Ir al contenido principal

Los pueblos de Nor Yauyos Cochas

Pueblos silentes de calles vacías. Quietud y sosiego en una plaza que empieza a despojarse de las sombras. Amanece. Sale el sol en Vilca. Despiertan los viajeros. Se asoman a la plaza. La glorieta, la iglesia, los cerros como telón de fondo. No hay nadie o hay muy pocos. Los comuneros se han marchado al campo, a sus estancias, a cuidar a sus ganados.

Calienta el día. Los viajeros excursionan. Suben hacia un mirador. Visiones desde la altura: la laguna Papacocha, varias caídas de agua, faldas montañosas tapizadas de verdor y el pueblo aún vacío, con su puente de piedra, con sus comuneros ausentes, con su río de aguas murmurantes.

Retorno a las calles de Vilca. Casas cerradas. Paredes de adobe y balcones de madera. Puertas con candados. Techos de calamina. Y seguimos andando. Nuestros pasos resuenan y levantan polvo. Nuestros pasos parecen conducirnos hacia el pasado. Nuestro pasos nos llevan a Huancaya, otro de los destinos de la Reserva Paisajística Nor Yauyos Cochas.

De Vilca a Huancaya. Un puñado de kilómetros. Una vía cimbreante. Varias cascadas en un río encañonado, cercado por montañas inmensas. Es mediodía. Un puente de cal y canto nos da la bienvenida.

Otra plaza desierta, más calles vacías, más puertas cerradas. Una iglesia de piedra. Un par de turistas en busca de hospedaje. Un lugareño que los recibe con los brazos abiertos. Varias mujeres que ofrecen truchas con papa sancochada.

Más andanzas. Más pueblos sin comuneros. Vitis, Miraflores, también Alis, pero solo el domingo, no la noche del sábado, no cuando se celebra el 90 aniversario de creación política del distrito y se arma la fiesta en la plaza y se hace una campeonato futbolero en una cancha que coquetea con el río.

Pero cuando termina la celebración y se acaba el calentito y se acallan los sones de la banda, el pueblo vuelve a su sosegada realidad de calles vacías y casas cerradas. Los comuneros están en el campo mientras los viajeros siguen andando y escuchando el palpitar de sus pasos.

*Sepa cómo llegar a Nor Yauyos Cochas haciendo clic aquí

Comentarios

leonel soriano dijo…
escribes muy bien roly, felicitaciones, leonel
Gracias... pero debo reconocer que el lugar ayuda, que el lugar inspira.

Saludos Leonel,

r.v.ch.
Nancy dijo…
de hecho hay una interesante combinación entre el lugar y la mirada del viajero :)
Sigue cosechando éxitos Rolly!
Nancy
Ey, Nancy, qué milagro por aquí y con piropo incluido. No hay duda, esta será una buena semana.

Saludos,

r.v.ch.

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.