Ir al contenido principal

Rumbo al Cañón

Me voy sin pena ni gloria, pero me voy. Nadie llorará mi partida, tampoco mi retorno, muchos ni notarán mi asuencia, pero, igual, no estaré en mis calles, en mi barrio, en mi ciudad. Estaré por otros lares, más puros, más abiertos, con menos tensiones.

Me voy para volver, total, siempre vuelvo. Eso es parte del viajar, como es parte de viajar el despedirse o el recibir la bienvenida o el acomodarse la mochila en la espalda o el dejarla tirada en un rincón del cuarto hasta la próxima salida, hasta la siguiente aventura.

Me voy sin que me boten y volveré sin que me llaman y sin llamar a nadie para anunciar mi retorno. A lo mucho escribiré una entrada en mi blog o redactaré unas cuantas líneas en un correo, para alguien especial o para alguien que podría ser especial o, tal vez -sí, eso es lo más seguro- para alguien que nunca aceptará que la considere especial.

Me voy y escribo para dejar constancia que me marcho al sur, a Arequipa, al cañón más profundo del mundo. El viaje será largo pero intenso, agotador pero divertido. Más de 20 horas por carretera, más de 20 horas en un bus. Todo por una gran aventura. Todo por reencontrarme con la catarata de Sipia –con su fabulosa caída de 150 metros-, y con los relajantes baños termales de Luicho. Todo por estar en Cotahuasi. Todo por sentirme libre.

Me voy a la Casa de la Profundidad para ser testigo, partícipe o espectador del VII Festival Ecodeportivo de Aventura, un encuentro de aventureros y viajeros, un encuentro con amigos y socios de innumerables travesías. Adrenalina, emoción, riesgo, también brindis con patas del alma como James Posso, el entusiasta organizador de este evento y, Felipe Varela, el Chasqui, quien –para no perder la costumbre- llegará a Cotahuasi caminando. Su periplo lo iniciará en el pueblo ayacuchano de Pausa.

Me voy en un par de horas y en un puñado de días regresaré, sí, claro, también, sin pena ni gloria… pero igual escribiré, para dejar constancia de mi reincorporación a Lima, sí, Lima, tantas veces Lima, tanta veces he vuelto a tu caos urbano, a tu horizonte gris, a tus calles que son y siempre serán las mías, aunque tarde o temprano terminen por cansarme; entonces, me asaltarán las ganas de recorrer otros caminos... sí, caminos más puros, más abiertos, con menos tensiones. Caminos explorables.

Comentarios

Paos dijo…
Que tengas buen viaje, tus lectores esperaremos ansiosos para que nos cuentes de tu nueva aventura.

Cuidate mucho :)
Gracias y ten por seguro que me cuidaré...
::Alejandro:: dijo…
Quien como tú, dichoso viajero por el Perú, espero leer tu aventura.

Saludos,

Alejandro
VIAJERO dijo…
Interesante tu blog, la verdad es qie provoca tomar el primer avión y viajar a este interesante país andino. Mucho éxito en tu aventura.
Gracias Alejandro y Viajero por sus comentarios. Acabo de retornar a Lima, luego de una grata experiencia en Cotahuasi y Arequipa. Ya verán los relatos al respecto...

Saludos,

Entradas más populares de este blog

Larga vida a la crónica periodística

Mientras algunos proclaman la extinción de la crónica, el autor de esta bitácora anuncia que el 14 de marzo iniciará un taller de cinco sesiones, para todos los interesados en mantener con vida a este género periodístico



Se equivocan quienes creen que la crónica periodística está condenada a muerte. Exageran los que afirman que los lectores ya no buscan buenas historias y se conforman con textos breves como el trino de un ave. Claudican aquellos que reemplazan los textos creativos y bien estructurados por frases cuyo único objetivo es acumular me gustan.

Ante ese aciago panorama que parece condenarnos a redactar mensajes sin pretensiones de trascendencia, de esos que se leen hoy y se olvidan mañana, es prioritario rebelarse y levantar los teclados, las libretas y los lapiceros, como medida de lucha, resistencia y defensa de la crónica, uno de los géneros más valiosos del periodismo, porque permite explorar el lenguaje y construir historias capaces de atrapar, conmover y sensibilizar a…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.