Ir al contenido principal

Último Minuto

Las Ampollas del Sira

Esta vez la Cordillera del Sira nos ganó la partida. No pude derrotar sus intrincados caminos, abrirme paso entre su follaje desordenadamente vivo ni vencer sus montañas tapizadas de verdor.

Sólo vi al amanecer su henchido perfil alumbrado por un sol vigorosamente naranja. La imagen fue algo así como la despedida, la estampa del adiós, el premio consuelo para el expedicionario que tenía que volver a Yuyapichis por río, a bordo de una frágil canoa conducida por un malabarista de los torrentes: Óscar, un nativo ashaninka de la comunidad de Pueblo Libre, donde el grupo de caminantes pernoctó en su primer campamento en el monte.

¡Buena suerte!, grito al despedirme de mis compañeros José Luis, Américo y Erick. Mucho gracias le digo con sinceridad a Manuel Díaz, el guía local que con paciencia y buen humor, soportó con estoicismo mis berrinches de caminante frustrado, de andarín sediento, agotado y sudoroso que con pasos lastimeros, lacónicos, dolientes, trataba de llegar al campamento para completar una "sencilla" jornada de 28 kilómetros de recorrido.

Manuel -trejo, corpulento, irreductible- anduvo a mi lado con paciencia de santo. Apaciguando mis ánimos, contándome historias, ofreciéndome agua blanca del río Negro, en fin, haciendo más llevadera mi torturante travesía, mi calvario selvático que se inició antes de llegar a la comunidad de Pampa Verde, cuando la jornada no sobrepasaba aún los 8 kilómetros.

Fue allí donde comuniqué al grupo lo que entonces era - a mi entender- un "problemita" que podía solucionarse con un estratégico cambio de calzado. Me equivoqué. El cambió de las botas de jebe por los zapatos de trekk, sólo me brindó una momentánea comodidad.

Las ampollas ya estaban ahí, vigorosas, expansivas, ardientes como pedacitos de carbón, haciéndome sufrir a cada paso, retrasando mi marcha, alejándome del grupo... faltaba tanto por recorrer y el calor galopaba, se imponía, se hacía intenso. Sufría, pero seguía en el camino. No había otra posibilidad.

Hoy escribo estas líneas desde la ciudad de Pucallpa. Es lunes y el abandono se produjo el sábado por la mañana. Esa misma tarde llegué a Yuyapichis, allí pasé la noche porque no encontré ningún vehículo que me llevara a Puerto Zúngaro, donde debía abordar la camioneta al kilometro 86 de la vía Federico Basadre y luego subirme a un colectivo que me trasladara a mi destino actual, localizado a 24 horas de carretera de Lima, la capital del país y la ciudad en la que resido.

Todo un embrollo de subidas y bajadas. Un padecimiento que se hizo más agradable gracias a la amabilidad de la señora Bertha y sus hijos Badwin y Henry, iqueños que por esas cosas del comercio hoy tienen una surtida tienda en Yuyapichis.

Bajo el toldo de su negocio, en el que se puede encontrar desde una aguja hasta una cocina a gas, pasando por machetes y casetes de música infantil, esperé durante horas del sábado y el domingo, al vehículo que a trancazos me dejaría en Puerto Zúngaro...

Mi tiempo se acaba. Tengo que buscar la forma de volver a Lima. Allí continuaré con mi historia. Esta vez no llegué al Sira, pero estoy seguro que mis compañeros lo harán. Ellos nos contarán sus aventuras y con sus palabras revelarán el misterio de una selva aún inexplorada. (Pucallpa 8 de agosto del 2005, a las 9 horas con 4 minutos, en la cabina de internet Amarillas. Fin del reporte).

Comentarios

Anónimo dijo…
Fuerza amigo!!! más vale haberlo intentado, que nunca haber partido. Seguro, que oportunidades no van a faltar, para que vuelvas y concluyas el recorrido por aquellos difíciles y exóticos parajes peruanos. Sigues transmitiendo la magía de viajar en tus crónicas.
Sandro dijo…
Eso te pasa por evitar las "pichangas" en la San Marcos, mi estimado Rolly...Saludos
Claro que volveré a la Cordillera del Sira. El percance ha servido para reafirmar la vocación viajera de Explorando Perú.
Anónimo dijo…
SALUDOS AMIGO RONY:

SABES MI FAMILIA Y YO ESTAMOS MUY CONTENTO DE AVERTE CONOCIDO...Y ESTAMOS SEGUROS QUE LA PROXIMA VEZ QUE LO INTENTES; LOGRARAS LLEGAR *AL SIRA*.

TU AMIGO BADWIN.

"SUERTE VIAJERO"
Anónimo dijo…
HOLA AMIGO ROLLY.

Sabes te deseo mucha suerte en tus proximas aventuras...

...y ojalá esta vez las "ampollitas", no te salgan...y asi puedas llegar "AL SIRA".

HASTA PRONTO

TU AMIGO HENRY
Gracias Badwin y Henry, ya nos veremos cuando vuelva al Sira. En realidad, son ustedes -con su amabilidad y colaboración- los que hacen fascinante este aventura de conocer el Perú.
Gracias por hacer menos dolorosa mi espera y contribuir a la cura de mis temibles ampollas.
Nos vemos amigos.
Anónimo dijo…
SALUDOS AMIGO ROLLY:

SABES AMIGO PERDI TU CORREO PERSONAL (HTML) EN EL VIAJE A ICA....

ME GUSTARIA ESTAR EN CONTACTO.

GRACIAS Y SUERTE VIAJERO.

¡¡LAS AVENTURAS NO DEBEN PARAR!!
Qué tal amigo...
Escríbeme a viajero@terra.com.pe

Nos vemos.
Anónimo dijo…
Saludos Rolly:

Sabes mi mamá, te pregunta ¿cuando volveras a SIRA...?

Y si esta ves no te harán retroseder las AMPOLLITAS...

TU AMIGO : BADWIN.
Qué tal Badwin,

Aún no sé cuando volveré al Sira, pero apenas lo sepa te paso la voz. Dile a tu mamá que estoy seguro que la próxima vez las ampollas no truncarán mi camino

Saludos,
policarpo dijo…
HOLA VIAJERO PERO YO CONOSCO ESOS CITIOS AHI ME CRIE 11 AÑOS ME GUSTA Q VAYAN AVISITARLO ME LINDO YUYAPICHIS
EL SEÑOR AMERICO DE QUIEN HABLA ES MI TIO MAS CONOCIDO COMO GLOBITO OJALA Q REGRESE Y VISITE LA LOLA AHIVIVE MI ABUELITOS
Qué tal Policarpio...
Saluda a Américo de mi parte. Me alegra que hayas encontrado a tu "pueblo" en las páginas de Explorando Perú.

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.