Ir al contenido principal

¿Crucero de lujo?


La historia de la Ruta del Caucho y del Lenia II, parecía estar condenada al olvido. Diversas circunstancias –entre dramáticas y fortuitas- impidieron su publicación en un par de revistas de circulación nacional. Hoy, he decidido sacarme el clavo y contar en Explorando Perú, algo de esta fabulosa aventura por los ríos de la Amazonia.

La ruta del Caucho

El Lenia II no es un barco de lujo, es más bien una modesta nave frigorífica con un tosco maquillaje de crucero, que a pesar del persistente olor a aceite chamusqueado de su motor, se aleja con sorprendente rapidez –aunque en realidad lo sorprendente es que pueda moverse- del caluroso y trajinado puerto de Pucallpa, la capital de Ucayali.

Su destino es Iquitos, ciudad a la que arribaría el… mejor es no pensar en eso, porque el Lenia II –y digo esto con todo respeto- tiene la pinta de ser el equivalente fluvial del mítico “tren macho”, sí, ese mismo, amigo lector, el que salía cuando quería de Huancayo y llegaba cuando podía a Huancavelica.

Ajena a los malos presagios, la pundonorosa embarcación surcaba de día y de noche, con el sol o las estrellas de testigo, las aguas iracundas del río Ucayali. Sí, no era un crucero de lujo, pero la nave capitaneada por Anderson, un gordito bonachón y sonriente, llevaría a buen puerto a los participantes en la Ruta del Caucho, un viaje de evaluación de potencialidades turísticas, realizado en abril del 2003.

Y en ese barco que no era ni bonito ni feo, ni grande ni chico, ni lujoso ni austero, un puñado de profesionales de los gobiernos regionales de Loreto y Ucayali y de otras entidades del sector público y privado (entre ellas la empresa Amazon Adventure, una de las promotoras del evento), comprobarían si la larguísima ruta era una alternativa viable para la implementación de cruceros turísticos.

La travesía se prolongó durante una semana. El Lenia II realizó paradas estratégicas en lugares de gran interés de las provincias de Ucayali, Requena y Maynas (todas en Loreto), pedazos de selva en los que la naturaleza ha desplegado toda su magia creativa. La experiencia terminó en Nauta, luego de conocer el punto geográfico donde las aguas del Ucayali y el Marañón se juntan para formar el Amazonas.

Pero la atracción excluyente es la Reserva Nacional Pacaya Samiria, la zona protegida más extensa del Perú, con más de 2 millones de hectáreas de alta diversidad biológica, con 439 especies de aves, 102 de mamíferos, 256 de peces y 1026 especies vegetales, siendo el bosque húmedo tropical su área de vida más representativa, según los datos del proyecto Dónde Comienza el Amazonas, del viceministerio de Turismo.

Un paraíso de verdor cautivante, localizado en las provincias de Loreto, Requena, Ucayali y Alto Amazonas. Un lugar de encanto salvaje que sirve de refugio para especies de suma importancia como el paiche (Arapaima gigas), el pez de agua dulce más grande del mundo, la vaca marina o manatí (Trichechus inunguis), y la tortuga charapa (Podocnemis expansa), por citar algunos.

Dentro de la llamada Selva de los Espejos, existen especies en peligro de extinción, como el lobo de río (Pteronura brasiliensis), la maquisapa negra (Ateles paniscus), la maquisapa pecho amarillo (Ateles beltzebuth), el mono choro (Lagothrix lagothricha) y el bufeo o delfín rosado (Inia geoffrensis), un peculiar mamífero acuático, que cautiva por su extraña coloración.

A pesar de malos presentimientos, el Lenia II llegó a Nauta sin mayores complicaciones, bueno salvo un pequeño cortocircuito en las cercanías de Contamana, capital de la provincia de Ucayali. El resultado del viaje fue alentador, sólo falta que las empresas y operadores turísticos se animen a zarpar en esta aventura llamada la Ruta del Caucho.

*Explorando Perú agradece a José Landeo de Amazon Adventures, por habernos permitido ser parte de esta aventura por los ríos de la selva peruana.

**Mayor información sobre Pacaya Samiria en:

http://www.peruecologico.com.pe/areaprotegida_pacaya.htm

http://www.enjoyperu.com/lo-nuevo-en-enjoy-peru/pacaya-samiria-una-gran-reserva-por-descubrir.htm

Comentarios

El Autito dijo…
Yungay es un lugar sobrecogedor, recuerdo que estuve allí de noche.
Casi no conozco la selva, espero poder trepar a otro nevado (ace años estuve en el Pastoruri) antes de que el calentamiento global los derrita.
Es triste decirlo, pero tienes razón. Los nevados de la cordillera están derritiéndose. Toda una vergüenza para la humanidad.
Gracias por visitar Explorando Perú. Espero que sigas viajando con nosotros.
Anónimo dijo…
estoy impresionada con todo los reportajes ke he leido en algunos suplementos de periodicos en españa sobre PERU, me gustaria que conocieras mas la selva y nos lo contaras, ya que tienes en espiritu aventurero y por que te gusta tu profesion que es descubrir eh informar.
Hola,
Hemos publicado varias notas y clic sobre la selva; pero esta región es tan grande y espectacular que siempre puede escribirse alguito más.

Gracias por la sugerencia,

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.