Ir al contenido principal

Crónica de Barro

Arte del Norte

En Chulucanas los artesanos mantienen vigentes técnicas alfareras prehispánicas. Explorando Perú se acercó a ellos, para conocer algunos de sus secretos y descubrir la esencia de su arte.

Si no tienes paciencia ni lo intentes, recomienda Narcisa Cruz, cuando sus manos comienzan a trabajar la arcilla.

Aprendí de mi padre, de mi familia. Si quieres te adopto. Así aprendes, bromea César Alache, mientras ahoga un pincel en un vasito descartable.

Mi hijo me ayuda. Tiene 14 años y pule. Hace lo básico, dice Gerásimo Sosa, con el orgullo rutinario del maestro fogueado, admirado en su tierra y en otras tierras.

Sólo tres nombres, tres historias de barro y arcilla en un pueblo de alfareros: Chulucanas, capital de la provincia de Morropón (a 59 kilómetros de Piura), donde hombres y mujeres moldean su arte, crean su propio mundo de campesinas y chicheras redondas, regordetas, coquetamente sonrientes.

Hemos rescatados técnicas antiguas, prehispánicas, naturales. Es parte de nuestra herencia, recuerda don Gerásimo (52) quien aprendió de su padre Andrés, natural de Simbilá, otro pueblo de ceramistas y alfareros de la región Piura.

Me gusta crear, darle forma al barro. Esa es mi vida... Sí, soy un artista, confiesa César (32), en la calurosa penumbra de su modesta casa-taller, habitada por hombres de carne y hueso y gorditas horneadas de un metro de alto.

De niña hacía pititos, pajaritos. Un montón de cosas. Luego los vendía en el colegio, dice nostálgica Narcisa (32), al ver los pinitos artísticos del último de sus 3 hijos; un niño que, como jugando, aprende el trabajo de sus padres (la pareja de Narcisa, Santos Flores, también es ceramista).

En Chulucanas, los sueños creativos se moldean en barro y se cocinan en hornos rústicos alimentados con leña de algarrobo, como ordena la tradición, atávica y milenaria, surgida cuando estas tierras norteñas tenían otros nombres y sus pobladores hablaban otras lenguas y veneraban a otros dioses.

Las técnicas antiguas del paleteo y del decorado en negativo, ya se habían perdido, comenta don Gerásimo, quien se atribuye el redescubierto de los procesos utilizados por los Tallanes y Vicús, dos pueblos prehispánicos de gran influencia en la región (aproximadamente hace 500 años a.C.).

Otras voces aseguran que los “trucos” artísticos prehispánicos, fueron “revividos” por el fallecido maestro Max Inga, nacido en el cercano distrito de La Encantada.

Pero más allá de estas opiniones divergentes, hay algo en el que todos coinciden: la intervención providencial de la hermana Gloria Joyce, religiosa que trabajaba en la posta médica.

Ella dio la idea de investigar las técnicas antiguas, para mejorar los trabajos y hacerlos más finos. Antes eran muy rústicos, explica Narcisa.

La iniciativa de la hermana fue recibida con beneplácito por los artesanos. Ellos, en aquel entonces, estaban dedicados a la fabricación casi exclusiva de cerámica utilitaria, piezas amenazadas ante la irrupción del plástico y el aluminio.

De esas investigaciones y redescubrimientos, surge la actual cerámica de Chulucanas, que se caracteriza por el uso de técnicas ancestrales como el paleteo (moldeo a mano y con golpes de paleta), el empleo de pigmentos naturales, la “pintura negativa” (método de decoración basado en la reducción del oxígeno en la cocción) y una segunda etapa de ahumado con hojas de mango.

En las piezas actuales predominan los tonos negros; además, las figuras ovaladas y los diseños geométricos, se han constituido en los sellos característicos de las vasijas e imágenes de los personajes costumbristas que se moldean en los talleres de Chulucanas, una tierra calurosa, una tierra de artistas ¿de barro?; no, de artistas de verdad.

Comentarios

::Alejandro:: dijo…
Muy interesante artículo. Hace tiempo que tenía curiosidad por saber más sobre la alfarería de Chulucanas. Gracias por informarme. Muy bueno el blog. Felicidades.

Saludos!


Gato
.
.
.
Peru Food
La cerámica de Chulucanas es un tema muy atractivo. Gracias por los comentario halagüeños.
Saludos,
Anónimo dijo…
Good afternoon many have machines which not insuranced,
you have a unique opportunity only today to receive insurance the machine free of charge
auto insurance
auto insurance
cars insurance
cars insurance
texas car insurance
texas car insurance
car insurance quotes
car insurance quotes
car insurance policy
car insurance policy
xanax
phentermine
buy tramadol

Entradas más populares de este blog

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Fiesta en Andamarca

Yaku Raimi Cuando las aguas están de Fiesta Texto: Rolly Valdiva ChávezDel polvo del archivo rescatamos una crónica sobre la fiesta del agua en Andamarca, que publicamos originalmente en septiembre de 1999 en La Última Página del diario oficial El Peruano. El texto rescata las costumbres de una celebración que se mantiene vigente en esta pequeña comunidad ayacuchana, conocida como la "capital de los Rucanas" (un aguerrido pueblo preincaico) y la "ciudad de los andenes", por la proliferación de terrezas cultivables esculpidas en los cerros por los ingenieros andinos.
Al publicar esta nota, Explorando Perú quiere brindar un homenaje a los esforzados comuneros andamarquinos, quienes hasta en las épocas de mayor violencia política, siguieron respetando sus viejas costumbres, perpetuando una tradición de siglos.
Fiesta de comuneros. Revolotear de trenzas y polle­ras. Oleadas de chicha de jora y calentito. Zapateo interminable. Pueblo con­quistado por un batallón de mágic…

Conozca Pacaipampa

“Un lugar que no aparece en el mapa ni en la carta nacional”, esa fue una de las frases que escribí en noviembre del 2005, al volver de la laguna el Páramo, en el distrito de Pacaipampa (Ayabaca, Piura).

Lo más probable es que la laguna sigue estando ausente en los mapas y en la carta nacional. Pero, a diferencia del 2005, el nombre de Pacaipampa se publica ahora con frecuencia en la prensa, aunque la mayoría de quienes lo mencionan ni siquiera saben muy bien donde se encuentra y jamás han hablado con uno de sus pobladores.

Quizás, si hubieran visitado la zona o compartido con su gente, su opinión respecto a los campesinos y comuneros de la sierra piurana, sería totalmente distinta.

Sin duda, lo pensarían mil veces antes de escribir o decir con tanta ligereza, que ellos son violentos, intransigentes, opositores del progreso y fácilmente manipulables.

Es curioso, pero antes de que surgiera un movimiento ambientalista contrario a la ejecución del proyecto minero Río Blanco, se sabía muy po…