Ir al contenido principal

Accidente Aéreo en la Selva


Reflexiones de una Tragedia

Estoy en Lima, otra vez. Mi retorno marca el final definitivo de mi frustrada excursión a la Cordillera del Sira. Ahora ya no estoy en una cabina de internet sino frente al computador de la oficina, decidido a ordenar mis recuerdos y escribir un texto coherente sobre mi penosa travesía al mundo verde e ignoto, pero no puedo. La radio me bombardea con las dolorosas repercusiones de la caída de un avión de la empresa Tans, ocurrida la tarde de ayer en la amazónica ciudad de Pucallpa.

Me resisto a escribir la palabra "accidente". Sé que alguien cometió un error. Dicen los especialistas que han tomado casi por asalto las cabinas de radio y los set de televisión, que el culpable es el piloto. Quizás sí, tal vez no. No sé si creerles, no sé si esperar el resultado de unas investigaciones que seguramente nunca conoceré, no sé si echarle la culpa al tiempo, a la lluvia... ¿a Dios?. Sí, alguien cometió un error, en el cielo o en la tierra, en el hangar o en la cabina, en la torre de control o en las oficinas en las que se piensa más en el lucro que en la seguridad.

Y así como me resisto a escribir la palabra "accidente" me niego a escribir el número de víctimas, porque los pasajeros que perdieron la vida en esa fatídica aeronave, son más que un número, más que una fría estadística. Nos duelen no porque sean 20 o 50, nos duelen porque eran nuestros hermanos, gente que debería estar aquí, con nosotros, con los suyos. Pero ya no están, porque alguien -¡diganme quien, por favor!- se equivocó.

El Perú se ha colocado una vez más el crespón negro de la tragedia. Sí, la noticia entristece, quiebra e indigna. Otra vez el dolor, las lágrimas, los golpes en el pecho, los pedidos de investigación, las etapas de ese círculo perverso que siempre se cierra con el olvido y la indolencia, con un indignante voltear de página y a seguir viviendo, sin sancionar a los culpables, sin reforzar las medidas de seguridad, esperando la próxima desgracia: un incendio en una discoteca sin extintores, la explosión de toneladas de pirocténicos en un mercado repleto de gente, la caída de un bus a un abismo de muerte. Y hay quienes se atreven a decir que Dios es peruano.

Ya no quiero redactar más. Estoy triste, lo confieso sin pudor. Deseaba escribir sobre el Sira y hasta había colocado una foto del inicio de la expedición en el torrente sediento del río Yuyapichis, pero no puedo hacerlo. Es culpa de la radio, del llanto de los sobrevivientes que narran sus increíbles historias de salvación, de los sollozos desolados de los familiares de las víctimas. Es culpa del círculo vicioso y del "accidente" que no fue un accidente.

Comentarios

Anónimo dijo…
El dolor que sientes es el mismo que sentimos muchos peruanos, que sin ser los protagonistas de la tragedia, también nos afecta. Pero qué podemos hacer?? creo que lo primero es exigir que se esclarezca las causas así como sancionar a los responsables. Necesitamos que las leyes sean más drásticas y sobre todo no olvidar.
Ojalá que esta vez se sancione a los responsables de la tragedia de Tans. Debemos de andar con los ojos abiertos y vigilantes, para que el velo de la impunidad no cubra a los culpables.
Anónimo dijo…
Yo no sé que le pasa a los medios, se regocijan con todos los sobrevivientes y sus historias como si no hubieran muertos.
Anónimo dijo…
No es que se regocigen con el dolor ajeno, sino que las noticias tragicas son las que venden...
Anónimo dijo…
Conoci al piloto y al copiloto cuando solo eran cadetes y yo su profesora de ingles. Desde Madrid mi mas sentido pesame a todos y se que ellos hicieron todo lo que estuvo en su mano para que no hubieran mas victimas. Lo siento muchisimo.

Nieves Ruiz

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.