Ir al contenido principal

Silencio selvático

Quería escribir, expresarme, nutrir con palabras e imágenes los espacios virtuales de Explorando Perú, pero no había forma de hacerlo. La falta de Internet amordazó mis post y me obligó a refugiarme en el silencio, mientras surcaba las aguas peleadoras del río Tambo, recorría las sendas ancestrales del pueblo ashaninka, o escuchaba voces de leyenda en una noche de misteriosa oscuridad.

Experiencia de verdor en una tierra cercanamente distante: distrito de Río Tambo, provincia de Satipo, región Junín, en la calurosa espesura de la Selva Central… sí, allí donde el monte es una enhiesta cadena de colinas conquistadas por el follaje exuberante y los ríos corren presurosos para entregar sus aguas a los serpenteantes tributarios del Amazonas.

Tanto por contar y escribir. Y es que cada parada en la travesía -¿zarpamos de Puerto Ocopa o Puerto Chata?- cada conversación –me llamo Reunel y soy de la comunidad de Betania, ¿usted conoce?- y hasta cada comida –¿se anima por una chupadora (pez de río)?- se convierte en anécdota, en descubrimiento, en vivencia pura e inigualable, en insumo preciado para la redacción de un post imposible de escribir en el monte no globalizado.

Ahora que estoy en la ciudad trato de revivir con palabras las sensaciones de esos días distintos, aventureros, quizás mágicos; entonces, piensas en la pequeña comunidad de Coriteni Tarzo -olvidada, austera, todavía nostálgica-, en la fabulosa catarata de Koari–distante, seductora, impoluta- y en las piedras resbalosas de ese camino sin nombre –perdido, oculto, tal vez inexistente-.

Voy ordenando los detalles, las historias, recordando a mis compañeros de viaje… y me animo, creo, me convenzo de que sigo en la selva, quizás sea por el resfrío que me traje de souvenir o, tal vez, por las picaduras -aún perdurables- de los atrevidos mosquitos… caray, qué mala suerte, ya no hay más tiempo. El deber me llama (léase trabajo, ¿se vería bien si escribo el mundial?).


Se acaba este post, pero la aventura en Satipo recién comienza...Acompáñenos.

Comentarios

Juan Carlos dijo…
Que tal Rolly, espero que estes mejor de salud.Hoy termine de desempacar todas mis chucherias. Como se me acabo el dinero, me traje un par de hormigas, una de 4 cm ( la cabeza de perro, esa que si te muerde te da una fiebre de los mil diablo), unas piedritas de las cataratas que visitamos y unas filmaciones con la reina de la selva Central Lesli Blanco(19 añitos). Bueno tengo que cumplir con las tareas de la UNFV. saludos.
Pasonqui: Gracias
Qué tal Juan Carlos,

Espero que pronto nos volvamos a encontrar en la ruta. Cuida bien a las hormigas y, claro, también el videito...

Saludos...
Nieve dijo…
Realmente me has trasladado a la Selva y su río...., sigue así con tu pluma prodigioso y tus recuerdos constantes.
Qué tal Nieves,

El viaje por la selva recién se inicia. Sigamos en el río, sigamos Explorando el Perú.

Saludos,
Anónimo dijo…
hola amigo explorando peru me gu staria conversar contigo para realizar un viaje hacia alto palcazu izcozacin provincia oxapampa ya q hay un lugar q no han llegado a explorar ya q hay un lugar arqueologico para realizar estudio cientifico solo se nesecita llevar un equipo de personas para ingresar ala selva q es virgen aqui le dejo mi numero de cel,954075080 rpm.*972194 espero su respuesta,Atte. Daniel Medrano Guevara,

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.