Ir al contenido principal

Clic de la Semana


Durante casi cuatro siglos los claustros del monasterio de Santa Catalina de Siena, en Arequipa, estuvieron cerrados para el mundo. Nadie, excepto las monjas de clausura que habitaban esta ciudad de sillar de más de 20 mil metros cuadrados, conocían sus primorosos rincones.

Silencio. Oración. Vidas consagradas. Desde su fundación en 1539, Santa Catalina fue y es el hogar de centenares de mujeres anónimas, ricas o pobres, con auténtica vocación o llevadas a sus claustros para acallar algún escándalo, algún desliz terrenal.

Promovido por María de Guzmán (una joven viuda adinera y religiosa), el monumental monasterio es la máxima expresión de la arquitectura colonial de Arequipa, la Ciudad Blanca, esa urbe orgullosa, tradicional y moderna que se extiende en las faldas tutelares del volcán Misti y sus acólitos el Chachani y el Pichu Pichu.

Atractiva y fascinante, esta ciudad de la fe impresiona por sus líneas arquitectónicas, el colorido de sus calles y sus innumerables ambientes que transpiran paz y sosiego, como la plaza Zocodover -el escenario que inspiró este post- donde las siervas de Dios se reunían los domingos para intercambiar los objetos que ellas mismas fabricaban.

Comentarios

Anónimo dijo…
Muy interesante el blog peruano. Estoy escribiendo desde EEUU. Visite el Peru de mochilero en el 2005 y a pesar de algunos peligros es un lugar fascinante. En Arequipa no pude entrar al convento, me parecieron bastante caras las entradas. Seria bueno que tengan precios para estudiantes, expecialmente si es una institution catolica que nada en dinero. El Museo de la momia Juanita si tenia y nos hicieron descuentos. Tambien visitamos el norte de Chile y Argentina.
Gracias por visitar Explorando Perú.
Tienes razón, el país es fascinante pero no perfecto. Hay problemas y dificultades, pero con un poco de precaución y tino, se puede conocer tranquilamente la antigua tierra de los Incas.
Sobre los precios todo es relativo. La entrada a Santa Catalina cuesta menos de 10 dólares. Es difícil calcular cual es el valor real de recorrer un recinto de más de 400 años de historia. Depende de cada uno.
Ahora, Santa Catalina es un caso particular, en otros museos y centro arqueológicos, incluyendo Machu Picchu, existen entradas especiales para los estudiantes peruanos y extranjeros.
Saludos cordiales...
Saludos Rolly
Creo que muchos deben entender que Cultura es reconocer el valor del patrimonio (lo que encierra como valor histórico y humano)y es un concepto que se pierde cuando se tocan los bolsillos..Pero vale la pena...La cultura es INVERSION.

Saludos
Job Rosales Pacheco

Entradas más populares de este blog

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.