Ir al contenido principal

Atentado contra el Patrimonio



Caminé cinco días. Soporté la lluvia y el granizo, vencí a la altura y al cansancio y le pedí permiso a los apus (montañas sagradas) y a las cochas (lagunas), para que me permitieran llegar a Huánuco Pampa, un espléndido legado arquitectónico de la cultura inca.

Y recorrí un kilométrico camino de piedra y barro y caminé al lado de un río enjundioso que entrega sus aguas a un tributario del Amazonas y comí cancha, mazamorra de papa y sopa de arvejas y me dolieron las rodillas y me salieron ampollas y recuperé mis fuerzas en una carpa con goteras; una carpa con complejo de balsa.

Todo por volver a Huánuco Pampa. Todo por revivir los recuerdos de mi visita anterior a finales del milenio pasado, cuando mis ojos vieron por vez primera sus paredes y portadas de piedra... y camino despacio y me deleito con su pétrea monumentalidad, con su austero entorno geográfico, agreste, de altura.

Pero durante el recorrido descubro algo que desgarra mis recuerdos, un horroroso detalle que me encrespa e indigna. Debe ser una broma, una pesadilla -digo, pienso, trato de creer- pero me equivoco, es real y enorme, un doloroso atentado contra el patrimonio arqueológico y cultural, un masazo de ignorancia que lacera nuestra memoria histórica, nuestras raíces como pueblo.

Quién fue el autor de semejante barbaridad, quién escribió La Horca y pintó aquella flecha en el primoroso muro inca. Pregunto e indago, encuentro respuestas... ¿cómo?, ¿un arqueólogo huanuqueño?, ¿contratado por el Instituto Nacional de Cultura?; ¿están seguros?...

Repregunto una y mil veces y el guardian del complejo arqueológico, el guía local y el que me acompaña desde el primer día de la caminata, me dicen que todo ocurrió hace un par de años y que el autor de semejante atentado cultural fue, horror de horrores, un arqueólogo.

El daño está hecho, pero quedan muchas interrogantes abiertas. ¿El responsable fue sancionado?, ¿las autoridades del INC investigaron el caso?, ¿qué medidas se han tomado para que el hecho no se repita? y lo que es más importante ¿existe algún plan para recuperar el muro?

Esperamos respuestas. Las autoridades tienen la palabra.

Comentarios

La estupidez de los peruanos a veces me soprende. Una lástima lo que cuentas
Sí, es increíble el descuido y el poco cuidado que se tiene con muchos de los monumentos arqueológicos del país.
Anónimo dijo…
debe ser algun arqueologo de Azàngaro, de otra manera no se explica el hecho.
Sí, debe haber comprado el título. No existe otra explicación.
El Autito dijo…
¿No hay alguna manera de borrarlo?

:.(
Hola Yelinna,

Entiendo que se puede borrar, aunque me parece que no quedará exactamente igual.
Sin embargo, las autoridades estarán dispuestas a hacerlo; sobre todo cuando durante años han mostrado una desidia extrema.

Saludas
Anónimo dijo…
que estupido es este tipo .. ademas de ser profesional mediocre no quiere al perú soy una alumna de la garcilazo y estudio turismo y en aprendido a valorar lo mucho que tiene nuestro peru.. NO MALOGREMOS TODO LO QUE ES NUESTRO SOMOS EL MEJOR PAIS DEL MUNDO ..INVESTIGUEN VIAJEN CONOZCAN Y SE DARAN CUENTA POR Q ..mavi

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.