mañana, es prioritario rebelarse y levantar los teclados, las libretas y los lapiceros, como medida de lucha, resistencia y defensa de la crónica, uno de los géneros más valiosos del periodismo, porque permite explorar el lenguaje y construir historias capaces de atrapar, conmover y sensibilizar a…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.