Ir al contenido principal

Otro comunicado desde Puno

... Y ya se van haciendo costumbre

Hoy retorné al Perú desde Bolivia. Ingresé por Yunguyo y cuando daba mis primeros pasos por el territorio patrio, un efectivo de la gloriosa Policía Nacional me exige a voz en cuello que le presente sin dudas ni murmuraciones mi documento de identidad.

Se lo muestro sin problemas. Él lo mira y me mira. Le da vuelta, lo observa hasta de costadito. Qué fiasco, nada irregular, pero igual decide que tengo que acompañarlo al puesto. Le hago caso, total, el que nada debe nada teme, parafraseando al verborreico Alan García.

Entramos a la oficina. Él se coloca tras un escritorio -su parapeto de autoridad- y con voz grave y gesto contrariado -¿quiere meterme miedo?- me dice que debe revisar mis cosas.

Reclamo sin mucho entusiasmo, le digo que no es justo, que así no juega Perú, que a pesar de mi aspecto desarrapado yo no soy un delincuente; pero mis argumentos no le interesan ni un comino, porque estamos en un puesto de control y usted puede traer drogas o contrabando.

Rebajado a la condición de sospechoso. Intento creer -llámenme iluso si quieren- que me he encontrado con un efectivo sumamente escrupuloso en el cumplimiento de su deber; entonces, decido colaborar y le alcanzo la pequeña mochila que siempre llevo a mano.

El benemérito representante de la ley es incapaz de abrirla. Le doy una mano, total, siempre hay que colaborar con la policía, porque ellos son nuestros amigos; bueno, deberían serlo, aunque en este caso más que un "patita del barrio", el efectivo parecía un jurado enemigo, dispuesto a atemorizarte para luego pedir unos cuantos solcitos para la desayuno.

El policía mueve las cuatro cosas que hay en la mochila. El cargador de la cámara, el impermeable... y de pronto me pregunta: a qué se dedica usted. Soy periodista le digo y me pide una credencial y se la muestro y él sonríe y cierra la mochila. Ya no soy un delincuente, tampoco un viajero al que se le puede sacar una propinita. El carné de prensa es mágico.

Otra vez me salvó la credencial. No sé que haría sin ella, bueno, si sé, llevar mucho sencillo para contentar a las autoridades o, de una buena vez, mostrame más formal, afeitarme, halar un maletín con rueditas en vez de mochila, quitarme la gorra de lana, los pantalones con muchos bolsillos y vestirme como si fuera a una reunión, el día que deba cruzar la frontera.

Salí de la oficina, cruce la pista en busca de un colectivo que me llevara a la plaza de Yunguyo. Eran las 8 de la mañana y en la fachada del puesto se izaba la blanca y roja. Manos al pecho y que nadie se mueva, tampoco el guardia que pensó que era traficante o contrabandista. Sí, ahora se le ve muy disciplinado, muy responsable. Caray, qué viva el Perú...

Ahora ya estoy en Puno y, por si acaso, trato de andar lejitos de los policías. Pero por si las moscas tengo mi carné a la mano. Uno nunca sabe de que lo puedan acusar.

Comentarios

Anónimo dijo…
Jajaja, que gracioso post.

Hay que ser crédulo y candido, y pensar que el señor policía estaba tratando de cumplir las leyes con el máximo de eficiencia.

Y recuerda la policía se le respeta! lo malo es que algunos de ellos, prefieren lo contrario.

Saludos
JORGE PAUCAR dijo…
Que sigas teniendo un buen viaje, Rolly. ¿Y la policía? Dicen que se la respeta...con 10 lucas. Para la próxima anda con sencillo en la mochila.
Un abrazo
JORGE PAUCAR
jorgepaucar2003@hotmail.com
jorgepaucar2001@yahoo.com
limaviewer dijo…
y eso de a la policia se la respeta...no menos de 20 soles, lo dijo un tombo que vive en San Diego (San Martín de Porres), angurriento como siempre.
Gracias por los comentarios. Debo confesar que al salir del Perú me pareció raro que ningún policía me detuviera.
Pensé que se había producido un milagro; pero el retorno me hizo abrir los ojos.
En fin, por lo menos el carné me salva, pero que de los demás ciudadanos que no tienen esa suerte.

Saludos a todos.
Anónimo dijo…
buenoo si yo fuera policia y se que vienes de Bolivia me asusto taambien con tanto desorden
y ademas como venias de ese pais de mierda que apesta!! qquizas el olor de tu mochila lo asusto!!.
Pues no te hagas el loco que bien se sabe que apestaras a mierdad y con traza de serrano cara llama abra sospechado contigo el policia!! si era el policia te meto bala huanaco de mierda asi pe si cuando fui a puno de verdad ssu cacharros parecen de choross!! que miedo !!
A palabras necias oídos sordos, dice un viejo refrán que en este caso aplicaremos.
Anónimo dijo…
Hola Rolly, te cuento q en un periodico local salio un pequeño articulo sobre la visita de ustedes, esta muy agradable.

Estuve conversando con Carlos, para viajar a la selva entre el 6 o 8 de junio, asi q alista las maletas, sobre todo el atun, jajajajajajaja. espero q viajemos.

Wilber Sulca
"Orígenes de mi Tierra"
Qué tal Wilber,
Bienvenido a Explorando Perú. Ojalá que se puede coordinar la visita en las fechas que propones, para ir avanzando comenzaré a comprar las latitas de atún (tú me entiendes).
Aprovecho estas líneas, para agradecer las atenciones recibidas en mi última visita a Ayacucho. Gracias a todos.

Saludos cordiales,

Entradas más populares de este blog

Larga vida a la crónica periodística

Mientras algunos proclaman la extinción de la crónica, el autor de esta bitácora anuncia que el 14 de marzo iniciará un taller de cinco sesiones, para todos los interesados en mantener con vida a este género periodístico



Se equivocan quienes creen que la crónica periodística está condenada a muerte. Exageran los que afirman que los lectores ya no buscan buenas historias y se conforman con textos breves como el trino de un ave. Claudican aquellos que reemplazan los textos creativos y bien estructurados por frases cuyo único objetivo es acumular me gustan.

Ante ese aciago panorama que parece condenarnos a redactar mensajes sin pretensiones de trascendencia, de esos que se leen hoy y se olvidan mañana, es prioritario rebelarse y levantar los teclados, las libretas y los lapiceros, como medida de lucha, resistencia y defensa de la crónica, uno de los géneros más valiosos del periodismo, porque permite explorar el lenguaje y construir historias capaces de atrapar, conmover y sensibilizar a…

Homenaje a la mujer peruana

Corajudas, trabajadoras, bondadosas, sonrientes, también sabias. La mujer peruana, esté donde esté, demuestra su valía y entereza a pesar de las carencias económicas de su entorno social,la desigualdad secular y la prepotencia de algunos "hombres" de ideas cavernarias.


Mujer campesina, mujer madre, mujer luchadora que alza su voz para protestar, como lo hicieron estas comuneras cusqueñas que, portando banderas blancas, pidieron justicia y reparación para las víctimas de la violencia terrorista en la antigua capital del Tawantinsuyo, durante la Caminata por la Paz y la Solidaridad, travesía que recorrió los antiguos caminos del inca el año pasado.

Pilares y baluartes de las familias urbanas y rurales, la mujer andina, costeña y amazónica -a pesar de las dificultades y la discriminación de género- se gana a pulso su espacio en la sociedad.
Con estas sencillas líneas e imágenes, Explorando saluda y felicita a las mamachas y niñachas de todo el Perú, en el día Internacional de la…

Una historia de perros

Donde el autor en vez de describir solo sus peripecias en la ruta Olleros-Chavín de Huántar (Áncash), prefiere recordar sus malas relaciones con los perros finos y chuscos, grandes y chicos, vagabundos o con dueños. Todos lo persiguen desde su época escolar. 


Por: Rolly Valdivia Chávez
Siempre en el mismo lugar, en esa curvita apenas transitada que moría en una avenida de ida y vuelta. Allí aparecía de tarde en tarde, de improviso y a traición, ladrando, mordiendo el aire,mostrando sus dientes enormes, filosos, amenazantes, a ese escolar atribulado que arrojaba sus cuadernos y libros para echarse a correr.