Ir al contenido principal

Valle de aventura

Ya pues, vamos, escribe. No seas flojo, no te abandones ni te entregues al relajo. O acaso piensas que aún estás en Lunahuaná, disfrutando del sol, de la bienvenida con pisco sour en una casa habitada por la historia, de la conversación con viejos socios de camino o de las palabras de estreno con flamantes conocidos.


Reacciona, ubícate, ya estás en la ciudad, frente al computador y no mirando el río Cañete con sus aguas esplendorosas ni caminando por el puente colgante del anexo de Paullo; menos en el concreto puente de Socsi, donde siempre llegan las balsas y los kayaks que participan en esa competencia clásica, tradicional, insustituible en los festivales de aventura que todos los años se organizan en el valle.

Tampoco estás sentado en la orilla ribereña o en el camping San Jerónimo, teniendo como única preocupación los ataques siempre traicioneros de los mosquitos.

Ojo, mira bien, estás en esa silla incómoda y algo desvencijada de tu dizque oficina, así que déjate de remembranzas, de creer que sigues allí, cuando estás acá y debes escribir, redactar, contar tu historia.


Es inútil, eres terco, sigues pensando que es fin de semana y que estás en Lunahuaná, en el festival realizado el fin de semana pasado con la organización de la Asociación Latinoamericana de Deportes de Aventura (Aldea) o en la fiesta sabatina al aire libre, esa que reúne a inga y a mandinga y en la que brindaste alguito y no bailaste nada, ni una pieza. Te salvaste.

Vuelan las horas, sigues con flojera y no pasa nada. Eres un caso perdido. Se te hace imposible escribir de Lunahuaná, porque sigues creyendo que estás en Lunahuaná, y, cuando estás en Lunahuaná –perdón por el trabalenguas-, jamás redactas.

Haces otras cosas, muchas cosas sobre las cuales escribirás cuando te des cuenta que has vuelto a Lima y que estás frente a tu computador, no frente al río Cañete.


*Vea más fotos del festival, haciendo clic
aquí.

Comentarios

Flou dijo…
y asi como jugando ya escribiste tu post, no frente al rio cañete, sino frente a tu computador...envidio tu vida! y la envidia me consume! jaja, saludos Rolly.
No te consumas, por favor. No es para tanto. Y, bueno, sí, así como jugando salió la entrada sobre Lunahuaná. Ojalá me anime a preparar el segundo.

Saludos,

r.v.ch.
Pedro Laos D. dijo…
Lunahuana es lo maximo!!!!!!

Entradas más populares de este blog

Larga vida a la crónica periodística

Mientras algunos proclaman la extinción de la crónica, el autor de esta bitácora anuncia que el 14 de marzo iniciará un taller de cinco sesiones, para todos los interesados en mantener con vida a este género periodístico



Se equivocan quienes creen que la crónica periodística está condenada a muerte. Exageran los que afirman que los lectores ya no buscan buenas historias y se conforman con textos breves como el trino de un ave. Claudican aquellos que reemplazan los textos creativos y bien estructurados por frases cuyo único objetivo es acumular me gustan.

Ante ese aciago panorama que parece condenarnos a redactar mensajes sin pretensiones de trascendencia, de esos que se leen hoy y se olvidan mañana, es prioritario rebelarse y levantar los teclados, las libretas y los lapiceros, como medida de lucha, resistencia y defensa de la crónica, uno de los géneros más valiosos del periodismo, porque permite explorar el lenguaje y construir historias capaces de atrapar, conmover y sensibilizar a…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.