Ir al contenido principal

No soy Charles Atlas, pero...

Indignada respuesta del autor, frente a las voces que ponen en tela de jucio su versión del incidente en Huaraz.

Sé que no soy un Charles Atlas ni nada que se le parezca. Nunca me he inscrito en un gimnasio ni soy de los afanosos que hacen abdominales, planchas o salen a correr ni bien abren los ojos.

Sí, reconozco mi total desinterés por la cultura física, mi renuencia militante a alzar una mancuerna o a pasarme horas pedaleando en una bicicleta que no va a ninguna parte.

Todo eso lo admito con hidalguía y sin ningún atisbo de vergüenza (no, no estoy ocultando la barriga al escribir este párrafo), pero, lo que no acepto de ninguna manera, es la incredulidad manifiesta de varios entrañables y extrañables lectores de Explorando Perú que, frente a frente y cara a cara, se atrevieron a poner en tela de juicio mi aguerrida y pujante participación en el hecho narrado en el último "clic de la semana".

En el colmo del desparpajo, dichos lectores llegaron a exponer en mi cara pelada, dos teorías al respecto. En la primera, el autor de esta bitácora no era pasajero del ómnibus en cuestión, sino de otra unidad que seguía la misma ruta.

Pero, al darse cuenta del acontecimiento que ocurría frente a sus narices, bajó inmediatamente para hacer la foto, con la malsana intención de crear una historia que le diera vida a su bitácora.

La segunda teoría plantea que si bien estuve en el bus, sólo me despegué de mi asiento para captar la imagen del post anterior. Luego, mientras los demás empujaban hasta el cansancio, yo dormía a pierna suelta, ignorando olímpicamente el reclamo de los otros pasajeros.

Me quedé totalmente absorto, pasmado, casi sin palabras, después de escuchar semejantes argumentos, que ponen en duda mi honorabilidad periodística y mi espíritu solidario, entonces, no sabía si reír sarcásticamente, erupcionar de ira o, a la usanza de un colegial, "cortársela para la salida". Ahí si que verían la fuerza de mis músculos.

Al final, mis entrañables y extrañables lectores me dijeron que todo era una broma, aunque no sé si creerles. Ahora soy yo el que duda, porque es sabido que entre broma y broma se dice la verdad. Así que, para despejar las sombras de la sospecha, hoy publico varias fotos del suceso. Lamentablemente, en ninguna se me ve peleando contra el barro (es difícil hacer las dos cosas al mismo tiempo).

En todo caso, espero que quede claro que este "pechito" no arrugó en las alturas ancashinas, porque si bien no tengo un cuerpo hercúleo, escultórico, jamás monumental, con mis músculos -magros y modestos- me basta y sobra para empujar. Cuidate, Charles Atlas.

Comentarios

Anónimo dijo…
hola rolly me ha dado risa todo esto de los musculos , no les hagas caso son unos envidiosos,ademas si fueras un hombre de gimnasios, no tendrias tiempo para viajar y relatarnos tus experiencias ok,cuidate un abrazo y has oidos sordos chauuu.

flor
Al fin alguien me defiende.
Gracias Flor.
Juan dijo…
oe tío no se ven las fotos, súbelas otra vez pa' chequear.
saludos
No se que ha pasado "sobrino". Trataré de solucionar el problema.

Saludos,

Entradas más populares de este blog

Larga vida a la crónica periodística

Mientras algunos proclaman la extinción de la crónica, el autor de esta bitácora anuncia que el 14 de marzo iniciará un taller de cinco sesiones, para todos los interesados en mantener con vida a este género periodístico



Se equivocan quienes creen que la crónica periodística está condenada a muerte. Exageran los que afirman que los lectores ya no buscan buenas historias y se conforman con textos breves como el trino de un ave. Claudican aquellos que reemplazan los textos creativos y bien estructurados por frases cuyo único objetivo es acumular me gustan.

Ante ese aciago panorama que parece condenarnos a redactar mensajes sin pretensiones de trascendencia, de esos que se leen hoy y se olvidan mañana, es prioritario rebelarse y levantar los teclados, las libretas y los lapiceros, como medida de lucha, resistencia y defensa de la crónica, uno de los géneros más valiosos del periodismo, porque permite explorar el lenguaje y construir historias capaces de atrapar, conmover y sensibilizar a…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.